Connect with us
SCJN protegió el derecho a la vida: Obispos SCJN protegió el derecho a la vida: Obispos

Vida y Familia

SCJN protegió el derecho a la vida: Obispos

Foto pixabay.com
Avatar

Publicada

on

Ciudad de México.— Luego de que por mayoría, los ministros de la primera sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación desecharon un proyecto que pretendía despenalizar el aborto en Veracruz, la Iglesia Católica externa su beneplácito de que se haya preservado la protección jurídica de la vida humana en gestación.

Los obispos de México aseguran que de igual forma no se sentó un precedente que hubiera podido conducir a afectar el derecho a la vida en otras entidades.

“Si bien, nos produce un alivio el que esta coyuntura haya concluido de esta forma, reiteramos que el bien auténtico de la mujer, antes y después de nacer, es la vida y no la muerte”, reitera la Conferencia del Episcopado.

Te puede interesar SCJN decide en favor de la vida y desecha propuesta de Carrancá sobre el aborto

Además, considera necesario renovar el aprecio incondicional de la vida humana, y recuperar la confianza en que la solidaridad puede salir al encuentro de cualquier carencia, de modo que la “cultura de la vida” pueda permear en todo nuestro país.

Los obispos afirman que la vida que cada ser humano posee desde la concepción y hasta la muerte natural es un don que hay que custodiar como algo verdaderamente sagrado.

Te puede interesar ‘Quiero vivir’: Eduardo Verástegui envía video a SCJN

“Afirmamos, acorde con la evidencia científica, que la vida humana comienza desde el momento de la concepción. Reafirmamos que todo ser humano es merecedor de respeto y debe ser reconocido y tratado como persona, sin limitarlo por su grado de desarrollo, su salud, su origen o su condición social o económica”.

Siete24.mx

ebv

Vida y Familia

El matrimonio no es lo mismo a una sociedad de convivencia: ConParticipación

En la expresión del Papa podría entenderse que son parecidas las relaciones del mismo sexo a las uniones hombre-mujer, sólo que con otro nombre, explicó Padilla.

Freya Mendoza

Publicada

on

Ciudad de México.- El Director de ConParticipación, Marcial Padilla, explicó que no es lo mismo un matrimonio hombre- mujer, que una sociedad de convivencia entre dos hombres o dos mujeres.

Esto lo dijo en torno a la controversia que desataron las declaraciones del Papa Francisco en el documental donde se refirió a que “todos tienen derecho a una familia”.

En ese sentido Padilla publicó en su cuenta de twitter que “una cosa es que dos personas vivan juntas (y el Gobierno no va a ir a su casa a ver qué hacen). Y otra es que sea un matrimonio donde hay vida conyugal”. 

https://mobile.twitter.com/marcialpg/status/1318986021267189761

En su análisis Padilla dijo que la confusión es: si la vida en relación sexual de dos hombres es equivalente a la vida conyugal hombre-mujer.

“Y por tanto si el Estado debe tener una figura legal para esa relación”.

En la expresión del Papa podría entenderse como que son parecidas las relaciones del mismo sexo a las uniones hombre-mujer, sólo que con otro nombre, explicó. 

Una cosa es vivir juntos (sin que intervenga la sexualidad) y otra es casarse. Porque dos personas pueden vivir juntas por edad, por trabajo, etc.

Por tal motivo, Marcial Padilla hizo énfasis en la exhortación apostólica “Amoris Laetitia” donde se expone que el matrimonio sólo puede ser entre hombre y mujer, y as relaciones del mismo sexo no pueden asemejarse al matrimonio ni por analogía.

“Es inaceptable que las iglesias locales sufran presiones en esta materia y que los organismos internacionales condicionen la ayuda financiera a los países pobres a la introducción de leyes que instituyan el “matrimonio” entre personas del mismo sexo”.

Finalmente, Padilla recordó la palabras del Papa en su Amoris Laetitia n. 251 “No existe ningún fundamento para asimilar o establecer analogías, ni siquiera remotas, entre las uniones homosexuales y el designio de Dios sobre el matrimonio y la familia”.

Te puede interesar: El Papa Francisco habla del derecho a estar en familia

Seguir leyendo

Unión Mujer

Para ser felices necesitamos ser amigos…

Unión Mujer

Publicada

on

especial

Siempre he tenido un gran interés en el tema de las virtudes por su impacto positivo en la persona y su conducta. Lo más interesante es que se alcanzan haciendo “bien” los deberes o trabajos, con calidad y esfuerzo.

