Connect with us

Análisis y Opinión

Del memorial en la tragedia

Publicada

on

Dice un proverbio tibetano que las tragedias son un percutor de la fortaleza del alma. Desde la perspectiva de los monjes budistas no hay adversidad de la que no se pueda aprender o asimilar algo positivo. Y así dicho parece simple; sin embargo, para el que siente dolor y no para el que filosofa al respecto, la tragedia suele ser una insoportable carga en el corazón que exige expresiones de luto y lamento, que requiere abrazos de compasión y consuelo. Y cuya existencia es más importante de lo que creemos.

La misma noche de la tragedia en la Línea 12 del Metro de la Ciudad de México, el sacerdote católico, Juan Ortíz Magos, salía de una tienda a algunos metros del accidente. Cuando el ministro se acercó al epicentro de la desgracia no dudó un segundo en que habría personas muertas o que estaban a segundos de hacerlo, hizo entonces lo que su fe y caridad le exigían: impartir la absolución a las personas afectadas, hoy 26 fallecidos. Para aquellos creyentes que perdieron la vida y para sus familias, el sacerdote prodigó, a través suyo, la gracia del perdón de los pecados que hubieren tenido aquellas víctimas para que sus fallas no fuesen obstáculo ante el tribunal del Cielo y fuesen recibidos por el Justo Juez.

Esta dimensión espiritual, tan invisibilizada, suele demostrar una sana resistencia ante la comedia de la vida, ante el absurdo de la burocracia o la pérdida del sentido. Para los deudos y para quienes aún elevan plegarias porque sus familiares heridos salgan en una pieza de la tragedia, no hay discurso político, responsabilidad administrativa ni justicia terrenal que les llene el alma.

Ese enorme abismo de ausencia o de miedo apenas se ilumina con los actos como el realizado por el sacerdote o con las veladoras del memorial erigido al costado del accidente, en la estación Olivos de la Línea 12. Ese memorial, que comenzó minutos después de la catástrofe con una sencilla imagen de la Virgen de Guadalupe atada a un arbolito, una docena de veladoras disparejas, dos ramos de flores y -colgada al rojo listón policial perimetral del accidente- una interpelante cartulina con la leyenda ‘Ni perdón ni olvido. No fue un accidente, fue negligencia’, hoy es un indomable y extenso mausoleo popular que refleja tanto el amor por los afectados como la indignación de una sociedad herida.

Desde la espiritualidad, el memorial no sólo es el conjunto de ornatos, flores, mensajes, veladoras y fotografías de las víctimas, es el reflejo más puro de la memoria que clama por una justicia que no habrá de ser satisfecha del todo en esta vida y cuya existencia no es sino un clavo sobre la espalda de quien ha sido responsable o quien debe asumir la responsabilidad después de tal fatalidad.

A través de este memorial en el que participan los dolientes sin mayor premeditación que la que les impulsa el espíritu, los muertos y las víctimas demandan a los vivos recordar y contarlo todo; para que esos minutos de desesperación y angustia, que esas largas horas de comprensión sobre el terrible sino y que esa eternidad de ausencia por los seres queridos encuentren alguna utilidad, plena justicia y razones para paz.

Bien lo dice el periodista Fredrik Backman: “Todos tenemos mil deseos antes de una tragedia, pero sólo uno después de la desgracia”. En ese memorial y en esas expresiones de espiritualidad tan desdeñadas en nuestro pragmático mundo postmoderno se expresa claramente el personal deseo de cada deudo; pero también ese memorial nos alcanza e interpela a aquellos que, sin sentirlo personalmente, sí tenemos por lo menos un anhelo: que no vuelva a ocurrir si puede ser evitado.

LEE Liderazgos para desafíos ambientales

*Director VCNoticias.com
@monroyfelipe



Dejanos un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Análisis y Opinión

La guerra de las ambulancias

Publicada

on

La desaparición de Alexis, un estudiante de la UAM, después de haber sido levantado por una ambulancia en el Centro Histórico y encontrado su cadáver en el municipio de Chalco, Estado de México el 4 de junio de este año, nos muestra el descontrol que existe en la prestación de servicios de primeros auxilios y traslados hospitalarios, proporcionado por las ambulancias particulares. Las autoridades no han logrado aún crear un sistema que garantice claridad en el servicio.

