Connect with us
Desafiando tu incoherencia Desafiando tu incoherencia

Unión Mujer

Desafiando tu incoherencia

Foto pixabay.com
Unión Mujer

Publicada

on

En busca de la armonía interior

¿Cuántas veces opinamos sobre la incoherencia de los demás?
“Los políticos son muy incoherentes”, “La gente en esta pandemia es totalmente incoherente”, “Mi jefe me pide que sea puntual en el horario y él nunca lo es, es un incoherente”, etc. Sin embargo… ¿Somos capaces de aceptar que muchas veces nosotros actuamos de forma incoherente? Todos en algunos momentos actuamos de forma coherente y en otros momentos, de forma incoherente.
Te invito a hacer foco sólo en ti para desafiar tu incoherencia.

¿En qué nos basamos cuando hablamos de Coherencia?
Cuando opinamos sobre la coherencia de una persona, de un relato, de un gobierno, etc. podemos darnos cuenta que su esencia se basa en la comparación. Definimos a alguien como Coherente o Incoherente al comparar lo que hace con lo que dice, piensa o siente. Por ejemplo, comparamos lo que una persona opina sobre un cierto tema y cómo actúa cuando se ve involucrada en ese tema. También podemos comparar lo que un político promete en su campaña electoral con lo que realmente hace cuando asume el poder. De esa comparación surge nuestro juicio: “Que político Incoherente”. La base es la comparación.

Cuando nos hemos puesto una meta y logramos el objetivo mediante acciones que se alinearon coherentemente con lo que deseábamos y habíamos planeado nos sentimos realizados, esto incide positivamente en la autoestima y la felicidad.

Por el contrario, cuando descubrimos una incoherencia en nosotros, o sea tenemos el juicio de que actuamos de una manera diferente a lo que decimos, pensamos y sentimos, inmediatamente se dispara una alarma emocional y nuestra armonía interior se ve afectada.

Emociones como enojo, decepción, tristeza o angustia pueden movilizar nuestra armonía cuando sentimos que hemos sido incoherentes. Nuestra imagen e identidad se ve afectada y por ende debemos lidiar con una catarata de emociones y pensamientos internos que nos aleja, en ese momento, del bienestar personal.

Cuando te encuentres en este estadio propongo que no mires a un costado como si nada hubiera pasado y desafíes a tu opinión de “Incoherencia” haciéndote las siguientes preguntas:

¿En qué ámbitos siento que estoy siendo incoherente? ¿En qué actos puntuales estoy pensando?

¿Me gustaría modificar esos actos o me siento contenta actuando de esta nueva forma?

Si me siento contenta actuando de esta nueva forma:
¿Para qué me sirve mantener esta nueva forma de actuar?
¿En qué me baso para pensar que esta nueva forma de actuar es la correcta?

Si quiero modificar esos actos:
¿En qué me baso para pensar que esta nueva forma de actuar no es la correcta?
¿Qué tan comprometida estoy en mantener con mis actos lo que digo, pienso y siento?
¿Qué acciones puedo hacer hoy para volver al camino de la coherencia?

Con estas preguntas veremos 2 caminos para salir de ese estado emocional que nos afectaba esa paz interior:

  1. Replanteando paradigmas con los cuales en algún momento estuvimos de acuerdo. Podemos descubrir que ya no opinamos igual y decidimos que es hora de cambiar.
  2. Retomando el camino de la coherencia, esto implica volver a actuar según lo que decimos, pensamos o sentimos.

Ambos caminos requieren de valentía, de aceptar cambios profundos, de reconocer errores, pedir perdón y estar comprometidos a accionar diferente.

Desafiar tu incoherencia a través de estos 2 caminos te devuelve la armonía interior, te empodera, te da confianza y te hace crecer como ser humano.

¿Estás lista para mirarte al espejo y desafiar tus incoherencias?

Alfredo Lambardi
Director y Fundador de Experiencia Líderes
Coach Ontológico Profesional

LEE Enséñales a amar su cuerpo



Dejanos un comentario:

Unión Mujer

Ojalá volviera el principito…

Unión Mujer

Publicada

on

Ojalá volviera el principito…

Daniela Salgado

He vuelto al principito, como cada año, en que recupero algún pasaje para incluirlo en clase con mis alumnos y he pensado… este libro, después de casi 80 años, sigue siendo actual y pienso que nunca pasará de moda porque siempre seremos un poco principitos y un poco zorros. Y es que la condición humana no cambia, a lo largo del tiempo somos lo mismo, aunque nunca los mismos. A pesar de los avances tecnológicos, de los descubrimientos de la ciencia, de las pandemias, la condición humana, su esencia, su naturaleza no cambia. Seguimos necesitando lo mismo, seguimos anhelando lo mismo y luchando con lo mismo, aunque todo ello se manifieste en modos diversos.

