Connect with us

Análisis y Opinión

El problema de las campañas de contraste

Felipe Monroy

Publicada

on

Nunca han sido verdaderamente propositivas, eso lo tenemos claro, pero los discursos mediáticos de las campañas políticas a través de spots en medios de comunicación al menos deberían cumplir con un par de criterios: Facilitar a la audiencia el reconocimiento del partido, candidato o plataforma política y mostrar al menos una razón por la que es positivo votar por ellos.

Apenas ha comenzado el aluvión de spots publicitarios de los partidos políticos que buscan las preferencias del electorado y se evidencia que, para esta votación federal intermedia, solo hay un objetivo: arrancarle al actual partido hegemónico, Morena, todos los posibles espacios de representación en pugna.

La campaña unificada del PRI, PAN y PRD en la alianza ‘Va por México’ se enfoca en responsabilizar al partido del presidente López Obrador de una traición. El lema “Ponle un alto a Morena y a la destrucción del país” sintetiza todo el interés de esta campaña. Evidentemente, los partidos no necesitan reconocimiento de la audiencia, pero sí hacen un llamado directo a la acción al final.

El éxito de esta campaña radicaría en acendrar, entre la población que ya se siente traicionada tras dos años de gobierno lopezobradorista, la certeza de que no se le puede dar el mismo voto de confianza que se le dio en 2018. Hasta allí, parece un buen spot. El riesgo es que, este anuncio unificado, sea la confirmación de la prolongada narrativa utilizada por AMLO y Morena sobre el contubernio cómplice en las cúpulas de los partidos de oposición.

Es decir, la otra moneda de esta campaña es que quizá pueda radicalizar aún más el apoyo incondicional al partido presidencial ante el intento descarado de los viejos liderazgos para volver a un poder que, hay que decirlo, tampoco trae buenos recuerdos a la población.

En segundo lugar, están los anuncios políticos de los partidos en lo individual, incluidos los pequeños y de nuevo registro. Buscan en parte mostrar el rostro positivo de su instituto político, pero casi todos retornan al objetivo central: reprochar a Morena, cargarlo de las culpas (varias que sí tiene y otras francamente alucinantes) de los horrores en el país que aún se siguen constatando.

Quizá la estrategia de contraste extremo no sea una mala táctica política para arrancarle escaños al poder hegemónico actual; pero se debe reconocer que, desde la presidencia de la República, se ha trabajado decidida, disciplinada, implacable y persistentemente en esa misma estrategia, día a día, a través de las conferencias matutinas. Es probable que un par de meses de contra-campaña opositora no logren el objetivo deseado.

La contienda electoral hoy está definida en un pulso polarizante con apenas destellos propositivos; detalles que no alcanzan a desarrollar una narrativa dialogante que motive al respetable a confiar en algún instituto político o a reconocer su papel en la construcción de una política pluripartidista más equilibrada. En el fondo, sólo hay un discurso que invita a repudiar a una opción más que a otra.

Es claro que el proceso electoral del 2018 afectó demoledoramente a los partidos políticos, a todos. La ausencia de liderazgos políticos en la oposición es casi tan angustiante como la inestabilidad partidista de Morena. Lo sorprendente es que ninguno de los institutos políticos realmente cree que aquello sea un problema.

Algunos de los más estridentes mercadólogos utilizan cada proceso electoral los términos ‘storytelling’ y ‘narrativa’ con terrible ligereza. Hay que recordarles que ‘narrativa’ no es sólo lo que se coloca en medio de una estrategia de campaña ni lo que adereza algunos anuncios o discursos para convencer a los votantes. La narrativa electoral nos ayuda a comprendernos a nosotros mismos; esencialmente como entes políticos, actores con limitadas pero eficientes fuerzas en el juego por el poder. La narrativa política también auxilia a nuestra razón a dar sentido a realidades que nos interpelan y nos exigen una síntesis activa frente a potenciales escenarios. La narrativa revela los actores, el espacio y el tiempo; reconoce la secuencia de acontecimientos y ofrece una perspectiva de integración hacia los que aún no se sienten parte del relato.

¿Querrán los partidos superar la estrategia maniquea, y verdaderamente asomarse a las infinitas posibilidades del ‘storytelling’ político? Entonces deberían dejar de hablar de sí mismos y de sus adversarios, deberían hablar a la ciudadanía sobre las relaciones de poder y la autoridad posible que, a través de ellos, pueden servir al horizonte de los intereses y los anhelos de cada ciudadano.

