Al menos 231 civiles fueron asesinados en menos de dos semanas por el Estado Islámico cuando intentaban huir del oeste de la ciudad iraquí de Mosul

Ginebra.- Al menos 231 civiles fueron asesinados en menos de dos semanas por el Estado Islámico (EI) cuando intentaban huir del oeste de la ciudad iraquí de Mosul hacia zonas controladas por las fuerzas gubernamentales, denunció la Oficina de Derechos Humanos de Naciones Unidas.

La oficina, que considera esos asesinatos como “crímenes de guerra, explicó que ha estado documentando el uso de civiles como escudos humanos por parte del EI y la masacre de aquellos que pretenden huir de Mosul desde que inició la ofensiva iraquí para recuperar la ciudad, en manos de los yihadistas desde 2014.

Indicó que el pasado 26 de mayo, el EI abrió fuego contra los civiles que intentaban huir del barrio de al-Shifa, en el oeste de Mosul, matando a 27 personas, de las cuales 14 eran mujeres y cinco niños. "Sus cuerpos fueron supuestamente enterrados dos días después por vecinos", dijo.

Te puede interesar: Inseguridad alimentaria afecta a Irak

El 1 de junio, en el mismo barrio, los yihadistas asesinaron a disparos a 163 personas para evitar que huyeran hacia áreas controladas por las fuerzas iraquíes, precisó la oficina de derechos humanos, que advirtió que la cifra de víctimas podría ser mayor, ya que hay reportes de muchas personas desaparecidas.

Dos días después, el 3 de junio, el EI mató a por lo menos a 41 civiles en el mismo barrio cuando intentaban huir del oeste de Mosul, donde se desarrollan feroces combates entre las fuerzas iraquíes y los yihadistas, señaló en un comunicado difundido en Ginebra.

La Oficina de Derechos Humanos de Naciones Unidas también denunció que entre 50 y 80 personas murieron el pasado 31 de mayo durante un bombardeo en Zanjili, al oeste de Mosul y controlada aún por el grupo yihadista, en una ataque sobre el que todavía se está recabando información.

El titular del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Zeid Raad al Hussein, condenó los asesinatos de civiles por parte del EI. “Disparar contra niños que intentan huir por su seguridad con sus familias. No hay palabras suficientes para condenar hechos tan horrendos", dijo.

“Pido a las autoridades iraquíes garantizar que los responsables de estos crímenes sean llevados ante la justicia y paguen por sus actos, conforme las leyes y estándares internacionales de Derechos Humanos.

Al Hussein recordó que el asesinato de civiles, así como los ataques directos contra civiles que no participan en las hostilidades son crímenes de guerra.

Pidió a las fuerzas de seguridad iraquíes y a la coalición internacional dirigida por Estados Unidos garantizar que sus operaciones "cumplan por completo con la legislación internacional humanitaria".

Tampién puedes leer: México detrás de Irak en asesinato de periodistas

Actualmente, las fuerzas gubernamentales luchan para expulsar al EI de la parte occidental de la ciudad de Mosul, donde aún controlan algunos barrios, tras haber perdido en enero pasado el dominio de la parte oriental de la urbe.

El Ejército iraquí, con el apoyo de los kurdos, las milicias chiitas y la coalición internacional dirigida por Estados Unidos, comenzó el pasado 17 de octubre una gran ofensiva para recuperar Mosul, la segunda ciudad del país y el último feudo urbano del EI en Irak.

La ofensiva en Mosul, que podría ser una de las mayores operaciones militares en Irak desde la invasión encabezada por Estados Unidos en 2003, podría dejar más de un millón de desplazados, según han advertido varias organizaciones humanitarias. (Notimex)

refm