Las virtudes se convierten en motores que nos impulsan en la lucha contra las propias limitaciones y defectos, lo que nos lleva a perfeccionarnos. Considero que necesitamos de ellas como un “escudo” que nos ayude a proteger la integridad personal en los momentos de dificultad y como un “trampolín” que lleve a superar los retos que la vida presenta con energía y entusiasmo.

Pienso que estos meses de pandemia nos han traído muchas oportunidades para crecer y desarrollarnos, y en lo personal, la virtud que más trascendencia ha tenido en mi vida es la de la amistad.

El autoconocimiento es una tarea que dura toda la vida, pero gracias a grandes amigos he podido descubrir quién soy, qué cualidades tengo y qué cosas puedo mejorar. Nuestra identidad es producto del encuentro con el otro en la convivencia y en el diálogo.

En estos amigos he podido constatar lo que grandes filósofos, como Aristóteles y Santo Tomás de Aquino, a lo largo del tiempo han escrito sobre la virtud de la amistad, he visto como en la entrega desinteresada al otro es en dónde encontramos la verdadera felicidad porque implica reconocer y valorar su dignidad y establecer una relación de “dar- dar”  en la que se termina por “recibir- recibir”. Con su ejemplo, he aprendido a ser una “mejor amiga” y una “mejor persona”.

Me atrevo a afirmar que en la amistad es donde alcanzamos nuestra plenitud, porque buscar el bien del otro expande el corazón. La amistad nos hace salir de nosotros y despierta las ganas de transmirle al otro aquel valor que descubre en su interior que le hace único, impulsándole a que se desarrolle en cualquier ámbito de su vida: personal, familiar, profesional y social.

Esta necesidad de comunicarnos de manera empática e íntima con otros individuos con los que compartimos ciertos objetivos, ideales, valores o pensamientos, nos puede resultar muy positiva porque en la identificación nos fotralecemos unos a otros.

En un verdadero amigo somos capaces de encontarnos a través de su mirada y de ayudarle a encontrarse a través de la nuestra. Es una figura que sirve de guía y referencia, nos orienta a que descubramos y tracemos nuestro proyecto de vida, pero lo más importante es que está ahí dándole soporte: sabe escuchar y observar, aconsejar y callar, pero especialmente acompañar.

La amistad no debe flaquear por la debilidad o las equivocaciones que se puedan tener, sino que debe buscar la concordia y la rectificación. El amor de amistad es de benevolencia, desinteresado, recíproco, que genera complicidad y gratitud.

Una llamada o un mensaje de alguien que nos estima en tiempos difíciles resulta muy alentador. Un detalle de cariño puede cambiar nuestra forma de ver el mundo, unas palabras de aliento o una corrección (basada en la comprensión y no en el juicio), puede redirigir nuestra brújula hacia nuestro objetivo de vida.

Compartir logros, metas y alegrías con amigos nos permite disfrutarlos más, pero compartir los fracasos, pérdidas y duelos con ellos, nos permite llevarlos con una sensación de seguridad que nutre el espíritu. Una amistad profunda nos puede llevar a una verdadera comunidad de vida, unidad de pensamiento, de sentimiento y de voluntad (Isaacs, D.: 1981, 227).

Con estas palabras quiero invitarte a que te propongas ser un mejor amigo, quiero que te abras a los demás sin ponerles etiquetas porque toda persona es valiosa, y cuando nos cerramos al otro por cualquier motivo quien acaba perdiendo, es uno mismo.

Ser un buen amigo toma tiempo y requiere atención, por lo que es probable que tengamos unos cuantos que sean cercanos, sin embargo, una actitud amistosa puede compartirse con toda persona con la que coincidas.

Te invito a que no cierres los ojos a la necesidad de los demás. Haz lo que esté en tus manos por ayudar al portero de tu casa, a tus compañeros de trabajo, a tus “cuates”, a los miembros de tu familia, a tus vecinos… y me atrevo a pedirte que pongas especial atención en apoyar a quienes se encuentran en situaciones vulnerables.

Entre más quieras a los demás, tu capacidad de amar y de ser feliz crecerá. Vivirás más ligero y te sabrás querer más a ti mismo. Siendo buen amigo serás feliz.

*Por Muma Tena

Seguir leyendo

Te Recomendamos