LEE La (increíble) fuerza del caos

*Director VCNoticias.com
@monroyfelipe



Dejanos un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Análisis y Opinión

La digitalización no es tan costosa

Gerardo Medina Romero

Publicada

on

El Mundo Interno de las Organizaciones

Se ha hablado mucho sobre que la pandemia del COVID-19 aceleró la transformación digital en muchas empresas, aunque en realidad nos referimos a la digitalización de su trabajo o mejor conocida como DX (digital experience platform) y no tanto a la digitalización que impacta al cliente y al consumidor de sus productos y servicios, conocida como CX (customer experience platform), que es donde quizá esta transformación debería estar enfocada. Ambas plataformas son similares al administrar contenido que produce experiencias interactivas, pero con un foco distinto en cuanto a la audiencia final que se busca impactar.

El teléfono inteligente ha dejado de ser exclusivo para las clases alta y media para convertirse en una extensión de prácticamente cualquier persona; por lo tanto, la digitalización debe comenzar por que las empresas se pregunten: ¿qué tanto sus productos y servicios están disponibles a través de ese sencillo dispositivo?

Podemos dejar de pensar en la digitalización como la necesidad de acceder a tecnología costosa para ofrecer servicios interactivos a través de medios digitales donde, por ejemplo, el consumidor pueda entrar a una tienda automatizada y seleccionar a través de tecnología sofisticada los productos que necesita, recibir atención personalizada de manera virtual e incluso a distancia para asesorarlo en su compra y pagar de manera digital. Otro ejemplo son los bancos que hoy han implementado sistemas de reconocimiento facial para identificar a sus clientes y permitirles hacer las transacciones sin necesidad de que nadie los atienda de manera física, o las líneas aéreas que hacen el check in a través de la misma tecnología sin que el pasajero tenga que mostrar su pase de abordar; los sistemas de seguridad para hacer trámites en línea, firmas electrónicas para realizar procesos automatizados, productos conectados y controlados entre sí a través del internet de las cosas, edificios y casas inteligentes donde los electrodomésticos, la iluminación y los servicios son controlados a través de comandos de voz.

Parece tecnología muy costosa para que nosotros como empresa pequeña o mediana podamos acceder a ella en el corto plazo, pero la realidad está en este momento en la palma de nuestra mano, literalmente. Hoy en día desarrollar una app resulta muy accesible para cualquier empresa, dependiendo de la funcionalidad que queramos tener, pero generalmente lo que se puede hacer es simplemente conectar al cliente y consumidor con nuestros sistemas y plataformas existentes, donde reside realmente esa funcionalidad. Tener una página web básica pero interactiva hoy en día resulta muy barato y el impacto que eso puede generar en un cliente para que nos pueda elaborar un pedido a través de su dispositivo móvil, resulta de mucho valor.

Una pequeña empresa de mayoreo en la central de abastos de la Ciudad de México desarrolló una aplicación por menos de treinta mil pesos para que las tiendas de abarrotes y tiendas de conveniencia que son sus clientes le hicieran los pedidos a través del teléfono celular. Eso disparó sus ventas en un 30% los primeros dos meses. Un autolavado desarrolló una aplicación para que sus clientes pudieran hacer cita y evitar perder tiempo esperando su turno; eso le sirvió además para organizar mejor a su personal en turnos con base en la demanda, incrementar sus ventas y optimizar sus recursos. No importa si tienes un salón de belleza, un pequeño taller mecánico o incluso si eres un ama de casa que vende comida a domicilio: en todos los casos se puede digitalizar parte del proceso a bajo costo y generar mayor valor.

Por supuesto que no quiero reducir la digitalización a una simple aplicación en el dispositivo móvil, pero esto sí puede ser el comienzo para que, sin importar el giro de su empresa o negocio, piense fuera de la caja e imagine cómo su empresa puede, a partir de mañana, incursionar a la digitalización que hoy parece exclusiva de los grandes corporativos.

El ser humano ha modificado su manera de interactuar. Hoy las relaciones se crean y se mantienen cada vez menos de manera presencial y cada vez más de manera virtual: ese es el mundo digital en el que nuestra empresa se debe hacer presente. La tecnología está disponible y no es tan costosa como pensamos, lo que hace falta simplemente es creatividad y romper alguno que otro paradigma que nosotros o nuestros líderes pudiéramos tener.

La movilidad, las interacciones virtuales, el internet de las cosas, el reconocimiento facial, la conectividad, el control de nuestra salud, nuestro estilo de vida y prácticamente nuestra formación y aprendizaje entre muchas otras cosas, se encuentran disponibles en nuestros teléfonos celulares en este momento. Solo hace falta creatividad, una baja inversión y la decisión de entrarle.

