Connect with us

Cultura

¿Quién fue Francisco Toledo?

Norma Pérez Quiroz

Publicada

on

México.- El artista oaxaqueño Francisco Toledo, fallecido este jueves a los 79 años, fue un pintor polifacético con una obra universal alimentada por la tradición indígena de su estado natal, Oaxaca, especialmente por la cultura zapoteca, de la que provenía.

Famoso por un gran activismo social -una denuncia suya permitió recuperar obras de arte que se exponen en la residencia presidencial de México, Toledo desarrolló una vasta obra arraigada en lo zapoteca y la herencia prehispánicas de Oaxaca, estado que es un crisol de culturas indígenas.

TE PUEDE INTERESAR: Muere Francisco Toledo a los 79 años

Francisco Benjamín López Toledo nació el 17 de julio de 1940 en Juchitán. Fue el cuarto de siete hijos de la pareja formada por Francisco López, dependiente comercial, y Natalia Toledo, de familia de matanceros y dio muestras de genialidad artística desde su primera infancia.

Al constatar sus habilidades artísticas, su padre las alentó al permitirle pintar las paredes de su casa para saciar la ola creativa de su hijo.

Después de estudiar la educación básica en Oaxaca, Toledo llegó a los 17 años de edad a la Ciudad de México tomar clases en el taller de grabado en la Escuela de Diseños y Artesanías del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA).

Ya con 19 años de edad, expuso sus obras en México y en Fort Worth, Texas (EE.UU.) y en 1960 obtuvo una beca (1960-1965) para estudiar en París (Francia), donde consolidó su carrera al trabajar con el pintor británico Stanley Hayter.

En la ciudad parisina conoció al pintor mexicano, también oaxaqueño, Rufino Tamayo, y al poeta mexicano Octavio Paz.

Al volver a México, se dedicó a desplegar en Oxaca todo su arte con obra de pintura, acuarela, óleos, gouché y fresco, además de haber incursionado en la litografía, la cerámica, la escultura, en piedra, madera y cera además del diseño de tapicería.

A lo largo de su vida, Toledo cumplió largas estadías en ciudades como Nueva York (Estados Unidos), Barcelona (España) y también vivió algunos periodos en la capital mexicana, en Minatitlán (Veracruz) y en Cuernavaca (Morelos).

Francisco Toledo/Foto: Cuartoscuro

El artista tuvo una destaca faceta filantrópica marcada por la fundación de instituciones como el Patronato Pro Defensa y Conservación del Patrimonio Natural y Cultural del Estado de Oaxaca (Pro-Oax) y el Instituto de Artes Gráficas de Oaxaca (IAGO).

El de enero del 2015, Toledo donó a México el IAGO y el Centro Fotográfico Manuel Álvarez Bravo, donde acumulaba más de 50 años de creación, alrededor de 125 mil objetos, según las autoridades culturales del Gobierno mexicano.

Francisco Toledo/Foto: Cuartoscuro

La obra de Toledo ha sido expuesta en museos de México, Estados Unidos, América Latina, Europa y Asia. En ella hay lo mismo colecciones como “Zoología fantástica. Homenaje a Jorge Luis Borges” que portadas para cuadernillos que regala a estudiantes oaxaqueños.

Aunque fue considerado como miembro de la generación de “La Ruptura” (1950-1970), grupo que trasgredió los cánones de los muralistas tradicionales -Diego Rivera, David Alfaro Siqueiros y José Clemente Orozco, Toledo fue más que nada un transgresor del arte.

Entre los pintores que acompañan a esta generación están artistas como Gilberto Aceves Navarro, Lilia Carrillo, Pedro Coronel, José Luis Cuevas, Manuel Felguérez, Fernando García Ponce, Roger von Gunten y Vicente Rojo.

Toledo siempre mostró un gran compromiso social en defensa de las tradiciones culturales y sociales de Oaxaca y como ejemplo de ello en 2002 protestó contra la apertura de un local de hamburguesas y como alternativa regaló tamales oaxaqueños (masa de maíz cocida) y atole (bebida caliente de maíz).

En los últimos años, se destacó por su oposición al cultivo de transgénicos y la construcción del Centro de Convenciones de Oaxaca en el Fortín, un lugar considerado el pulmón de Oaxaca y su respaldo a las familias de los 43 estudiantes de la Escuela Normal (de magisterio) de Ayotzinapa.

Toledo ha exhibido en el Museo de Arte Moderno de México, el Museo de Arte Moderno de Bogotá (Colombia), el Sofía Imbert de Caracas (Venezuela), el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía (España) y el Centro Cultura de México en París (Francia), el Nippon Gallery de Tokio (Japón), el Forth Worth Arts Center de Texas (Estados Unidos) y en el White Chapel de Londres (Inglaterra), entre otros.

Entre los reconocimientos que recibió destacan el Premio Nacional de Ciencias y Artes en 1998, el Premio Príncipe Claus en 2000 y el Premio Right Livelihood en 2005.

