Connect with us
Bullying y ciberbullying Bullying y ciberbullying

Unión Mujer

Bullying y ciberbullying

Unión Mujer

Publicada

on

Hoy más que nunca es un tema que como sociedad debemos prevenir y detener. ¿Dónde empieza?, ¿Cómo frenarlo? ¿Dónde termina?, ¿Cómo prevenirlo? ¿Cómo detectarlo? ¿Tu hijo es el agresor? ¿Tu hijo es la víctima? ¿Qué papel juegan los observadores? Durante la pandemia, ¿el bullying ha desaparecido o ha aumentado?

Mientras escuchamos estas preguntas, oímos casos cercanos, nos duele, nos preocupa e intentamos entender cómo y por qué se ha convertido cada vez en un tema más común en nuestra sociedad. Pienso que gran parte del problema radica en la falta de empatía. Es necesario fomentar y generar empatía y generosidad en los niños desde edades muy tempranas y no provocar actitudes egoístas, el individualismo o el materialismo pensando que es lo que necesitan y que es lo mejor para ellos.

La empatía como hermanos, amigos, como padres de familia, como mujeres, como hombres, como maestros, como parte de la sociedad, es justamente lo que necesitamos. Podemos ver que en cada niño que agrede, hay un niño que sólo piensa en sí mismo, que vive inmerso en su propio universo, que piensa que su verdad es la única, que sólo él tiene la razón, que sólo él importa y no es capaz de aceptar ni de ver a nadie más. Es incapaz de darse cuenta que todos valen lo mismo y de ver el sufrimiento o de ponerse en el lugar de aquella persona que está siendo agredida, atacada, juzgada o criticada.

El bullying implica, según APA “un conjunto de comportamientos de carácter agresivo e intencional que implica un desequilibrio de poder o fuerza. Puede ser físico, verbal, psicológico”. El cyberbullying es “una agresión repetitiva de uno o más individuos en contra de una persona, utilizando dispositivos o servicios de tecnología”.

Cuando hablamos de que es un tema que debemos prevenir y detener me refiero a que hoy, en el 2020, a los padres de familia nos toca estar alerta de esta situación más que nunca, ya que no tenemos la perspectiva tan amplia, ni el apoyo por parte de los maestros ni de los amigos de la forma como estábamos acostumbrados. Por lo tanto en estos momentos el cyberbullying está sucediendo justamente dentro de nuestras casas y es difícil detectarlo.

Los niños actualmente tienen más acceso a internet que nunca, tanto la parte académica como la social están puestas en las redes y los dispositivos y podemos observar a los niños con 5 ó 6 años hasta adolescentes con problemas de ansiedad, inseguridad, bajo rendimiento escolar, apatía, insomnio y depresión.

Empecemos por nuestra casa, empecemos por nosotros mismos, por evitar estereotipos y falsas creencias, por evitar creer que sólo nosotros tenemos la razón, empecemos por preocuparnos también por los demás y no sólo por nosotros mismos, por hacernos responsables de lo que hacemos y lo que decimos.

Es necesario que generemos un ambiente de confianza y seguridad en donde los niños tengan la certeza de encontrar apoyo y comprensión al menos con algún miembro de la familia; que pase lo que pase tienen alguien para acompañarlos, escucharlos, entenderlos y apoyarlos; ya sea que él haya sido el agresor, la víctima o uno de los espectadores, independientemente de la edad que tenga y de las circunstancias en las que vivamos. Si nosotros mostramos empatía, nuestros hijos tendrán la confianza y la libertad de hablar con nosotros; y ellos a su vez aprenderán a pensar en los demás, ahora, en el momento que les está tocando vivir y posteriormente lograrán ser jóvenes y adultos más responsables y empáticos.

LEE Feminismo, exclusivo o excluyente

Cristina Llaca



Dejanos un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Estilo

No es ayuda: es corresponsabilidad

Unión Mujer

Publicada

on

No es ayuda: es corresponsabilidad

Por @soymamafeminista

Mi nueva palabra favorita es CORRESPONSABILIDAD porque después de 3 años de ser mamá y convivir con otras madres escucho a diario: “mi pareja no me ayuda”.

La corresponsabilidad es la repartición equilibrada de tareas domésticas, responsabilidades familiares y el cuidado/crianza de los hijos e hijas para que haya una distribución justa.

Esto quiere decir que hombres y mujeres asuman por igual la responsabilidad y las tareas que implican mantener el hogar y el cuidado de los hijos e hijas para terminar con la división sexista que empieza desde la infancia.

Ésta inicia en casa viendo a mamá y a papá (los roles que cada uno desempeña), también con los juguetes cuando los de niños son coches, pistolas, etc.. y los de niña son bebés, muñecas, cocinas…(cuando un niño juega con un bebé está aprendiendo a paternar).

El problema es que las tareas domésticas y el cuidado no son valoradas, son invisibles y se asumen como rol de las mujeres. Asimismo no hay un reconocimiento; son tareas rutinarias, sin horarios, sin condiciones laborales, sin sueldo, sin vacaciones, sin valor curricular ni crecimiento profesional pero al final ES UN TRABAJO IMPORTANTE PARA MANTENER EL BIENESTAR DE LOS MIEMBROS DEL HOGAR.

No habrá una equidad real cuando la mujer desempeña el doble o triple de jornadas de trabajo renunciando a su tiempo libre/de ocio/descanso. En la actualidad el resultado de esto es que tenemos a mujeres exhaustas.

¿Qué podemos hacer?

Una negociación para pactar las tareas domésticas y cuidados. Es importante hablar sobre el reparto equitativo y los beneficios. Recuerda: NO ES AYUDA.