Por ello estoy convencida que la búsqueda del principito sigue siendo la nuestra, hemos diseñado nuevas formas para comunicarnos, hemos establecido contacto con millones de personas, nos hemos dado a conocer a miles de personas que quizá nunca hemos visto a la cara, pero seguimos preguntándonos dónde encontrar amigos. Y pienso que esto es así porque en principio los seres humanos somos radicalmente apertura, hemos nacido del encuentro personal y estamos llamados a ello, porque solo en el encuentro con el otro somos capaces de descubrirnos a nosotros mismos, porque una gran fiesta siempre será cuando haya un alguien con quien compartir, porque solo salimos del solipsismo en la medida en que somos capaces de hablarle a otro que es capaz de recibirnos y de acogernos, porque puedo descubrir mis cualidades en la ayuda que puedo brindar a otro, porque no habría nunca la alegría de una reconciliación sin el desacuerdo que precede a un acalorado intercambio de opiniones, porque no sabría lo mucho que significo sino fuera porque experimento lo que otro es capaz de hacer por mí; porque no sabría el valor de la intimidad sin la confidencia que es fruto de la unión interpersonal, porque jamás entendería que hay un nivel que está por encima del nivel objetivo de la realidad y es aquel en el que las almas se encuentran y se comunican con una mirada, con una sonrisa de complicidad donde las palabras no son necesarias, porque solo en el amor de amistad conoce uno la dimensión de la libertad a través de la cual uno es capaz no solo de disponer de las cosas que tiene o del tiempo que dispone, sino de sí mismo; porque no hay mejor forma de ganar tiempo en la vida, que perdiéndolo con un amigo; porque solo en la amistad descubro que hay un modo de darse sin perderse, de unirse sin fundirse, de querer crecer no por un interés individual sino por la necesidad de ser mejor para alguien más. Porque la amistad nos recuerda que los seres humanos somos frutos del amor y estamos llamados a él porque los amigos nos descubren que el espíritu humano es capaz de trascender.

Por eso, quiero seguir siendo principito, no quiero dejar de interesarme por la amistad, y por descubrir su sentido profundo, pero tampoco quiero de dejar de ser el zorro que está dispuesto a sacrificarse con tal de ganar un amigo de verdad y espero poder ser siempre una flor que resulte única para aquel amigo que sabe quién soy.

Seguir leyendo

Unión Mujer

¿Mi experiencia como mujer en el deporte? Las ventajas, los retos, las personas que te apoyan…

Unión Mujer

Publicada

on

¿Mi experiencia como mujer en el deporte? Las ventajas, los retos, las personas que te apoyan...

Por Fabiola Corona, triatleta mexicana.

21 años ya como atleta profesional, triatleta olímpica en Beijing 2008, China, más de 500 competencias en diferentes deportes (carreras de aventura, ciclismo de ruta, de montaña, carreras de obstáculos, Trail Run, triatlones de montaña, 70.3, IRONMAN, ULTRAMAN, de natación…) casi 400 podios y 80 internacionales. 

Mi experiencia ha sido hermosa, he podido conocer  50 países, diferentes culturas y ¡gente increíble! La federación de triatlón es de las mejores en México y el tiempo que estuve compitiendo en el ciclo olímpico, me apoyó. También tuve becas deportivas una época con mi estado, Jalisco y otra época con el Estado de México. He sido afortunada y bendecida con grandes marcas y personas que me han patrocinado y ayudado a lograr mis metas.

Las ventajas de ser mujer es que hay pocas guerreras que están dispuestas a salirse de su zona de confort para luchar por llegar alto y lejos, sobretodo en la cultura mexicana donde el deporte no es prioridad, aunque cada vez hay más mujeres y competencia, pero faltan más talentos juveniles que sigan el camino hacia el climax de cualquier atleta: Los Juegos Olímpicos.

Lo que no me parece es que en los nacionales de ciclismo de montaña, además de que las premiaciones son bajas para lo que gastamos en viáticos para ir a los eventos, son diferentes los montos en la bolsa de premiacion de hombres y mujeres (dan menos en mujeres). En los demás deportes en los que he competido, son equitativos.

Retos siempre hay: deber saber cómo llegar con la gente que puede ayudarte, ser agradecido, leal y ponerte la camiseta.

Mi ventaja ha sido mi familia, siempre me apoyaron desde que era pequeña para poder hacer mi deporte y dedicarme a esta profesión. Es el pilar que está ahí para ser mi porra #1. Al casarme, mi esposo se convirtió en todo lo que podría necesitar: psicólogo, patrocinador, compañero de batallas, consejero, motivador, mecánico, chofer, chef, sparring, mi mejor apoyo!

Seguir leyendo

Te Recomendamos