EFE



Dejanos un comentario:

Cultura

Lola Álvarez Bravo, la primera fotógrafa mexicana

Realizó retratos a personalidades como Frida Khalo

Norma Pérez Quiroz

Publicada

on

Lola Álvarez Bravo

Ciudad de México.- Este viernes 3 de abril se conmemora el 117 aniversario del natalicio de Lola Álvarez Bravo, reconocida como la primera fotógrafa mexicana.

Realizó retratos a personalidades como Frida Khalo y fue jefa del Departamento Fotográfico del Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (INBAL).

Frida Lola Álvarez Bravo
Retrato de Frida Kahlo

Dolores Martínez de Anda —su nombre real— nació en Lagos de Moreno, Jalisco, sin embargo, durante 1916 se mudó a la Ciudad de México, lugar que sería significativo para su carrera profesional detrás de la lente.

Como parte de sus primeros trabajos en el mundo artístico, transcurriendo el año 1935 colaboró en una exposición de artistas mujeres organizada por María Izquierdo.

A mediados de los década de los treinta, la fotógrafa colaboró con la revista El maestro rural, entonces editada por la Secretaría de Educación Pública.

Sus primeros trabajos en la fotografía fueron de corte documental, pues comenzó con imágenes que retrataban la vida cotidiana de las calles del país.

De acuerdo con el INBAL, la artista llegó a declarar:

“En mis fotos hay cosas de México que ya no se ven más. Si tuve la suerte de encontrar y plasmar esas imágenes, pueden servir más adelante como un testimonio de cómo ha ido pasando y transformándose la vida, imágenes que me llegaron muy hondo, como electricidad, y me hicieron apretar la cámara”.

     

TE PUEDE INTERESAR: Google homenajea a Lola Álvarez Bravo

De Google

Su lente capturó también imágenes de líderes sociales, esculturas prehispánicas y arquitectura, entre otros. Con el paso del tiempo, sus disparos dejaron de enfocarse sólo en lo documental para dar paso a una fotografía más experimental, con lo que consiguió realizar técnicas como el fotomontaje, fotomural y fotograma, contextos en los que incursionó durante 1935.

Para 1964 presentó su primera exposición individual.

La artista de la lente se retiró de la actividad profesional al transcurrir el año 1989, no sin antes recibir reconocimientos a su talento, tales como la presea Doctor Mariano Azuela y la medalla de Jalisciense Distinguida.

Llegado el año de 1924, se casó con Manuel Álvarez Bravo y fue cuando adoptó sus apellidos, los cuales, aun después de separarse, conservó hasta su muerte ocurrida en 1993, por lo cual se le conoce como Lola Álvarez Bravo.

npq

Seguir leyendo

Cultura

Google homenajea a Lola Álvarez Bravo

Siete24

Publicada

on

Por

De Google
De Google

México.- El Doodle de Google celebra a una de las primeras fotógrafos mexicana, Lola Álvarez Bravo, en cumpleaños número 117. 

Conocida por sus retratos de figuras públicas, así como por la fotografía callejera que narra décadas de la vida mexicana, es considerada una de las pioneras de la fotografía modernista del país.

Dolores Martínez de Anda (su nombre real) nació en Lagos de Moreno, Jalisco, un 3 de abril de 1903.

Fue vecina de Manuel Bravo, con quien primero aprendió los conceptos básicos de la fotografía, incluido el desarrollo de fotos en el cuarto oscuro. Luego se casó con él en 1925, y ambos lograron una gran aceptación por su trabajo. 

Álvarez Bravo se convirtió en una figura central en el renacimiento cultural de México después de la Revolución. Sus fotografías más reconocidas internacionalmente fueron tomadas a mediados de la década de 1940 a su amiga, y una de las artistas más emblemáticas del país, la pintora Frida Kahlo. 

A través de su lente de fotoperiodista, Álvarez Bravo capturó escenas de la vida cotidiana mexicana, desde tradiciones, hasta barberías al aire libre, retratando la profundidad y amplitud de la cultura del país en una carrera que abarca más de medio siglo.

En 1981, Jalisco, le otorgó una medalla de distinción por su contribución a las artes, y cuatro años después, se instaló una placa en su honor en el histórico Teatro Degollada de Guadalajara.

Fue profesora de la Academia de San Carlos en la Ciudad de México. Entre los artistas mexicanos con los que colaboró se encuentran Diego Rivera, Rufino Tamayo David Alfaro Siqueiros y Frida Kahlo, esta última fue la protagonista de una de sus exposiciones.

“Frida y su mundo” fue el nombre de la serie fotográfica que presentó en el centro de exposición que fundó, el cual más adelante cambio su nombre a Galería Juan Martín, en los años 90. Desde entonces, la galería hace una exposición con más con 200 de sus mejores fotografías.

LEE Llega la nueva temporada de La Casa de las Flores

emc

Seguir leyendo

Te Recomendamos