El cardenal arzobispo de Guadalajara, Francisco Robles Ortega, emitió su mensaje de apertura de la 105ª Asamblea Plenaria de obispos

Ciudad de México.— En su calidad de presidente de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM), el cardenal arzobispo de Guadalajara, Francisco Robles Ortega, emitió su mensaje de apertura de la 105ª Asamblea Plenaria de obispos y reconoció la importancia del momento sobre las definiciones políticas que tomará el país en sus próximas elecciones federales.

Sobre el contexto político y electoral de México, el cardenal Robles recuperó las palabras del papa Paulo VI en Octogesima Adveiens y citó: “En las situaciones concretas, y habida cuenta de las solidaridades que cada uno vive, es necesario reconocer una legítima variedad de opciones posibles. Una misma fe cristiana puede conducir a compromisos diferentes”. Bajo este enfoque afirmó que la Iglesia católica “deja en libertad a los fieles para que elijan en conciencia y de acuerdo con los principios y valores que han descubierto con su fe”.

La Asamblea Plenaria de obispos se realiza del 9 al 13 de abril en la sede de la CEM en el Estado de México; los próximos jueves y viernes recibirán a los cuatro candidatos a la presidencia de la República. La mañana del lunes, los consejos de Presidencia y Permanente recibieron en la Ciudad de México al secretario de Gobernación, Alfonso Navarrete Prida, con quien sostuvieron un encuentro privado.

Ante acusaciones de interferencia de la Iglesia en política, el arzobispo insistió que ningún ministro católico promoverá a candidato o plataforma política alguna “sin embargo, debemos anunciar con valor el Evangelio” y pidió mayor difusión al mensaje de los obispos respecto al proceso electoral “debido a que existe aún cierta perplejidad de nuestros fieles respecto a qué hacer frente al desafío de la boleta electoral”.

El arzobispo se mostró preocupado por los votantes católicos indecisos, pues “al no encontrar una propuesta totalmente satisfactoria a la conciencia cristiana piensan cosas como las siguientes: ‘no hay que votar debido a que no hay un candidato o partido que afirme sin titubeos los valores innegociables del cristianismo’, ‘no hay que participar en las elecciones porque todos los políticos son corruptos’ o ‘hay que votar por el mal menor’”.

Robles dijo que si bien revelan la profunda insatisfacción y desencanto de la ciudadanía ante las instituciones políticas “en estas expresiones existe esta trampa” y aseguró que la posición cristiana en política “no cae en los extremos, ni del pesimismo ni del optimismo, tan propios de las filosofías políticas modernas”.

Te puede interesar Segob dialoga con obispos de México

A menos de tres meses de las elecciones federales, el presidente de la CEM aseveró que los católicos conciben “la política dentro de un marco realista: siempre construida con luces y sombras, siempre tentada por la injusticia y la mentira, y siempre llamada a buscar el bien común. Nunca hay soluciones perfectas ni soluciones aseguradas. La política versa sobre lo contingente, lo opinable y lo posible […] el Evangelio trasciende las ideologías políticas y los cristianos, aun participando en luchas particulares, deben ser conscientes de ello”.

Antes, el presidente presentó los avances del proyecto del Plan Global Pastoral que los obispos han tomado para tomar una mejor perspectiva sobre la realidad mexicana y la función de la Iglesia en ese contexto: “No es fácil estar al día y mucho menos comprender los procesos en los que estamos inmersos, por eso es útil alzar la mirada para que podamos interpretar el significado del entorno inmediato”.

ebv