Quique Muñoz/Foto: Televisa

Sus compañeros lo recuerdan por su calidad humana

México.- Un buen reportero, curioso, pero sobre todo un extraordinario ser humano, así recuerdan amigos y colegas al buen Quique Muñoz.

Enrique Muñoz, tenía 56 años, era diabético y estaba hospitalizado, pero tuvo una crisis renal y sufrió un infarto, informó Jorge "el burro" van Rankin en el matutino Hoy, citando a la familia del reportero.

Los conductores del programa Expreso de la mañana, Ana Lucía Ordoñana y David Ramos, “el Reporñero”, relataron que la convivencia con Enrique “Quique” Muñoz, quien falleció este jueves, era tan grande que se convirtieron en una "familia muégano”.

“El Reporñero” indicó que Quique se sintió mal el lunes pasado y estuvo en el hospital, “era un pequeño susto, él era diabético, pero se complicó, la noticia fue totalmente sorpresiva, así es la vida”.

Destacó el sentido del humor, calidad humana y simpatía que le caracterizaba a Enrique, quien daba recomendaciones de lugares para ir a comer en la Ciudad de México en su sección Viernes Culinario.

Tenía 15 años de conocerlo, era como un padre para mí, me daba consejos, era un tipo realmente pleno, bueno en su trabajo, educado, de esas personas que te da mucha tristeza y coraje que se vayan de este mundo. Compartí muchísimas cosas con él, nos hicimos como familia muégano”.

YA VISTE: Muere Enrique Muñoz, El reporteronte

A su vez, Ana Lucía Ordoñana recordó que cuando llegó hace siete años al programa la recibió con una sonrisa; “convivíamos con él tres horas diarias, siempre tuvo una sonrisa y buena actitud con todos, tenía esa capacidad de hacernos reír”.

La presentadora indicó que tenía una química especial con el público, incluso “cuando salíamos de Televisa, la gente trataba de llamar su atención y le gritaba ¡Enrique! ¡Reporteronte!”.

“Siempre tuvo una sonrisa con la gente, siempre fue responsable, hablaba de su familia, de su nieta Natalia y llegaba a enseñarnos videos de ella, hace como dos semanas nos platicó que sería nuevamente abuelo”, comentó.

Coincidió en que todo el equipo del programa de noticias se convirtió en una familia “siempre estamos aquí juntos, estamos todas las mañanas siempre conviviendo y (Quique) fue una persona que siempre estuvo presente para nosotros, siempre tenía una palabra amable, nos hacía reír con su seriedad, con sus buenas puntadas”.

En 2007, Enrique Muñoz se unió al equipo de Matutino express, ahora Expreso de la mañana, donde fungía como vínculo entre los televidentes y el programa por sus enlaces y el Viernes Culinario.

“Nos gustaban los videos de comida y nos antojábamos lo que veíamos; llegaba en las mañanas y se iba al puesto de jugos con Ulises de la Torre y ‘el Repor’ y nos traía piña con pepino, chile y limón. Siempre estaba preocupado por consentirnos de alguna forma”, recordó.

La semana pasada, Enrique Muñoz presentó su último trabajo para el programa, que fue un recorrido gourmet por la colonia Tacuba, de la Ciudad de México. En ese espacio habló sobre un local de pancita y quesadillas con tortillas hechas a mano.

Quique Muñoz

npq