Connect with us

Ciencia

Hallan hornos prehispánicos donde elaboraban mezcal

Emanuel Mendoza Cancino

Publicada

on

México.—  Una serie de hornos descubiertos en la zona arqueológica Xochitécatl-Cacaxtla, Tlaxcala, eran usados en la producción de mezcal entre los años 600 y 400 antes de Cristo (a.C.), muchos siglos antes de lo que se pensaba, confirmó un estudio de especialistas de la UNAM.

Hasta hace poco se consideraba que el proceso de destilación fue traído en el siglo XVI al nuevo mundo por los españoles, quienes a su vez lo aprendieron de los árabes, y que la principal bebida alcohólica en las sociedades mesoamericanas era el pulque, un tipo de fermento del maguey.

Avto GoguitchaichvilI y Juan Morales, del Servicio Arqueomagnético Nacional (SAN) de la UNAM, en Morelia, así como Mari Carmen Serra Puche y Carlos Lazcano Arce, del Instituto de Investigaciones Antropológicas de esta casa de estudios, realizaron análisis que confirman que dichos hornos fueron usados entre los años 557 y 487 a.C para procesar el maguey y producir mezcal.

Sus resultados fueron publicados en la revista Journal of Archaeological Science Reports. Esto nos muestra que hace 25 siglos esas sociedades no eran nómadas ni cazadoras-recolectoras, sino altamente sofisticadas, con conocimientos a la par de los árabes y los europeos, remarcó Goguitchaichvilia, también investigador del Instituto de Geofísica de la UNAM, en Morelia.

RECOMENDAMOS Prepara un delicioso ponche… con mezcal

Desde hace tiempo, Serra Puche y Lazcano Arce estudian la zona de Xochitécatl-Cacaxtla, en donde indagan las actividades productivas de los grupos asentados ahí. Además de evidencias del trabajo con piedra verde (jadeíta), producción de artefactos con huesos de animal y actividades agrícolas, también fueron encontradas cavidades que, pensaron, servían para cocer cerámica, pero tras analizar sus características, supieron que eran para cocer “cabezas” de maguey. Es un tema que ha generado polémica, reconoció Lazcano Arce, pues era atrevido decir que había mezcal en el periodo Formativo de Tlaxcala.

Cuando se dio a conocer la noticia, surgieron opiniones en contra, pero con pocos argumentos que refutaran la verosimilitud de los hallazgos y las evidencias aportadas. Debido a esto, el grupo de expertos decidió profundizar en la investigación, utilizando métodos arqueológicos, etnoarqueológicos, etnohistóricos, químicos y arqueomagnéticos.

Entonces, en la Facultad de Química y en el Instituto de Química de La UNAM se hicieron análisis de manchas y escurrimientos en los hornos, e identificaron el material como piña de maguey quemada. “Fue interesante, pues era difícil detectar material del mezcal, porque es volátil.

Sin embargo, hay una ruta de descomposición química para pasar del azúcar del maguey al mezcal, se reprodujo esa ruta y se encontró la evidencia; por lo tanto, no hay posibilidad de error”, asegura Lazcano Arce.

emc

 

Comentarios

Ciencia

Científico de la UNAM participará en misión espacial

Emanuel Mendoza Cancino

Publicada

on

especial

México.- José Alberto Ramírez Aguilar, de la Facultad de Ingeniería de la UNAM, representará a México en la primera misión espacial tripulada latinoamericana de la historia conocida como ESAA-01 EX SOMINUS AD ASTRA y que forma parte del programa LATCOSMOS-C. 

El propósito, indicó, es entrenarnos como especialistas y volar en espacio suborbital como tripulación.

Los objetivos son técnicos y científicos, y se espera impulsar esta área en la región al demostrar las capacidades para volar misiones tripuladas únicamente por latinoamericanos. 

Además, consolidar los esfuerzos que realizan nuestros países en el avance de tecnología espacial propia, y en colaboración internacional, explicó el jefe del Departamento de Ingeniería Aeroespacial de la Unidad de Alta Tecnología (UAT) de la FI.  

“Haber sido seleccionado es un honor y una enorme responsabilidad, pues es resultado de muchos años de esfuerzo… representa la materialización de esa escalera que lleva a alcanzar las estrellas y que nos permite inspirar a las nuevas generaciones”, comentó. 

El comandante de la misión, el cosmonauta ecuatoriano Ronnie Nader Bello, “se fijó en nosotros y nos invitó a participar; representar a la UNAM, portar el escudo de nuestra casa de estudios en este proyecto es un orgullo”, resaltó Ramírez. 

Un vuelo suborbital

Un vuelo suborbital sube balísticamente y pasa la línea de Kármán, es decir, el límite entre la atmósfera y el espacio exterior, y vuelve a descender casi de forma inmediata.

En este caso, a 80 kilómetros de altura la cápsula donde viajan los astronautas se separa del cohete y seguirá volando aproximadamente hasta los 105 kilómetros; luego comenzará a descender y reingresará a la atmósfera a velocidad hipersónica, y ya cerca de la Tierra desplegará los paracaídas y aterrizará. 

Este proceso deja a los astronautas cerca de 10 minutos para realizar a bordo una serie de experimentos en torno a la microgravedad, que serán propuestos por los países de origen de los astronautas, para lo cual se abrirán convocatorias a las comunidades científicas respectivas. 

