Connect with us
Especial Especial

Ciencia

Orbitan la Tierra 19 millones de objetos como basura espacial

Emanuel Mendoza Cancino

Publicada

on

Miami.—  El arribo al espacio está ligado con los nombres de los primeros seres vivos que lo hicieron: la perrita Laika, los rusos Yuri Gagarin y Valentina Tereshkova o el estadounidense Neil Armstrong; así como de Sputnik o Apolo, las naves que los transportaron y contribuyeron a los avances que hoy facilitan tareas diarias; pero también están relacionados con los crecientes desechos que orbitan la Tierra.

Satélites, capas superficiales de las naves, fragmentos y dispositivos perdidos o abandonados en el espacio, congestionan las vías orbitales sobre la Tierra, y hacen urgente la adopción de medidas para su contención y mitigación, alerta la Agencia Europea Espacial (ESA, por sus siglas en inglés).

Como desecho orbital se considera cualquier objeto hecho por la mano humana que orbita el planeta, y que ni ahora ni en el futuro previsible tendrá algún fin útil, coinciden la Agencia para la Aeronáutica y el Espacio de Estados Unidos (NASA, por sus siglas en inglés), y Richard Crowther, de la Agencia Espacial del Reino Unido.

En diciembre de 2018 el Programa de Restos Orbitales de la Nasa estimaba en 19 millones 173 mil 338 la cantidad de objetos que vagan por el espacio, y en abril del año pasado el jefe del grupo de científicos dedicado al monitoreo en esa misma agencia espacial, Jer Chui Liou, calculaba en siete mil 600 toneladas el peso de ese material.

El sitio stuffin.space, desarrollado en 2017 por James Yoster, entonces estudiante de ingeniería eléctrica, muestra en tiempo real y con imágenes en tercera dimensión la cantidad de objetos orbitando el espacio terrestre.

Satélites útiles son identificados con puntos rojos, la basura con tono gris y en azul los restos de naves y cohetes espaciales. Todos cubren la esfera planetaria en las imágenes del sitio que cada día suma los nuevos objetos ubicados con WebGl, y apoyo de Space-Track.org, organización que promueve la seguridad de los vuelos espaciales, la protección del entorno y su uso pacífico.

La gravedad y urgencia de atención surge porque apenas un seis por ciento de los objetos artificiales que orbitan el planeta son satélites operacionales, según los registros del Centro de Operaciones Espaciales Europeo (ESOC).

La Agencia Espacial Mexicana (AEM), reconoce a su vez que “la carrera espacial ha traído grandes beneficios tecnológicos para la humanidad como la miniaturización de los aparatos electrónicos, mejoras en la telecomunicación y, observación del clima del planeta, entre muchos otros; pero también nos ha traído el gran problema de basura orbitando nuestro planeta.”

“El problema no es pequeño y amenaza con crecer rápidamente en los próximos años si no se toman fuertes medidas para su contención y mitigación”, advierte el ESOC.

Datos de la Oficina del Programa de la NASA de restos orbitales estimaba en 19 millones 173 mil 338 los objetos en la órbita terrestre hacia el final de 2019, y aunque se ha desacelerado el crecimiento, representaron un incremento frente a los 18 millones 335 mil de un año antes. En 2014 y 2015 fueron 16 millones y para 2016 se contabilizaron 17 millones 876 mil fragmentos.

Este programa, del Centro Espacial Johnson, es reconocido por su iniciativa para abordar los problemas de los desechos orbitales. Con apoyo de radares, telescopios ópticos terrestres, sensores y análisis de superficies de naves espaciales devueltas, propone medidas para mitigar y proteger a los usuarios del entorno orbital y controlar el crecimiento.

Apenas el 11 de julio, la agencia de noticias Europa Press recordó el 40 aniversario de la caída del laboratorio Skylab, la primera estación espacial estadunidense con 75 toneladas de peso puesta en órbita con un cohete Saturno V del programa Apolo en 1973, donde permaneció hasta 1979.

Desde su lanzamiento sufrió daños como la pérdida de uno de sus paneles solares y parte del escudo contra meteoritos, que a largo plazo afectaron su desempeño.

El 3 de noviembre de 1957 la perra Laika se convirtió en el primer ser vivo en viajar al espacio. Nueve vueltas al planeta, y sólo unas horas de los ocho a diez días estimados. Murió por exceso de calor y deshidratación, y la nave Sputnik que la transportó se desintegró en la atmósfera el 14 de abril de 1958 sobre las islas Antillas.

