Connect with us
CDMX CDMX

Ciencia

Lo que hay en el aire afecta el sistema nervioso, el cerebro y el corazón: UNAM

Publicada

on

Ciudad de México.- El principal alimento del ser humano es el aire y dentro del aire, el oxígeno. Para eso está diseñado nuestro cuerpo; de tal manera que nuestro aparato respiratorio, en su parte más íntima, tiene los alveolos, hasta donde llega el aire.

De ahí hay un paso a la sangre. Son 600 millones de alveolos. Esto mismo hace que nuestro sistema respiratorio sea muy vulnerable en lo que hay en el aire.

El primer órgano blanco de los contaminantes es el pulmón, dice en entrevista con Gaceta UNAM Horacio Tovalín Ahumada, académico de la Facultad de Estudios Superiores Zaragoza.

Contaminación CDMX.

Te puede interesar: Firman Episcopado y Facultad de Medicina de la UNAM carta de intención para promover el Códice Cruz-Badiano, bien histórico de medicina indígena

“El segundo, el que se ve más expuesto, por donde se están transportando los contaminantes, sería el corazón y las arterias. Los contaminantes a los que nos exponemos diariamente en la ciudad también afectan mucho el sistema cardiovascular, algo que antes no se sabía.

Se asumía que todo era en los pulmones, pero también afecta el sistema nervioso.

Se ha visto que al respirar –nosotros tenemos terminaciones nerviosas en la nariz, en el bulbo olfatorio, lo que hace que podamos percibir olores e inclusive el gusto– algunos de los contaminantes, partículas muy pequeñas, también pueden entrar y llegar hasta el sistema nervioso central”.

Contingencias.

En el caso de Ciudad de México las alertas que hubo y las contingencias en los días anteriores fueron principalmente por ozono, las cuales ocurren en abril y mayo, precisa.

La energía solar produce reacciones con miles de toneladas de disolventes, porque la atmósfera de esta metrópoli tiene muchísimos disolventes orgánicos que se escapan de los tanques de los automóviles o que son quemados de forma incompleta por los automóviles y que eso reacciona con los óxidos de nitrógeno.

Contaminación CDMX

Pero también se generan partículas muy pequeñas como nitratos y sulfitos. Y entonces el ozono produce una gran irritación.

Añade que el ozono se usa en los hospitales para desinfectar porque mata bacterias, “tiene sus efectos positivos y en la estratósfera nos protege.

Pero aquí, al respirarlo, por su efecto oxidante, resulta muy irritante. Las personas que tienen enfermedades en que la inflamación es importante y tienen más susceptibilidad a la irritación, gente con alergias, que ya tiene alguna afección pulmonar obstructiva, son más sensibles y podrían ver agravados sus padecimientos.

También en el caso de la gente con problemas cardiovasculares y que tiene un componente de inflamación significativo, arteriosclerosis, problemas de infartos cerebrovasculares, su situación podría empeorar”.

ARH



Dejanos un comentario:

Ciencia

Crean test de orina para detectar anticuerpos contra Covid-19

Esta técnica ofrece un método no invasivo para evaluar el riesgo de infección de una person

Publicada

on

Por

Brasilia.— Científicos de Brasil desarrollaron una prueba de orina que detecta la presencia de anticuerpos contra la Covid-19.

De acuerdo con los creadores, el test tiene una precisión comparable a las pruebas basadas en suero sanguíneo.

Esta técnica ofrece un método no invasivo para evaluar el riesgo de infección de una persona.

El análisis puede utilizarse para informar del grado de exposición que tiene un sector de la población a la Covid-19. Así mismo, para evaluar el riesgo de infección de una persona.

El uso de la orina para detectar anticuerpos permitiría a los pacientes recoger sus propias muestras y no son pruebas que resulten invasivas. Además, son sencillas, cómodas y seguras.

Que no se te pase: Paciente de Covid-19 da positivo durante 505 días

Los científicos no habían estudiado si este fluido corporal podría constituir una alternativa al suero sanguíneo para detectar anticuerpos específicos del virus del SARS-CoV-2.

Fernanda Ludolf, de la Universidad Federal de Minas Gerais de Brasil, y su equipo, desarrollaron un test basado en la orina utilizando la proteína N del coronavirus.

El equipo evaluó 209 muestras de orina de 139 pacientes entre 2 y 60 días después de que iniciaran los síntomas y compararon sus resultados con los del test Elisa basado en suero.

