Connect with us
ESPECIAL ESPECIAL

Ciencia

Pirámide de la Luna podría ser el punto de partida en Teotihuacan

FUENTE: INAH
Avatar

Publicada

on

México.- La Pirámide de la Luna, segunda estructura principal de la Zona Arqueológica de Teotihuacan y remate de la Calzada de los Muertos, podría ser el punto de partida del diseño urbano de esta gran ciudad mesoamericana.

Dicha hipótesis es planteada por especialistas del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), en colaboración con expertos de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), tras corroborar la existencia de una cueva natural, a 15 metros de profundidad, bajo la icónica edificación.

En opinión de las doctoras Denisse L. Argote Espino y Verónica Ortega Cabrera, el hecho de que esta cavidad no fuera excavada por los habitantes prehispánicos, como en el caso de los túneles localizados debajo de la Pirámide del Sol y del Templo de la Serpiente Emplumada, ofrece una perspectiva novedosa sobre el origen de la planificación de la metrópoli, la cual vivió su apogeo hacia 300-650 d.C., en el periodo Clásico.

En un artículo publicado recientemente en la Journal of Archaeological Science, dedicada a la divulgación de técnicas y metodologías científicas aplicadas a la arqueología, las expertas señalan que hace tres décadas se pensaba que la cueva bajo la Pirámide del Sol era de origen natural.

Sin embargo, los estudios más recientes han confirmado que es de origen artificial al contrario de la hallada debajo de la Pirámide de la Luna.

Otro aspecto a considerar, precisan en el texto, elaborado junto con especialistas de la Facultad de Ingeniería y del Instituto de Geofísica de la UNAM, es que el Edificio 1 (100 a.C. y 50 d.C.), es decir, la primera de varias etapas constructivas de la Pirámide de la Luna, representa el monumento teotihuacano más antiguo conocido hasta la fecha, anterior al plan urbano que se observa en la actualidad.

Dicho edificio, “tenía un tamaño modesto y estaba relacionado con el mito de la montaña sagrada, simbolizado por el cercano Cerro Gordo.

Las primeras tres etapas constructivas se hicieron hacia el frente de la estructura y debajo de la Plataforma Adosada; posteriormente, la pirámide fue ampliándose hasta cubrir la citada cueva, por lo que otra pregunta radica en si la posición de esta cavidad influyó en las sucesivas expansiones de la Pirámide de la Luna”.

Mediante la combinación de técnicas geofísicas no invasivas y que, por tanto, no perturban el contexto arqueológico, como es la Tomografía de Resistividad Eléctrica (ERT, por sus siglas en inglés), el equipo de expertos —conformado por Andrés Tejero, Martín Cárdenas, Gerardo Cifuentes, René E. Chávez, Esteban Hernández-Quintero y Alejandro García— confirmó, a mediados de 2017, la existencia de una cueva o sistema de cavernas a 15 metros, aproximadamente, en el subsuelo de la pirámide.

Dado que los métodos eléctricos pueden tener dificultades para distinguir con precisión entre una roca altamente compactada y una oquedad (ambos pueden mostrar valores similares de alta resistividad), adicional a la ERT y como medio de validación, se aplicó una Tomografía de Ruido Ambiental (ANT).

Las áreas investigadas con estos métodos fueron la Pirámide de la Luna y sus flancos norte y este.

Tras la obtención de las primeras inversiones de los datos, surgió la posibilidad de túneles de entrada en los flancos este y norte de la pirámide, por lo que se decidió realizar seis perfiles adicionales en segunda dimensión (2D), a través de un diseño de configuración de electrodos.

Los resultados generales mostraron un cuerpo que podría asociarse con una cueva o sistema de cavernas, de probable origen natural, debajo de la pirámide.

El conducto, de 20 metros de ancho y aproximadamente 15 m de profundidad, está ubicado hacia el centro de la actual Pirámide de la Luna y orientado hacia el Cerro Gordo, lo que parece confirmar su relación simbólica.

La cavidad parece estar más centrada hacia las fases constructivas —cuarta a la séptima— de la pirámide, ampliaciones arquitectónicas realizadas entre los años 150 y 450 d.C.

En el marco de la campaña “Contigo en la Distancia”, impulsada por la Secretaría de Cultura, la arqueóloga Denisse Argote, investigadora de la Dirección de Estudios Arqueológicos del INAH, agrega que el análisis del modelo 3D-ERT sugiere dos posibles túneles de entrada en los lados norte y este de la estructura.

Asimismo, los datos obtenidos también indican una probable extensión hacia la esquina sureste, en dirección de la plaza; para corroborarlo se requieren nuevas exploraciones en la Pirámide y la Plaza de la Luna.

Sin embargo, los perfiles 2D-ERT realizados en las secciones norte y este, solo respaldan la hipótesis de un acceso artificial al oriente de la edificación. El túnel o conducto subterráneo se encuentra, aproximadamente, a 11 metros de profundidad y tiene un patrón sinuoso de, por lo menos, 40 m de largo.

LEE LLuvias fuertes para este miércoles en México

emc



Dejanos un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ciencia

¿El hombre regresará a la Luna?

Emanuel Mendoza Cancino

Publicada

on

Hallan datos inequívocos de agua en la Luna

México.- La confirmación de la NASA de la existencia de agua en la Luna es un gran avance para la ciencia y la carrera espacial, pero implica retos tecnológicos que se tendrán que resolver, aunque también se vislumbra la presencia humana en un futuro cercano, coincidieron en señalar científicos de la UNAM. 

