Connect with us
salud, ungüentos caseros, medicinas, salud, ungüentos caseros, medicinas,

Estilo

Ungüentos caseros para tratar heridas, un riesgo para la salud

Avatar

Publicada

on

Ciudad de México.— Ungüentos de miel, café, pasta de dientes, clara de huevo o venenos de arañas y serpientes son utilizados por la población para sanar úlceras y heridas, sin saber que ello puede generar infecciones y complicaciones, advirtieron especialistas.

“Esto es como torear la herida, entre más cosas le eches, que no estén bien, adecuadas, las vuelve más resistentes y más crónicas”, aseveró Costanza Cabrera, del Centro de Excelencia en el Cuidado de las Heridas y Ostomías.

Subrayó que la primera recomendación es acudir con los especialistas para recibir el tratamiento adecuado y la lavar las heridas con jabón normal (no antiséptico), así como disminuir el uso de cremas y talcos irritantes.

Te puede interesar Preocupa crisis en el Sector Salud

En conferencia de prensa, expertos señalaron que las úlceras o heridas generadas por permanecer mucho tiempo en una posición, por pie diabético o por estomas -abertura por procedimiento quirúrgico para las heces o la orina- requieren de atención primaria; sin embargo, muchas personas recurren a los remedios caseros ante la falta de espacios especializados.

Asimismo, expusieron que los tratamientos convencionales para tratar las heridas generan que cada paciente desembolse alrededor de 150 y 500 dólares al mes, según el nivel de complicación.

“Hay pacientes que, por ahorrar, utilizan una bolsa (para almacenar orina y heces fecales) hasta por una semana, es decir, la lavan y la reutilizan, cuando lo normal sería que cada dos días la cambiaran”, expuso Francisco Freyria, director general de Futeje I.A.P.

Ello también puede generar infecciones, por lo que es necesario la educación, la capacitación y mantener más espacios especializados que puedan abaratar los costos de estos tratamientos.

Te puede interesar Advierten que en México se oculta desabasto de medicinas

Sobre el tema, Claudia Leija Hernández, directora de Enfermería de la Comisión Permanente de Enfermería de la Secretaría de Salud, recalcó la necesidad de incrementar las Clínicas de Heridas y colocarlas en el primer nivel de atención, ya que hasta el momento se encuentran solo en 246 hospitales.

“Esta es una propuesta para tener estos equipos multidisciplinarios de primer nivel y sobre todo para poder abarcar el tema de prevención”, dijo la especialista, quien recordó que en otros gobiernos se daba mayor prioridad al segundo y tercer nivel de atención, mientras que en la administración actual se pondrá énfasis en el fortalecimiento del primer nivel.

Se llevaron a cabo las ponencias de diversos expertos durante la presentación del Centro Especializado para el Manejo Avanzado de Heridas y Ostomías de ConvaTec, donde se destacó que entre las heridas más recurrentes se encuentran las traumáticas, con 26.6 por ciento, seguidas del pie diabético con 23.4 por ciento.

Además se indicó que 13 por ciento de los pacientes que permanecen en una institución de salud corren el riesgo de desarrollar una úlcera por presión, es decir, por permanecer mucho tiempo en la misma posición.

(Notimex)

ebv

Comentarios

Estilo

Home Office provoca estrés laboral a mexicanos

Avatar

Publicada

on

Por

Home Office provoca estrés laboral a mexicanos

Ciudad de México.— México es uno de los países con mayor estrés laboral a nivel mundial, pues aproximadamente el 75 por ciento de la fuerza de trabajo lo adolece.

La pandemia del Covid agrava la situación con la aparición del tecnoestrés, aseguró Erika Villavicencio-Ayub, de la Facultad de Psicología (FP) de la UNAM.

La especialista universitaria en salud ocupacional indicó que, previo a la pandemia, hasta el 25 por ciento de los trabajadores tenía algún trastorno mental; tal como depresión, aunque no necesariamente requerían tratamiento psiquiátrico.

Según sus estimaciones, es muy probable que esa cifra ascendiera para tener hoy uno de cada dos trabajadores con algún padecimiento mental.

Ante esto, la investigadora sugirió a instituciones y empresas establecer programas de contención emocional; así como reforzar las habilidades de los líderes que son el eje central de los equipos de trabajo en la función de facilitadores; y proveer una cultura laboral enfocada al bienestar de la persona.

Tecnoestrés y desconexión

Villavicencio-Ayub expuso que alrededor del 70 por ciento del trabajo en México se realiza en la modalidad de teletrabajo, aunque la cifra está en constante cambio por las medidas implementadas por la Secretaría de Salud en algunas entidades federativas.

Hay personas, explicó, que siguen en confinamiento, en el llamado home office. Otras tienen un esquema mixto para evitar saturar los centros laborales, y una parte in situ (en el sitio), porque su cometido es la producción o el trabajo físico.

Para la especialista no hay que olvidar que el empleado es un ser biopsicosocial, y cuando en su labor la fórmula se desequilibra y se le asignan jornadas y cargas más fuertes, el jefe o el dueño de la organización se siente con el derecho de exigir que esté conectado 24/7, incluidos fines de semana, obviamente se considera una cultura laboral tóxica que conlleva al estrés, y que repercute en la productividad.

“Ahí aparece el denominado tecnoestrés, derivado del uso desadaptativo de las tecnologías. Aunque depende de la situación, también podemos hablar de una tecnofatiga, cuando se está expuesto a largas horas con exceso de carga laboral”, añadió.