Seguir leyendo

Análisis y Opinión

Teletrabajo, la nueva realidad en el mundo laboral

Andrea Villamizar

Publicada

on

Desde hace meses, hay quienes siguen en espera de regresar a su oficina, estar en su lugar de trabajo, utilizar su computadora, convivir con sus compañeros y hasta interactuar con los jefes. Sin embargo, lo que nos ha traído la pandemia de Covid-19 no es una nueva normalidad, sino una nueva realidad con grandes cambios que transformaron la forma de trabajar, con un paradigma laboral distinto y un cambio mindset desde el liderazgo.

El trabajo pedía a gritos evolución. Sin embargo, la contingencia aceleró el proceso y el modo tradicional cedió su lugar al teletrabajo, una modalidad atípica que llegó con muchas interrogantes y por la premura, no permitía vislumbrar los enormes beneficios que trae consigo la flexibilidad en el trabajo, desde la necesidad de una economía sostenible que contribuye al cuidado del medio ambiente -con menores gastos de energía, papelería y recursos para trasladarse- hasta la horizontalidad, donde los espacios colaborativos fomenten relaciones, cooperación y sinergias.

Nadie estaba preparado para un escenario como el actual, pero hoy, un año después, muchas organizaciones están logrando su adaptación y reinvención, revolucionando la forma de interactuar y de comunicarse de manera eficaz, con gente que no está físicamente en un mismo espacio y que, incluso, son de países y/o culturas diversas.

El trabajo remoto llegó para quedarse, por lo que las compañías y sus líderes deben entender que flexibilidad no es desaparecer las oficinas, sino lograr eficiencias importantes aprovechando mejor los espacios y recursos; la nueva “mentalidad corporativa” debe entender los beneficios de facilitar la conciliación de la vida laboral con lo personal, donde se tome en cuenta el bienestar del trabajador y pueda atender asuntos personales en cualquier momento sin sentirse el peor elemento por ello.

Si la tecnología permitía desde hace tiempo trabajar vía remota, ¿por qué esta revolución laboral no llegó antes? Tal vez porque el obstáculo además de las herramientas, era un pensamiento anticuado y modelos obsoletos, intransigentes para el home office. El escenario actual demanda organizaciones dinámicas, que olviden el presentismo y que se apoyan en expertos y tecnologías para convertir esta nueva forma de trabajar en una ventaja competitiva, alineada a los objetivos estratégicos, pues al final también los negocios quieren aumentar las ventas, crecer e innovar para afrontar la hipercompetitividad.

Por ejemplo, en Grupo Soluciones Horizonte (GSH), empresa colombiana especialista en Soft Landing y Desarrollo y Gestión del Talento, con operaciones México, Brasil y Estados Unidos, creamos un servicio denominado Más Cerca de Ti para responder a la ubicuidad digital en la contemporaneidad a través de 3 vertientes:

La primera, mapear a los colaboradores para tener una verdadera conexión; no es solo que cuente con los implementos sino comprender cuales son sus necesidades de forma y de fondo. También es muy importante cómo está frente a las nuevas competencias y habilidades requeridas y así construir un plan de formación y desarrollo que ayude a cerrar las brechas y de verdad contribuya en el cuidado de la salud mental y bienestar de las personas.

Segundo, aplicar herramientas de gestión para definir y direccionar el crecimiento de las actividades de la mano de los indicadores claves de rendimiento, es decir los Key Performance Indicator (KPI), métricas que se utilizan para ver cómo el departamento de Recursos Humanos está contribuyendo al resto de la organización y miden su éxito en la estrategia global de la empresa.

Y por último, adaptar los nuevos puestos de trabajo en home office garantizando el cuidado de la salud física, entendiendo la importancia del derecho a la desconexión digital y otras medidas para prevenir los riesgos en los trabajadores, lo que sin duda aumenta la productividad de manera significativa, sin que esto implique más trabajo y más horas.

Hoy la cultura organizacional contempla experiencias para que disfruten los colaboradores y que, además, les permite ahorrar esfuerzos y dinero de transporte para ir y venir de la oficina, disfrutar de un entorno seguro, y más tiempo para estar en su hogar, con la familia o para hacer otras actividades, entre otros beneficios.


Fundadora y CEO de Grupo Soluciones Horizonte (GSH)
www.gsh.com.mx
www.gsh.com.co
www.linkedin.com/in/andrea-villamizar-giraldo/

Seguir leyendo

Te Recomendamos