“El agua es una molécula esencial para los seres vivos, y el hecho de que se encuentre en la Luna abre la posibilidad de que pueda ser utilizada para las futuras misiones que vayan a la Luna, que se establezcan con usos variados: para consumo humano, para producir combustible y para producir oxígeno que se requiere para la respiración”, afirmó Rafael Navarro González, astrobiólogo del Instituto de Ciencias Nucleares (ICN) de la UNAM. 

Con este descubrimiento, se vislumbra más cerca la presencia de una futura colonia humana en la Luna. 

En este momento hay una nave espacial que viaja a Marte, el robot Perseverance, el cual llegará al planeta rojo en febrero del próximo año y estudiará muestras de manera remota. “En esta y otras misiones se involucran humanos y va a ser importante ir a la Luna para de ahí poder ir a Marte, porque será necesario establecer una base en la Luna, y después una en Marte”, señaló. 

Navarro agregó: hoy se sabe que hay agua en la superficie de la Luna, pero no es agua como la que tenemos para beber en la Tierra, sino que está dentro de los cristales de los minerales de la Luna, y esa agua no es fácil que sea utilizada por los organismos. Pero mediante diferentes métodos puede ser extraída y utilizada para el consumo humano. 

“Lo demás que se reporta es una detección de zonas frías en el subsuelo de la Luna, que podrían tener agua congelada, más fácil de extraer que la cristalizada”, precisó.  

José Franco López, investigador del Instituto de Astronomía (IA), expuso que un día lunar dura de 28 días, 14 días de Sol y 14 de noche, porque el movimiento de la Luna alrededor de la Tierra está sincronizado con la rotación misma de la Luna.  

La temperatura en ese sitio durante el día llega a 150 grados centígrados, lo cual hace que cualquier elemento volátil, como el agua, se evapore, mientras que en la noche la temperatura baja a menos 150 o 170 grados, entonces cualquier elemento que esté flotando en su atmósfera tenue se va a la corteza lunar. 

“Cualquier agua que pueda existir en la parte superficial o un poco debajo de la superficie de la Luna se evapora durante el día y se vuelve a condensar durante la noche, así que quizá en la Luna exista un ciclo del agua. Además, en los cráteres que están cerca de los polos lunares, donde nunca da el Sol, se mantiene agua congelada a menos 150 grados, es una roca sólida que puede estar estable durante millones de años”, detalló. 

Franco explicó que se tendría que enviar sondas para extracción minera con sistemas robóticos, a fin de que extraigan el hielo, lo fundieran y almacenaran para luego llevarlo a una base. “En los próximos años hay que generar las sondas robóticas en la Tierra, lanzarlas y ponerlas a trabajar”. 

Proyecto SOFIA 

La nueva confirmación se logró con el Proyecto SOFIA, un avión de la NASA que vuela muy alto. Se trata de un observatorio volador que tiene un telescopio infrarrojo integrado, donde el techo de la aeronave se abre para que el telescopio pueda observar el cielo.  

“Este equipo detectó con precisión la molécula de agua, con lo que hay un signo muy claro de que es agua y se pueden hacer estimados de cuánta hay. Aunque es poca comparada con la Tierra, es suficiente para en un futuro ser utilizada por una colonia humana”, dijo Franco. 

LEE Lo que debes saber del horario de invierno

emc

Seguir leyendo

Ciencia

Hallan datos inequívocos de agua en la Luna

Avatar

Publicada

on

Por

Hallan datos inequívocos de agua en la Luna

Ciudad de México.— La NASA confirmó que hay agua en la Luna. Nuevas observaciones apuntan a que el satélite tiene grandes reservas de hielo que podrán ser claves para las misiones tripuladas.

Una investigación dirigida por la Universidad de Colorado Boulder publicada en Nature Astronomy, divulgó el resultado de dos estudios firmados por científicos estadounidenses a partir de datos proporcionados por la NASA.

Uno de los cuales señala la “inequívoca detección de agua molecular en la Luna” y el otro sugiere que aproximadamente 40 mil metros cuadrados de su superficie, de los que un 40% están en el sur, tiene la capacidad de retener agua en las llamadas trampas frías.

Hace dos años ya se habían detectado signos de hidratación en la superficie lunar, particularmente alrededor del polo Sur; que posiblemente correspondían a la presencia de agua, pero el método empleado no podía diferenciar si se trataba de agua molecular o de hidroxiles (radicales llamados OH).

De acuerdo con Nature Astronomy, el telescopio de la NASA montado a bordo del Boeing 747 ha captado luz infrarroja en una longitud de onda que solo puede emitir el agua.

“No hay ningún otro material en la Luna que pudiera dar esa misma señal”, explicaron los responsables del trabajo.

Los científicos señalan que la abundancia de agua en este cráter es de unos 200 microgramos por cada gramo de tierra lunar.

Según el estudio, el agua del cráter Clavius no está en grandes superficies de hielo puro; sino en pequeños depósitos acumulados entre la tierra o atrapados en cristales producidos por pequeños impactos de asteroides.

“La sonda Chandrayaan-1 detectó hielo de agua en los polos lunares en zonas no iluminadas por el Sol. Ahora presentamos pruebas concluyentes de que hay moléculas de agua también en las zonas iluminadas”, explicaron los investigadores.

LEE La Tierra, responsable de oxidación de suelo lunar

ebv

Seguir leyendo

Te Recomendamos