Esto sucede porque el cerebro está acostumbrado y reacciona a estímulos que son físicos. Migrarlo a las plataformas digitales trae una serie de configuraciones distintas en donde hace un esfuerzo adicional mientras se habitúa a interactuar con estas distintas expresiones de comunicación, precisó.

¿Tengo tecnoestrés?

Villavicencio-Ayub indicó que algunos de los síntomas son compartidos con otros trastornos, aunque una de las primeras señales se manifiesta en la piel y la caída del cabello. Algunas otras como la afectación del ciclo sueño-vigilia, además de presentar dificultades para conciliarlo.

Otro trastorno es el consumo excesivo de alimentos. Hay personas a las que se les suma el exceso de conectividad con preocupaciones y angustias, depresión, miedos; y pudiera ser que los índices de estos se eleven y se acompañen con el mismo tecnoestrés.

“Si hablo con mi jefe de que estoy estresado corro el riesgo de que me quite de la fila, porque ya no soy el soldado que necesita en esta guerra, ¿y qué hacemos?, lo escondemos y lo desquitamos con la gente que más confianza tenemos: pareja, hijos, padres y llevamos el estrés laboral a un conflicto familiar”, describió.

Recomendaciones

La investigadora urge a una reforma legal en materia de la Ley Federal del Trabajo, a fin de que se establezca el derecho del trabajador a desconectarse fuera de los horarios convenidos de trabajo.

“Que esa desconexión se respete por ley, porque las personas necesitamos atender otros aspectos de la vida. Como seres biopsicosociales se ha invadido el hogar por estas causas; y en la medida que la persona pueda equilibrar su vida, tener descanso y actividades y despejarse mentalmente, sacará el desgaste que tiene por esta conectividad”.

Es momento, dijo, de organizar los equipos colaborativos para responder y llegar a un índice de productividad más alto con menos desgaste personal.

LEE Mantener el “home office” después de la crisis del Coronavirus

ebv

Seguir leyendo

Estilo

UNAM llama a conservar a los amigos… aunque sea por Zoom

Avatar

Publicada

on

Por

especial

México.- La tecnología juega hoy un papel importante en salud, comunicación y amistad, por lo cual es necesario usar las nuevas herramientas de comunicación para mantener la interacción social y disminuir la ansiedad causada por el confinamiento, afirmó el académico de la Facultad de Psicología (FP) de la UNAM, Hugo Sánchez Castillo. 

“Tenemos que adaptarnos a nuevas cuestiones e interacciones sociales. Los estudiantes hablan del “Zoomestre”, o la “Zoomfiesta” y hemos empezado a ver cómo nos vamos adaptando, pero aún queda mucho camino por recorrer”, dijo al participar en el programa “La UNAM responde”. 

El especialista del Departamento de Psicobiología y Neurociencia de la mencionada entidad académica se refirió al aislamiento y consideró que es una situación altamente estresante para los humanos, en la que suben los niveles de ansiedad; además, durante la emergencia sanitaria se confunde el distanciamiento social con aislamiento. 

Si bien mediante los nuevos instrumentos de comunicación no es posible abrazar a los amigos o familiares, sí ayudan a verlos y escucharlos. ”El manejo emocional no es sólo una cuestión de contacto físico, sino visual y auditivo”. 

El experto universitario indicó que se debe aceptar el uso de las tecnologías como una nueva forma de sociabilización y disfrutarla, ya que no regresará la condición previa a la pandemia por la COVID-19.  

Y remarcó: son importantes para los adultos mayores que han sido confinados de manera más restrictiva. De igual manera para los niños quienes fueron separados de sus amistades, a quienes necesitan en procesos importantes como el juego. 

La tecnología, refirió Sánchez Castillo, también ayuda a comunicar a pacientes con sus familiares; y a quienes quedaron varados en otros países por la pandemia, por ejemplo. 

“En Europa hubo momentos muy crudos. Hubo personas que sabían que iban a fallecer, pero no podían exponer a sus familiares a una situación de alto riesgo de contagio y la tecnología jugó un papel primordial porque podían ver al paciente mediante una tableta y  platicar con él fue una como un ritual de despedida”, expuso. 

¿Conservar la amistad? 

La amistad es una relación altamente reforzante que permite generar lazos y liberar oxitocina. También entran en juego neurotransmisores como la dopamina, la serotonina y hay una disminución de la hormona del estrés, lo que nos ayuda a sentirnos relajados y con expectativa con el otro, agregó el universitario. 

Implica afinidades, disfrutar la compañía de una persona y del establecimiento de lazos que pueden durar muchos años. 

“Tenemos que aceptar que somos humanos y tenemos problemas y utilizar las herramientas tecnológicas para hacer lo mismo que hacíamos con nuestros amigos: hablarles cuando estoy de buenas, pero también cuando tengo un problema, para sentirme libre”, dijo.  

Expuso que su utilización se extendió a la atención de la salud mental. “Si no puedo regular la emoción, si me siento estresado, que se están incrementando mis niveles de ira, es importante saber que puedo contar con atención por estos medios”, remarcó.  

Lo anterior es necesario para evitar situaciones más peligrosas, ya que durante el confinamiento también aumentó la violencia intrafamiliar contra las mujeres, niñas y niños. “Esto significa que el aislamiento ha puesto condiciones en las que fácilmente han explotado estos problemas”, concluyó. 

LEE 13 muertos tras volcadura de autobús en Chiapas

emc

Seguir leyendo

Te Recomendamos