Los clavados de altura son una disciplina majestuosos y Adriana Jiménez, es una exponente que encontró en este deporte una pasión.

Juan Antonio Dávalos

Juan Antonio Dávalos

Ciudad de México.- Los clavados de altura son una disciplina que por su majestuosidad, llaman la atención inmediata de los espectadores y convierten a los actores principales en grandes “voladores acuáticos” y Adriana Jiménez, es una exponente que encontró en este deporte una pasión, misma que con anhelo espera la lleve a Juegos Olímpicos Tokio 2020. Con un entrenamiento riguroso, dietas y una motivación enorme, Adriana se prepara dentro de la Centro Nacional de Desarrollo de Talentos Deportivos y Alto Rendimiento (CNAR), rumbo al Campeonato Mundial de Clavados de Altura a realizarse en Abu Dabi de, Emiratos Árabes Unidos, del 26 al 28 de abril.

Te puede interesar: Cierran fosa de clavados por agua apestosa

“No queremos romper récords, queremos quedar en una altura oficial y buscar entrar a J.J.O.O”, esto al ser cuestionada sobre los 20 metros que tiene en su registro oficial, además busca sumar puntos rumbo a Tokio. Terminando su participación en la Copa del Mundo, regresará a México un tiempo para posteriormente irse a Europa en junio y prepararse para el Campeonato Mundial en agosto que se efectuará en Budapest, Hungría y así seguir sumando puntos para llegar al 2020; buscará colocarse como una de las mejores en la especialidad.

No te lo pierdas: Explican por qué el color de la fosa de clavados

Cabe señalar que un espectáculo en Bélgica de esta rama, a la que Adriana fue invitada y después de ver el Campeonato Mundial de la especialidad en Barcelona, fue uno de los motivos por el cual la mexicana notó que podía dar mucho por esta disciplina. JAD Foto: Conade   Cabe señalar que un espectáculo en Bélgica de esta rama, a la que Adriana fue invitada y después de ver el Campeonato Mundial de la especialidad en Barcelona, fue uno de los motivos por el cual la mexicana notó que podía dar mucho por esta disciplina. Cabe señalar que un espectáculo en Bélgica de esta rama, a la que Adriana fue invitada y después de ver el Campeonato Mundial de la especialidad en Barcelona, fue uno de los motivos por el cual la mexicana notó que podía dar mucho por esta disciplina.