Foto: Cuartoscuro

Andres Manuel tiene una facilidad para faltarle el respeto a las leyes y a las autoridades

Domingo Días

Domingo Días

TODAS LAS NOTAS

Andrés Manuel tiene una facilidad para faltarle el respeto a las leyes y a las autoridades, situación que demostró desde que fungía como jefe de Gobierno del Distrito Federal y violara una orden judicial que exigía la suspensión de la construcción de una calle en terrenos expropiados por gobiernos anteriores.

Por el simple hecho de considerar que la expropiación de dichos terrenos donde se construía la calle ya estaba concluida y desconociendo un juicio que existía sobre dicha acción, se erigió en juez y decidió que la orden de suspensión no era lo correcto. Así nos demostró que se hace lo que el quiere o considera justo, no lo que la ley manda.

Ahora que es ya nuestro presidente nos ha demostrado esto día a día. Durante los pocos meses que lleva este gobierno ha tomado decisiones que contrarían la ley, simplemente hace lo que según su moral es correcto.

Primero con unas consultas totalmente mal realizadas, tomo decisiones y para el basto decir que eran justas y honradas, para en base a ello justificar sus decisiones.

El dijo que había corrupción en el NAICM, y aunque su fiel paje, Jiménez Espriú, no ha podido demostrarlo, AMLO dice que la hay, y que pues la hay.

Ante el robo de gasolina decidió cerrar ductos sin medir las consecuencias en el desabasto y ante la emergencia, que creó el mismo, hubo que contratar pipas, para lo que se adquirieron los servicios de la empresa de la esposa de Jiménez Espriú, pero como ellos son honrados, adelante no hay problema, la ley vale para poco o nada.

En este mismo evento se determinó la necesidad de comprar pipas para transportar el combustible, para esto se desplazaron a Nueva York los secretarios de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard; de la Función Pública, Eréndira Sandoval; y de Economía, Graciela Márquez entre otros, y sin licitación de por medio compraron 571 pipas con un costo superior a los 85 millones de dólares. No fue necesaria la licitación a pesar de que la ley lo exige, ya que él es honrado por lo cual esta exento de cumplir la ley.

Lo extraño es que el canciller estuviera en esta adquisición, ya que, si bien no le comprobaron corrupción en la línea 12 del metro, si quedo demostrada su incapacidad de compra de vehículos, ya que no le atinó al ancho de los rieles y compro vagones de metro de otro tamaño. Y por lo visto quedo demostrada esta incapacidad al adquirir pipas que no cumplían con la norma oficial para circular transportando combustibles, por lo cual hubo que modificar la ley y asunto arreglado.

Por cierto, no ha llegado ni siquiera la mitad de las pipas, ya no hay desabasto y se acabó con el huachicol.

A través de un simple comunicado sin prueba alguna, vetó a empresas distribuidoras de medicamentos a participar en las licitaciones del gobierno, desaparece programas de un plumazo como las estancias infantiles y el Seguro Popular entre otras, con su palabra es suficiente, si el dice que son corruptas, lo son y ya no hay necesidad de auditorias para demostrarlo, ya fueron sentenciadas.

Se comenta que mas del 80% de las compras de este gobierno son sin licitación alguna, por lo visto en el Poder Ejecutivo solo él manda, y si no te cuadras muy fácil te desmiente en público y se hace lo que él dice.

Sin el menor empacho nombró a un tío de sus hijos, José Eduardo Beltrán Hernández consejero de Pemex, como diría Don José López Portillo, el orgullo de su nepotismo, quien uno de sus mayores méritos es haber sido presidente del Consejo Político Estatal de Morena en Tabasco en 2018, lo cual lo hace un consejero invaluable.

Envía sus ternas para funcionarios de la Comisión Reguladora de Energía (CRE), que le son rechazadas por el Senado, ya que al ser entrevistados demostraron con creces carecer del perfil apropiado para el puesto.

¿Y qué hace? Envía de nuevo las mismas ternas a excepción de uno solo de los integrantes, con la finalidad de que sean nuevamente rechazadas y así el poder elegir a su arbitrio a los nuevos comisionados.

¿Qué acaso el objeto de enviar unas segundas ternas no es tener otros candidatos? Ya que los primeros no estuvieron, según el Poder Legislativo, a la altura deseada, al menos esos es lo que los conocedores dirían que está en el “espíritu de la ley” y con esto equilibrar los poderes.

Por otra parte, después de varias negociaciones entre el Ejecutivo y el Legislativo se aprobó la Guardia Nacional, la que nos salvará del crimen organizado y sacara al Ejército de las calles. Uno de los puntos más álgidos de estas negociaciones fue la exigencia por parte de los legisladores que el mando de esta fuera civil y no militar.

Ante esto nombra al general de Brigada Diplomado del Estado Mayor, Luis Rodríguez Bucio en proceso de retiro. En retiro o no en retiro, su formación es castrense y repito que esto es lo que el “espíritu de la ley” quería evitar.

Y para cerrar con broche de oro ahora resulta que, mediante un memorándum dirigido a los titulares de la Segob, SEP y SHCP deja sin efecto las medidas de la reforma educativa vigente; abroga una ley por medio de un memorándum. ¿Para qué queremos al Legislativo?

Él controla el Poder Ejecutivo y viola cuanta ley le estorba, dependiendo lo que suceda con este memorándum sabremos si ya el Poder Legislativo sucumbió ante un hombre. Solo nos resta que el Poder Judicial nos salve, aunque ya empezó a controlarlo, enviando a la esposa de su constructor de cabecera y buscar ampliar el número de ministros.

Domingo Días
domingo.dias@yahoo.com.mx

[La opinión emitida en este artículo es responsabilidad del autor y no necesariamente refleja la postura de Siete24.mx]