Muchas personas tienen fobia a las agujas y no soportan que les administren medicación por medio de inyecciones

México.— Si eres de las personas que tiembla cada vez que le administran medicamentos por vía intravenosa, eso pronto llegará a su fin.

Ahora, estos pacientes pueden estar tranquilos gracias a Prime, un dispositivo capaz de poner inyecciones sin necesidad de agujas.

Los científicos llevan años trabajando en alternativas menos dolorosas e invasivas a las jeringas para la entrega de medicamentos. Gracias a sus avances, en los últimos tiempos se han conocido diversas soluciones para administrar fármacos sin dolor, como los parches de microagujas, corrientes eléctricas e incluso una píldora inteligente.

Prime es una de estas alternativas a las agujas para poner inyecciones sin dolor. Se trata de un dispositivo del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT por sus siglas en inglés) cuyo desarrollo empezó en el año 2012. Ahora está a punto de alcanzar un acuerdo de comercialización, por lo que podría llegar al mercado muy pronto.

Este dispositivo se adapta a una amplia gama de productos terapéuticos elaborados a partir de componentes biológicos, como los tratamientos hormonales, insulina, vacunas y otras terapias para enfermedades crónicas, que actualmente requieren ser inyectados en los pacientes con una aguja.

Poner una inyección con Prime es una tarea bastante sencilla. Los fármacos se cargan en un recipiente desechable que tiene una pequeña boquilla en la punta y que se coloca en el dispositivo. Después, un poderoso actuador electromagnético empuja un pistón en el recipiente, presurizando el medicamento y expulsando un chorro del grosor de un cabello a alta presión a través de la boquilla.

El mecanismo se basa en las fuerzas de Lorentz, que son aquellas que se ejercen por el campo magnético al recibir una partícula cargada o una corriente eléctrica. Consta de un imán muy pequeño y potente rodeado por una bobina de alambre unida al émbolo de una cápsula que contiene los fármacos a inyectar. Cuando se aplica una corriente eléctrica, ésta interacciona con el campo magnético y produce una fuerza tal que empuja el pistón, permitiendo que la cápsula se abra e inyecte su contenido a gran velocidad a través de la piel.

El líquido sale a una velocidad de 200 m/s, penetrando en la piel y el tejido rápidamente y sin dolor. En sólo medio segundo entrega una dosis de 1 ml, mientras que una jeringa con una aguja hipodérmica necesita entre 10 y 20 segundos.

El nuevo mecanismo no tiene restricciones de tamaño y, además, la corriente aplicada se puede modular para adaptarse tanto a la velocidad de inyección deseada, como a las características propias de cada piel.

"No es lo mismo inyectar una vacuna a través de la piel de un bebé que hacerlo en la mía, obviamente se necesita mayor presión en mi caso", explica Catherine Hogan, una de las autoras.

La compañía farmacéutica japonesa Takeda será la encargada de comercializar Prime para administrar sus medicamentos. El primer fármaco que podría entregar sería el Entyvio, un anticuerpo para adultos con colitis ulcerosa o enfermedad de Crohn que actualmente se administra a través de infusión intravenosa.

Aunque el sistema aún se encuentra en pruebas, seguro que a partir de ahora las personas con fobia a las agujas ya podrán respirar más tranquilas.