Senadores y diputados federales integrantes de la Comisión Permanente analizaron en un debate intenso el escenario postelectoral del pasado 4 de junio

Ciudad de México.— Senadores y diputados federales, integrantes de la Comisión Permanente, analizaron y realizaron un debate del escenario postelectoral de la jornada del pasado 4 de junio en el Estado de México, Nayarit, Coahuila y Veracruz.

El debate legislativo se centró principalmente en la elección de gobernador del Estado de México, donde unos llamaron a respetar el voto de los ciudadanos y aceptar los resultados y, otros,  exhortaron a agotar las instancias legales para consolidar los procesos electorales.

El senador Fernando Herrera Ávila, líder del grupo parlamentario del PAN, sostuvo que para nadie queda duda que las elecciones en Coahuila y el Estado de México “fueron un auténtico cochinero y hay que limpiarlas”.

El legislador reconoció la participación de los mexicanos que votaron en las entidades, y señaló que con instrumentos legales y participación ciudadana se defenderán los votos en cada entidad federativa.

Te puede interesar En Edomex votaron 5 de cada 10 electores

La diputada del PRI, Alma Carolina Viggiano Austria, dijo que 40 por ciento de la población coahuilense decidió que lo gobierne Miguel Riquelme; “ojalá se hubiera podido abrir voto por voto y casilla por casilla, porque estoy segura que tendríamos más de los 31 mil votos que tenemos hoy”.

Nosotros, dijo, no tenemos registrado ningún incidente relevante durante la campaña, pero, ya habrá tiempo de demostrar quién hizo trampa; los gobernadores del PAN estuvieron ahí metidos, y metieron 70 millones al sistema bancario del país, para bajarlo a través de sus promotoras, acusó.

En su posicionamiento, el diputado Jesús Zambrano Grijalva, del PRD, sostuvo que la jornada electoral no se puede catalogar de democrática, pues adolece de las características para  esto.

En Coahuila, agregó, solo se contó 71.9 por ciento de las actas computadas de las casillas y aún no se puede decir claramente quién es el ganador.

Dijo que los cómputos deben hacerse con apego estricto a la ley; no hay que tener miedo a limpiar la elección, pues no debe quedar sospecha de duda sobre los resultados. Todo lo que creíamos que había quedado en el pasado político del país, hoy se ha vuelto realidad, acotó.

Te puede interesar Morena desconoce triunfo de Del Mazo

El senador del PT-Morena, Miguel Barbosa Huerta, dijo que en la pasada contienda electoral se vieron órganos electorales cooptados y sometidos al poder, además de autoridades incapaces de hacer valer la ley.

Aseguró que la candidata del partido Morena en el Estado de México, Delfina Gómez, enfrentó con éxito, no a un candidato o un partido, sino al poder público federal y estatal; y también soportó la guerra sucia más intensa de la historia electoral mexiquense.

El diputado del PVEM, Emilio Salazar Farías, sostuvo que durante las pasadas elecciones se acabaron los mitos, porque los candidatos más populares no siempre ganan, sino aquel que más trabaja y busca los votos.

Aseveró que también se debe regular el “turismo electoral” de todos; e indicó que en la democracia se pierde o se gana, pero la derrota no es paciente; “tenemos que recuperar donde perdimos, y la victoria tampoco es definitiva, se tiene que reforzar en donde ganamos”.

La diputada Rocío Nahle García, de Morena, insistió en que la elección debe transparentarse porque hubo irregularidades y violencia en la elección; tan sólo en Veracruz hubo balaceras, candidatos levantados y un desaparecido el domingo pasado, denunció.

Comentó que debido a los ilícitos de compra de votos, condicionamiento de programas sociales, desvío de recursos públicos federales y estatales, Morena no aprobará a alguien que llegue a través del fraude, en ninguno de los estados donde hubo elecciones.

Al iniciar las participaciones en el debate, la diputada del PVEM, Lía Limón García, dijo que la postura del PRI y del Verde es de pleno respeto a las decisiones de las instituciones. Manifestó que “todo el discurso de una elección de Estado, es hueco, porque el viernes el Instituto Electoral del Estado de México desechó que hubiera uso de recursos públicos en la contienda”.

El senador David Monreal Ávila, del PT, señaló que más del 82 por ciento la población en el Estado de México quiere un cambio de conducción en el gobierno y pidió que no se niegue lo que pasó el 4 de junio en esa entidad, donde Delfina Gómez ganó la elección y Morena se convirtió en el partido con más votos.

Para el diputado Federico Döring Casar, del PAN, hay problemas para nuestra democracia que hay que revisar, y existen órganos electorales “que no están a la altura”, así como una “intervención indebida de los gobiernos federal y estatal en los comicios”.

Jorge Carlos Ramírez Marín, diputado del Grupo Parlamentario del PRI, dijo que lo que cuenta son los votos, que este miércoles terminan por contabilizarse en Coahuila y el Estado de México, y está muy claro quién ganó en esos dos estados.

La senadora Diva Hadamira Gastélum Bajo, del PRI, apuntó que las reformas en materia electoral son producto de los “miedos” del PAN y del PRD, por lo cual estos partidos están obligados ahora a respetar a las instituciones que ellos mismos impulsaron.

Graciela Ortiz González, del PRI, comentó que parte del desprestigio que tienen los partidos políticos -hoy en día- surge de la incongruencia, de no saber respetar lo que es la voluntad ciudadana, por lo que invitó a que se acepten los resultados y a entender que más de 140 mil ciudadanos participaron en las casillas haciendo valer su voto.

ebv