Es evidente que cuando sobreviene una desgracia y se requiere un servicio, la premura por resolver la emergencia paraliza al accidentado y a su familia y terminan aceptando el servicio sin negociar costos y luego sobrevienen las sorpresas.

Durante la fase crítica de la pandemia de COVID-19 el servicio de las ambulancias fue determinante pues de su habilidad para encontrar un hospital donde se pudiese internar al nuevo enfermo, fue determinante para salvarle la vida al enfermo.

Sin embargo, ahora que ha bajado la presión de enfermos y familiares cuando hay una emergencia, han empezado los malos hábitos y se empieza a descubrir que muchas veces estos prestadores de servicios casi imponen el hospital al cual llevarán al accidentado o enfermo, nos lleva a la suposición de que existen arreglos económicos entre estos transportistas y el nosocomio.

Incluso se han descubierto conflictos suscitados entre ambulancias peleando por un accidentado.

Una ambulancia no es un taxi, ni un servicio de entrega de alimentos por aplicación, ni servicio de mensajería… Su vocación no debe ser comercial, sino humanista, pues resuelven emergencias y de su eficiencia depende una vida humana en muchos casos.

Las ambulancias son una extensión del sistema nacional de salud y tienen una responsabilidad.

Si quienes conducen las ambulancias tienen tratos con los hospitales privados para llevarles los accidentados que levantan en las calles, entonces están generando graves problemas financieros a las familias de estos, quienes se sentirán atrapados e incluso extorsionados.

Las autoridades consideran que hay 562 ambulancias que circulan por las calles de la Ciudad de México, -pero la mitad son “piratas,” o sea que no tienen permisos para brindar servicios.

Por lo anterior la Secretaría de Seguridad Ciudadana de la Ciudad de México instrumentó operativos para revisar unidades y sacar de circulación a las que no cumplan con requisitos y permisos.

Para tener la certeza de cumplir con la normatividad deben haber cubierto los trámites obligatorios ante la Agencia de Protección Sanitaria (AGEPSA), así como ante la Secretaría de Salud, y poseer las placas que autorizan circular por las calles de la Ciudad de México otorgando este servicio tan delicado como para dejarlo a la improvisación.

Además, deben inscribirse en el Registro de Ambulancias y Técnicos en Urgencias Médicas, pues de no contar con este requisito, estas unidades pueden ser llevadas al “corralón”.

Por lo anterior a partir del 23 de agosto las autoridades capitalinas están retirando de la circulación unidades que no cumplen con los permisos correspondientes, y las multas pueden alcanzar una cifra de poco más de nueve mil pesos.

De no poner orden en este servicio tan importante, podríamos descubrir más casos como el de Alexis, -descrito al inicio de este artículo-, pues las autoridades deben tener la seguridad de quien ofrece este tipo de servicios tiene la capacidad de atender emergencias y salvar vidas.

La improvisación, así como intereses ajenos a la atención médica básica y de primera respuesta, deben ser erradicadas de este vital servicio.

¿A usted qué le parece?

Seguir leyendo

Análisis y Opinión

La tristeza de ‘los excluidos’

Publicada

on

En la pasada manifestación conmemorativa del 2 de octubre, en el Zócalo de la Ciudad de México se verificó lo de cada año: que se mantiene moderadamente viva la indignación estudiantil ante las acciones de represión, coacción e injerencismo de los diversos poderes formales o fácticos de cada generación; y que continúan funcionando los viejos mecanismos de movilización gremial juvenil. Un tema que sin duda requiere un análisis profundo y que, sin embargo, quedó oculto bajo un episodio que también merece la pena comentar.