Cuando Yuri Gagarin viajó en 1961 al espacio a bordo del Vostok, desde el cosmódromo ruso de Baikonur, el vuelo a 327 kilómetros de altura implicó la separación de tres etapas de la nave, del cono de nariz y del bloque central para poder realizar un recorrido total de 40 mil 868 kilómetros en una hora 48 minutos; además de cables quemados y cápsula liberada en el descenso.

El 16 de junio de 1963 la rusa Valentina Tereshkova a bordo de la nave Vostok 6 se convirtió en la primera mujer cosmonauta en la historia de la humanidad, la cual durante 70 horas de vuelo orbitó 48 veces a la tierra 

Hace más de 20 años que la presencia humana en el espacio es permanente, en la Estación Espacial Internacional donde viven y trabajan especialistas, donde desarrollan experimentos que facilitan las comunicaciones o los pronósticos climatológicos, por ejemplo. Una permanencia que requiere el abasto continuo de los residentes del módulo.

Cada vuelo o lanzamiento espacial implica el desecho de objetos. Un recuento de Europa Press señalaba a Rusia, Estados Unidos y China como los mayores contaminantes, seguidos por Japón e India; pero también a otros países como Francia por sus envíos de aparatos espaciales.

Solo en la Luna, de acuerdo con una lista de Space.com a mayo de 2012, se habían depositado unos 18 mil kilogramos de objetos “basura”: desde partes de las naves y vehículos utilizados en las exploraciones, a sismógrafos, banderas, reflectores, controles remotos, cubiertas, y hasta medallas o una rama de olivo fabricada en oro. (Notimex)

emc



Ciencia

NASA lanza satélite mexicano en misión espacial

México hizo historia

Siete24.mx

Publicada

on

NASA Lanza satélite mexicano en misión espacial

Ciudad de México.— Este jueves, México hizo historia al colocar en el espacio el AztechSat-1, un nanosatélite diseñado por estudiantes de la Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla (UPAEP).

La nave Dragon, de la empresa SpaceX, impulsada por un cohete Falcon 9, despegó desde su base en Cabo Cañaveral, en Florida, cargada con suministros para la Estación Espacial Internacional, incluido el satélite mexicano AztechSat-1.

El AztechSat-1 es un nanosatélite de comunicación y sus características son:

• Pesa un kilogramo.
• Es una unidad de 10 cm por lado
• Su estructura es de aluminio de grado espacial
• Cuenta con celdas solares que captan energía y la guardan para el funcionamiento de todos los sistemas
• Su peso es de aproximadamente 1050 gramos.

Te puede interesar Nanosatélite mexicano ‘Aztechsat1’ surcará el espacio

Siete24.mx

ebv

Seguir leyendo

Ciencia

Pez payaso se suma a lista de especies amenazadas

Siete24.mx

Publicada

on

ESPECIAL

París.- El popular pez payaso se unió a la lista de especies amenazadas por los estragos del cambio climático.

Así lo advirtieron científicos internacionales del Centro Nacional de Investigación Científica de Francia (CNRS).

La investigación fue publicada en la revista científica Ecology Letters, que alertó sobre el riesgo de perder a la especie marina Amphiprioninae (nombre científico de esta esta especie).

Se explicó que el pez payaso carece de capacidad genética para adaptase a los cambios en su entorno.

Los científicos monitorearon por más de 10 años al pez payaso en las lagunas de la bahía de Kimbe, en Papúa Nueva Guinea, un punto decisivo debido al aumento de temperatura.

A través de un análisis genético de ADN pudieron valorar la capacidad que tiene para adaptarse a los cambios de su entorno y renovar su población, así como permitió saber que la calidad de su hábitat influía en las generaciones de familias de pez payaso.

Por su parte, el biólogo de la Institución Oceonográfica de Woods Hole (WHOI, por sus siglas en inglés), Simon Thorrold, destacó que este tipo de estudios de muestreo de ADN no se habían intentado.

“Si las anémonas y los arrecifes de coral, hogar de estos ejemplares, se ven afectados por un clima más cálido los peces payaso están en problemas”, dijo el científico.

Benoit Pujol, genetista del CNRS, comentó que no es razonable esperar a que se adapte genéticamente a este ritmo, sino que dependerá de la capacidad del ser humano para mantener la calidad de su hábitat.

Por último, el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés) advirtió que el aumento en la temperatura de los océanos ocasionará la pérdida de los arrecifes para 2070.

Tortuga bebé muere ahogada con plásticos

emc

Seguir leyendo

Te Recomendamos

error: ¡Contenido Protegido!