Para esta tarea, el universitario es sujeto a una versión resumida del programa de entrenamiento ASA/T (Advanced Suborbital Astronaut Training Program), desarrollado en conjunto por EXA y el GCTC Gagarin Cosmonaut Training Center.  

Posteriormente, tripulará la misión espacial balística suborbital, por encima de 100 kilómetros de altura, a bordo de la nave New Shepard, de la empresa de transporte espacial Blue Origin, donde, junto con otros tres astronautas, sentirá fuerzas gravitacionales más intensas que en un vuelo orbital. 

Este perfil de vuelo está basado en la primera misión tripulada de Estados Unidos (1961), por el astronauta Alan Shepard en el vehículo Mercury Redstone 3, a bordo de la cápsula Freedom 7, en un perfil balístico de vuelo suborbital de despegue y aterrizaje vertical, explicó. 

Avance en la región 

El comandante Nader Bello sostuvo que si Latinoamericana quiere crecer, debe actuar. “Decidimos dar el paso de lanzar esta misión y hemos elegido a la tripulación muy cuidadosamente. El primero en ser seleccionado fue Ramírez Aguilar”.  

El académico de la UNAM tiene madera de astronauta y todo el perfil académico, técnico y científico que se requiere para formar parte de la tripulación, destacó.

También era importante que tuviera credibilidad, y “la tiene por ser docente de una universidad con prestigio más allá de nuestra región”. 

“Tiene una férrea vocación docente y ésta es una tripulación de profesores, lo que habla de la importancia del Plan de Desarrollo Espacial para las Regiones de América Latina y el Caribe –LATCOSMOS-C– en la educación y motivación de los jóvenes, pues sin ellos no hay futuro”, subrayó. 

Esta misión es parte de uno de los programas del LATCOSMOS, adoptado y administrado por el IAF-GRULAC. 

LEE Ley seca en Iztapalapa

emc

Seguir leyendo

Ciencia

UNAM: 10 días son suficientes para volver a salir, tras recuperarse de Covid

Emanuel Mendoza Cancino

Publicada

on

Especial
especial

México.- Las personas que tuvieron Covid-19 en situación crítica y se recuperaron deben esperar 10 días de haber sido dados de alta para volver a convivir con otros individuos, precisó la UNAM.

Así lo dio a conocer Mauricio Rodríguez Álvarez, profesor de la Facultad de Medicina de la UNAM y vocero de la Comisión Universitaria para la Atención de la Emergencia del Coronavirus, quien agregó: “sin embargo, en estas circunstancias no hay una regla general y se evalúa caso por caso”.

Dijo que todo “depende de si el paciente salió con secuelas: respiratorias, de presión arterial o cardiacas, entre otras”.

Los cuidados deben seguir siendo estrictos, porque pueden adquirir otras afecciones como neumonía; y cuando ya son dados de alta, es poco probable que sigan contagiando el coronavirus, aseveró.

Respecto a la posibilidad de recontagio, Rodríguez Álvarez comentó que aún no está definida. “Se han dado reinfecciones, pero apenas están apareciendo en Europa con los segundos brotes, y no sabemos si serán más leves o más fuertes que el primero”.

¡Síguenos también en Instagram!

Para quienes padecieron la enfermedad con menor intensidad, también es indispensable dejar transcurrir un periodo de 10 días a partir de que comenzaron con síntomas como dolor de cabeza, fiebre, ataque al estado general, tos, dolor de garganta y dificultad respiratoria.

Se pesaba que eran 14 días

“Si todo evolucionó bien y ya no hay signos o síntomas, la enfermedad no se complicó ni requirió hospitalización, en 10 días las probabilidades de que el paciente siga contagiando son muy bajas”, puntualizó.

Por meses, abundó, los lineamientos técnicos determinaban que esperáramos 14 días para la convivencia normal.

Hay que recordar que estudios recientes revelaron que con 10 es suficiente, sobre todo pensando en quienes se tienen que reincorporar al trabajo.

“Por ejemplo, al personal de salud le están dando 10 días si evolucionan bien y se recuperan adecuadamente”.

El médico anotó que si se vive con alguien que estuvo enfermo, hay que respetar en la medida de lo posible la sana distancia; si reside en otro domicilio, se debe procurar que la convivencia sea con cubrebocas e higiene de manos.

Recomendó entonces limpiar las superficies de uso común, como jaladeras, manijas de puertas, cajones, baños, llaves, barandales, orillas de escritorios, mesas, controles remotos, computadoras y teléfonos celulares.

Rodríguez Álvarez señaló que conforme el paciente se alivia y pasan los síntomas, la posibilidad de contagio es menor, pero “nunca será de cero, pues probablemente haya salido del problema en casa, pero el contagio sigue en la comunidad, por eso es importante no relajar las medidas”.

Regresar a nuestros empleos y actividades sociales o culturales requiere seguir todas las precauciones.

“No salgan de casa si están enfermos o si tienen en el hogar a un enfermo grave. Si alguien falleció por COVID-19, las personas cercanas tienen mayor riesgo de contagio, así que deben extremar sus cuidados”.

LEE UNAM abre línea para prevenir suicidio

emc

Seguir leyendo

Te Recomendamos