El ideal es que tengamos igualdad de tiempos y oportunidades tanto para el trabajo/estudio como para el ocio/descanso.

¿Ustedes ya hablaron sobre CORRESPONSABILIDAD en su hogar?

LEE Carta a mis hijas

Seguir leyendo

Unión Mujer

Entrevista a familia Taboada Barrios

Unión Mujer

Publicada

on

Entrevista a familia Taboada Barrios

Por María Eugenia Llamas

Ainhoa, de 5 años tiene diagnóstico de Leucemia Linfoblástica Aguda (LLA)

¿En qué aspectos creen que la enfermedad que vive Ainhoa les ha ayudado como matrimonio y como familia?

Como matrimonio a trabajar en equipo, a ser apoyo cuando uno de los 2 siente que ya no puede más.

Como familia aprendes a valorar los pequeños grandes momentos que la vida nos regala juntos.

Aprendes a ver lo extraordinario en lo que antes era cotidiano.

¿Qué cuidados especiales tienen con Ainhoa respecto a alimentación, socialización, actividad física, etc.?

Ainhoa en el inicio de su tratamiento sufrió una pancreatitis con perdida del 50% de su páncreas, motivo por el cual su cuerpo no produce suficiente insulina y a raíz de esto lleva dieta de una persona diabética: Baja en carbohidratos y azúcares, no grasas.

Hemos aprendido junto con ella a comer más saludable, incrementamos la higiene en la limpieza de los alimentos que consume para evitar cualquier infección ya que por las quimioterapias suelen tener sus defensas muy bajas y cualquier infección en un paciente oncológico es un riesgo.

En el tema social, básicamente llevamos ya casi 2 años en “cuarentena”, un tratamiento convencional de leucemia dura aproximadamente 2 años y medio, ahora mucha gente podrá entender con la pandemia lo que vive una familia con algún integrante bajo tratamiento Oncológico, puesto que saben lo que significa no poder ver a tus abuelos y familia o a tus amigos del kinder… El no poder ir a comer a tu restaurante favorito o planear tus vacaciones.

Respecto a la actividad física Ainhoa práctica Ballet, forma parte de la generación fundadora de BALLET TELETON HITO, y le ha ayudado demasiado a recuperar fuerza y a liberar sus emociones a través del baile.

No puede realizar actividades de alto impacto puesto que al inicio del tratamiento le colocaron un puerto (catéter venoso central) bajo la piel en el pecho y lo debemos de cuidar mucho.

¿Qué le dirían a los papás de otros niños que han sido diagnosticados con cáncer?
A otros papás que están atravesando por este difícil momento les diría, que sé lo que están sintiendo, que no están solos, que se aferren a Dios y que abracen su Fe, porque solo El, nos da la fuerza, cuando no sabemos de dónde sacarla y cuando no sabemos cuánto es que somos capaces de soportar.

Pero, sobre todo, que no dejen de luchar porque se puede lograr.

¿Qué papel jugaron la familia y los amigos en el proceso del tratamiento?
El papel que jugaron nuestra familia y amigos más cercanos fue primordial, sin ellos definitivamente no lo hubiéramos podido lograr, en cuanto a cuidar a nuestra otra bebé mientras nosotros estábamos de tiempo completo en el hospital, económicamente también porque solventar este tipo de tratamientos es muy costoso, gracias a Dios nosotros contamos con seguro de gastos médicos y sin duda un consejo que podemos darle a cualquier papá o a cualquier persona es que cuenten con un seguro de gastos médicos por qué nunca sabes cuándo lo vas a necesitar.

¿Qué han aprendido de este período de vida?
Hemos aprendido a vivir el presente, a disfrutar los pequeños detalles, a no ahogarnos en un vaso de agua, a ser más agradecidos y a enfrentar la adversidad con la mejor de las caras posibles.

¿Cuál es la mejor forma en la que se puede apoyar a una familia que está pasando por una situación de un familiar (niño o niña) con cáncer?
Seguramente cada familia tendrá sus propias necesidades, pero en nuestro caso particular el mantenerse informados sobre la enfermedad, cuidarse es una forma de cuidar a nuestros niños, haciendo uso de cubre bocas cuando visitan a un familiar en tratamiento y vacunarse.

Apoyar en tareas cotidianas: para una mamá con hijo en tratamiento implica para ella estar gran parte de su día al cuidado del paciente dentro del hospital o ya en casa.
Pero sobre todo el saber que nos tienen encomendados en sus oraciones nos ha fortalecido mucho.

¿Qué cosas los hacían sentir mejor cuando Ainhoa estaba delicada?
Honestamente cuando estuvo más delicada solo 3 cosas me daban paz: orar, verla sonreír a pesar de lo que estaba pasando, nunca dejo de iluminarnos con una sonrisa dándonos muestra de su fortaleza y llegar a casa y recibir un abrazo de mi otra bebé.

¿Qué fue lo más difícil de sobrellevar durante todo el período del tratamiento de Ainhoa?
Lo más difícil de sobrellevar… Enfrentar y aceptar el diagnóstico y ver a tu hija sufrir.

La conversación con la mamá de Ainhoa nos ayuda a darnos cuenta de la realidad que viven algunas familias que tienen en casa a alguien con una enfermedad, a ser agradecidos por la salud de los niños y las niñas que nos rodean y a poner en una balanza nuestras preocupaciones diarias para poder distinguir un problema de algo que no lo es.

LEE La violencia psicológica contra las mujeres: Realidades, retos y oportunidades

Seguir leyendo

Te Recomendamos