El director general de Organizaciones Internacionales de Norcorea, Kim Chang-min, aseguró que la situación en la región es "extremadamente peligrosa".

Pyongyang.—  El director general de Organizaciones Internacionales de Norcorea, Kim Chang-min, aseguró en una entrevista con EFE que la situación en la región es "extremadamente peligrosa" y que en cualquier momento puede desatarse una guerra.

También puedes leer: Corea del Norte lanza advertencia a Estados Unidos

"Hoy en la península de Corea se ha creado una situación extremadamente peligrosa en la que nadie puede prever cuando se va a quedar fuera de control y a derivar en una guerra total", aseguró el alto funcionario del Ministerio Exteriores de Pyongyang.

Kim culpó a Estados Unidos de las actuales tensiones en la región y aseguró que el vicepresidente estadounidense, Mike Pence, ha dicho en su visita a Corea del Sur que quiere defender a sus aliados asiáticos, pero en realidad lo que busca es "un ataque preventivo para derrocar al régimen" comunista norcoreano.

El número dos de la Casa Blanca amenazó en Seúl a Norcorea con hacer uso de la "determinación" exhibida por el Gobierno de Donald Trump en los recientes ataques en Siria y Afganistán, y señaló que Washington no tolerará nuevos test de armas norcoreanas. En ese sentido, Kim aseguró que "sería un error esperar que Corea del Norte responda como Siria, que no tomó ninguna medida después de haber sido atacada por EU" "Washington dice que están todos las opciones sobre la mesa. No solo ellos, nosotros también tenemos nuestras propias opciones", declaró el alto funcionario norcoreano.

En relación a la última prueba de misiles realizada por Norcorea el pasado domingo, que resultó fallida y que las autoridades de Pyongyang no han confirmado, Kim dijo este tipo de test son parte del programa armamentístico norcoreano.

Te puede interesar: Falla lanzamiento de misil de Corea del Norte

"La estrategia de la República Popular Democrática de Corea (RPDC) es llevar a cabo la construcción de armas y el desarrollo económico de manera simultánea. Esos lanzamientos y pruebas nucleares son el proceso normal para hacer frente a estos dos objetivos al mismo tiempo", señaló. Kim denunció además que las sanciones económicas impuestas por el Consejo de la ONU a Norcorea en respuesta sus últimas pruebas nucleares y lanzamientos de misiles son "ilegales" y aseguró que el hecho de que las hayan apoyado sus tradicionales aliados como Rusia y China "no las hacen legales". "Nunca aceptaremos las sanciones que nos han impuesto. Las rechazamos tajantemente (...). Si las pruebas nucleares son una amenaza para la seguridad mundial, EU sería el primero que debería ser sancionado", dijo.

Este lunes, en una conferencia conjunta con el presidente surcoreano en funciones y primer ministro, Hwang Kyo-ahn, Pence advirtió que la era de la "paciencia estratégica" llegó a su fin, con  Corea del Norte.

Advirtió también a Pyongyang que ante cualquier ataque, convencional o nuclear, responderá con una arrasadora y efectiva respuesta.

En su primera visita a la región, y la cual proseguirá este martes en Japón, Pence aprovechó la oportunidad para reafirmar su compromiso en materia de seguridad con Corea del Sur, el cual calificó de inmutable.

Mike Pence habló al día siguiente de que Norcorea realizó un nuevo ensayo misilístico, el cual resultó fallido pues explotó a los pocos segundos de su lanzamiento, de acuerdo a informes militares surcoreanos y estadunidenses.

La fallida prueba de la víspera se dio al día siguiente del desfile en que el régimen norcoreano exhibió su arsenal de misiles.

Mientras tanto, en Tokio, el primer ministro japonés Shinzo Abe reveló que en su reunión con el presidente ruso Vladimir Putin de los días 27 y 28 de este mes, abordará el tema norcoreano.

Reveló también que su administración ya trabaja en planes de contingencia ante una crisis en la península coreana, incluyendo llegada de refugiados a Japón. Efe/Ntx

agch