Descubrieron que la prueba de orina detectó con éxito los anticuerpos en 187 de las muestras, lo cual demostró una sensibilidad del 94 por ciento.

JAHA

Seguir leyendo

Ciencia

UNAM imparte curso en línea Antibióticos ¿cuándo, cómo y para qué?

El consumo inadecuado de estas sustancias puede perjudicar la salud

Publicada

on

Ciudad de México.- Cuando se tienen síntomas de una enfermedad vas a la farmacia se pretende atacar con antibióticos sin consultar a los especialistas y que “cure” rápidamente.

Pero sabía que el consumo inadecuado de estas sustancias puede perjudicar la salud y propiciar la resistencia bacteriana.

Éstas y otras preguntas se responden en el curso abierto, masivo y en línea (MOOC, por sus siglas en inglés) Antibióticos ¿cuándo, cómo y para qué?, en el que un grupo de científicos y divulgadores de la ciencia unen esfuerzos para explicar qué son los antibióticos.

Te puede interesar: Enseña UNAM a fabricar celdas solares, con videojuego

Además también orientan sobre, cuál ha sido su utilidad y de qué manera el abuso de los mismos nos ha perjudicado hasta propiciar una “pandemia silenciosa”.

“En este curso aprenderás las razones por las cuales el uso indebido de antibióticos es perjudicial para tu salud y por qué este comportamiento ha dado lugar al fenómeno de salud pública denominado resistencia bacteriana”, se dice en la presentación.

De la mano de especialistas en el área de la salud y con la más actualizada evidencia científica, en el curso se explica cómo funcionan los antibióticos, por qué es necesario que los profesionales de la salud prescriban su uso y cómo prevenir enfermedades que requerirían el uso de antibióticos.

El material didáctico es un esfuerzo colaborativo de expertos encabezado por la Facultad de Medicina (FM), la Coordinación de Universidad Abierta, Innovación Educativa y Educación a Distancia (CUAIEED) y la Dirección General de Divulgación de la Ciencia (DGDC) de la UNAM, así como por el Instituto Nacional de Salud Pública (INSP), dijeron en la presentación virtual del mismo.

En un evento moderado por Jairo Antonio Melo Flórez, de la CUAIEED, César Augusto Domínguez Pérez-Tejada, director de la DGDC, consideró que es un curso pertinente y divertido que aborda un tema fascinante, donde los asistentes van a aprender.

Realmente se ve un esfuerzo muy importante por tratar un tema que puede ser muy complicado, que sin duda es de gran pertinencia, para ponerlo en un contexto que pueda ser entendible para mucha gente, opinó.

Destacó que, desde el título, evoca a algo que nos ha pasado a todos y afronta esta leyenda de que los antibióticos curan todo. “El curso nos va a aclarar muchas cosas sobre esto”, afirmó.

Elaine Reynoso Haynes, de la DGDC, indicó que en esa entidad nació el interés de ofrecer al público general un curso con la información científica requerida para comprender este tema que es fundamental para la población.

“Requieren de la información científica para que les ayude a tener elementos para tomar decisiones informadas en relación a su salud, la de sus familiares y la sociedad en general”, señaló.

Anahí Dreser Mansilla, del INSP, destacó que “lo que queremos hacer con este curso es fomentar, dar el conocimiento necesario para el uso responsable y adecuado de los antibióticos. Tener ese conocimiento que nos ayude a pensar mejor respecto a cuándo tomarlos”.

Consideró que estamos ante un problema grave de uso inadecuado de antibióticos en México y en todo el mundo, pues los usamos cuando no los necesitamos, por ejemplo, cuando tenemos una infección causada por virus, tos o diarrea, que no requieren esos medicamentos.

Antibióticos.

Dedicado a la educación.

Guadalupe Miranda Novales, de la FM, indicó que el curso está dedicado a la educación, no sólo de los profesionales de la salud, sino del público en general. “Hay gran cantidad de material para que se desarrollen los profesionales dentro de sus campos y que con esto se mejore la prescripción”, señaló.

Sostuvo que también hay ejemplos de situaciones que todos hemos vivido, como cuando comemos algo que nos cae mal.

“Todas estas situaciones realmente comunes, tienen una trascendencia, un daño colateral que no estamos viendo de forma directa”, anotó.

El curso está dividido en cuatro semanas y cinco horas de duración y puede consultarse en el sitio: https://www.coursera.org/learn/antibioticos.

ARH

Seguir leyendo

Te Recomendamos