La iglesia católica hace una severa crítica al año que termina llamando el 2017, el año de la corrupción y la violencia

México.– La iglesia católica hace una severa crítica al año que termina llamando el 2017, el año de la corrupción y la violencia. Durante su editorial Desde la Fe, asegura que a pesar que en el país hay señales de preocupación ante violencia y corrupción hay pocas posibilidades de querer resolverlos.

Pone como ejemplo que La PGR se encuentre sin titular y presa de los partidos políticos; no hay auditor superior de la federación ni titular del Sistema Nacional Anticorrupción; son factores que ponen a México como presa fácil de estos males y seguirán con nosotros por mucho tiempo.

No dejes de leer: Plantean que corrupción sea considerada traición a la patria

El documento señala que la violencia y corrupción fueron los ingredientes del desastre nacional los cuales no mejorarán para el 2018 ya que no hay asomos para aplacar estas calamidades.

El editorial Desde la Fe argumenta sus dichos ante lo que fue la captura de gobernadores pertenecientes a la une generación de políticos que superaron en su ambición y lo irá al antiguo régimen político.

La corrupción dijo fue él estilo de vida de este 2017 con fraudes, desfalcos públicos, sobornos, entre otros ; fueron lo que dieron paso al impunidad.

De acuerdo con el estudio México, anatomía  de la corrupción, Del Instituto Mexicano para Competitividad, dice que  nuestro país en los primeros trece años de éste  siglo tuvo 63 gobernadores, fueron exhibidos 71 casos de corrupción de 41 gobernadores, solo16 fueron investigados y cuatro fueron culpables y procesados.

Más información: México, cuarto lugar mundial en impunidad

En cuanto a la violencia, se refiere fue que en 2017 hubo una escalada en delitos violentos hubo 101 carpetas de homicidios dolosos la cifra más alta en dos décadas el cual significa el auge desmesurado del crimen organizado en un país y se ha inclinado por entronizar la corrupción y alimentarla con recursos económicos que deberían fortalecer el estado de derecho y hacer más justas las condiciones de desarrollo social de millones de mexicanos sumidos en la pobreza.

 Asegura que para colmo se viene en este 2018 un proceso electoral distractor de las cosas realmente importantes para la nación.