En medio del mitin, algunos jóvenes distinguieron la presencia de la politóloga Denise Dresser y, de inmediato, procedieron a increparla hasta correrla del lugar. Más tarde, la académica reviró en sus redes sociales y en su muy popular columna que lamentaba la situación, que le daba tristeza la exclusión de la que fue víctima y acusó a los vociferantes que la expulsaron de escatimarle sus derechos: “En su mapa mental no puedo tener voz ni derecho a disentir”, dijo.

Esa tarde y a la mañana siguiente, cientos de colegas, amigos y muchos ciudadanos con acceso a redes y otros recursos apoyaron a la politóloga de la mejor manera: Invitando a la gente a leer su columna y a escuchar su reflexión después del difícil entuerto vivido en la plancha del Zócalo.

Por ello, aunque no estoy de acuerdo con el abucheo vivido contra de la escritora por parte de la multitud de manifestantes anónimos, puedo comprenderlo absolutamente. Dresser se equivoca: Ella no es un ciudadano común cuya voz requiere de la solidaridad de miles de acallados para apenas ser un susurro frente a los poderes. La muestra está en la inmensa visibilidad de cada una de sus palabras en medios locales, nacionales e internacionales; ella tiene oportunidad de ocupar espacios de diálogo y debate público en diferentes foros y medios de comunicación; incluso su voz y su pensamiento son ejes centrales en espacios de poder específico y en agendas internacionales de injerencia en políticas públicas en México.

Los miserables, los invisibles, los larga y sistemáticamente excluidos no cuentan con ninguna facilidad para hacer escuchar su voz.

Esto me recuerda ese fragmento de la novela post revolucionaria ‘Nueva Burguesía’ de Mariano Azuela denominado ‘La manifestación del hambre’. En el episodio se relata el acarreo al Zócalo capitalino de unos manifestantes muy singulares: “La indiada seguía bajando de jaulas de ganado, vestidos de manta, neja, sombreros de soyate deshojándose de puro viejos, de huaraches o descalzos… era una exhibición vergonzosa de la miseria en que se mantiene todavía al pueblo: un desfile de doscientos mil parias en camisas y calzones rotos y mugrosos”. La manifestación era una respuesta del candidato oficial contra el candidato de oposición que una semana atrás había hecho su propia concentración popular.

Azuela pintó, además, desvergonzados, a otros personajes acomodados y privilegiados: los que van de aquí a allá desayunando, comiendo y visitando a señoritas ricas para camelarlas; y nos ofrece un momento dramático: Un capataz que organizaba el acarreo de los campesinos al Zócalo vació su pistola contra unos vagos que comenzaron a insultar a acarreados y acarreadores. Es decir, que la voz de esos vagos anónimos fue acallada por quienes manipulaban la voz de los pobres acarreados: “ —Griten: ¡Viva el general Ávila Camacho! … y respondían una cuantas voces desvaídas”.

Las reacciones sobre la exclusión de Dresser de la manifestación del 2 de octubre son de lo más variopintas pero las que se equivocan son aquellas que creen que esto tiene que ver con democracia o con participación social. No. Tiene que ver con el poder y el uso de la voz.

Todo aquel personaje que, desde el empíreo del poder, del dinero o de los medios, tiene oportunidad de multiplicar y hacer llegar su voz a los más recónditos espacios de vida social o cotidiana no puede asegurar que es “un ciudadano común y corriente”. Quienes tenemos oportunidad de acceso a los medios de comunicación y tenemos la responsabilidad de dirigirnos a la sociedad a través de espacios de debate o de influencia (como las universidades, las empresas, los grupos políticos, etcétera) debemos reconocer un privilegio del cual la inmensa mayoría de la población no goza.

Lo verdaderamente censurable es que, contemplando la realidad de los miserables sin voz o a los audaces acallados a plomo o a punta de cuchillo cebollero, haya colegas hiper privilegiados que aseguren que sientan “tristeza de ser excluidos”.

En fin, lo que sí es un asunto democrático es cuando las personas privilegiadas con acceso a medios y a centroides de poder ceden su propia voz por la voz de los ‘sin voz’… entonces sí, los excluidos lo aceptan como uno de los suyos.

*Director VCNoticias.com

@monroyfelipe

Seguir leyendo

Te Recomendamos