Niño Dios

Ante el “Niño Huachicolero” y otros problemas “que dañan una imagen sagrada”.

Felipe Monroy

Felipe Monroy

Ciudad de México.— Se acerca el 2 de febrero, días de la Candelaria, y en México, la tradición católica acostumbra vestir imágenes del Niño Dios para celebrar la fiesta de la Presentación de Jesús al Templo. Sin embargo, ante algunas prácticas que comienzan a crecer entre los fieles católicos, las autoridades de la Iglesia señalan los errores y promueven una correcta devoción.

El canónigo penitenciario de la Catedral de México, Hugo Valdemar Romero, condenó en primer lugar practicar o fomentar el culto a la figura del Niño Jesús ‘huachicolero’. El sacerdote aseguró que desde 2016 comenzó en Puebla el fenómeno de poner en las imágenes del Niño Dios un bidón y un tubo con el que aparenta robar gasolina.

Valdemar Romero asegura que esta práctica se deriva básicamente de la ignorancia de la gente frente al respeto que merecen las imágenes del Niño Dios. Pero el “Jesús huachicolero” no es el único problema.

El sacerdote José de Jesús Aguilar, titular de la Comisión de Arte Sacro de la Arquidiócesis de México, explica los casos en que algunas personas “caen en errores de vestir las imágenes del niño Dios”.

“El día de la Candelaria se recuerda que san José y la virgen María, 40 días después del nacimiento, fueron al templo de Jerusalén para presentar al niño Jesús con la ofrenda de dos pichones. Con ese motivo, los fieles católicos levantan la imagen de su Niño Dios del nacimiento para llevarlo al templo”.

Aguilar Valdés asegura que es lamentable que, por invenciones de personas más interesadas en vender ropa que en ayudar a la correcta devoción, haya gente que cae en errores en la tradición. Y hace algunas recomendaciones:

 

  • Las imágenes del Niño Dios no necesitan estrenar ropa o cambiarla cada año. Los comerciantes son los que difunden la idea de que hay que cambiar el ropón anualmente.
  • Las imágenes deben ser tratadas con respeto y no como juguete o muñecos.
  • Las imágenes pueden ser veneradas, pero no adoradas.
  • Jesús, hijo de Dios, está por encima de los ángeles y los santos; por lo tanto, no es correcto disfrazar de ángel o de santo porque sería rebajarle su dignidad.
  • No son obligatorios los padrinos para presentar la imagen del Niño Dios en el templo.
  • En lugar de comprar ropa al niño Dios, sería bueno comprar ropa a niño de verdad que viva en la pobreza.

Las mejores opciones para vestir al Niño Dios:

Túnica blanca o dorada. También vestir como “Nazareno”, “Señor de la Misericordia”, “Sagrado Corazón”, “Jesús Buen Pastor”, “Cristo Rey”, “Cristo Sacerdote” o como la imagen del Santo Niño de Atocha. El sacerdote también recomienda que el Niño de Palomas (en recuerdo de la ofrenda de la presentación de Jesús al templo)

Opciones no recomendadas:

  • Niño ‘futbolero’ (o cualquier otro oficio)
  • Niño ‘Pontífice’ (o cualquier otro ministro católico)
  • Niño ‘Judas Tadeo’ (o cualquier otro santo católico)
  • El Niño ‘Malverde’ o el Niño ‘Huachicolero’ no sólo no son recomendables, la Iglesia condena esta confusión o corrupción de esta tradición.

TE PUEDE INTERESAR: Bendecir a las mascotas, una tradición que trasciende en la modernidad

fmg