Con red de corrupción buscan desbancar al Director General del TecNM

Saltillo, Coahuila.- Desde el ingreso de Arnoldo Solís Covarrubias como director del Instituto Tecnológico de Saltillo (ITS), se ventilaron varios casos de manejo irregular de becas y recursos por cantidades de cientos de miles de pesos. Ahora quedó al descubierto su más reciente escándalo, por el contubernio con los dirigentes de la Sección 61 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), perteneciente al Tecnológico Nacional de México (TecNM).

De acuerdo con personal docente del Tecnológico Nacional de México (TecNM), que por cuestiones de seguridad y temor a represalias, pidió no revelar su identidad, Arnoldo Solís Covarrubias, actual director del ITS, se asoció con los líderes de la Sección 61 del SNTE, montando una red de corrupción e intereses en busca de desbancar al actual director general del TecNM, Manuel Quintero, y perpetuar a los dirigentes de la 61 al frente de la Sección.

Tanto Arnoldo Solís Covarrubias como los dirigentes de la Sección 61 del SNTE, son los responsables de provocar y operar el llamado paro de brazos caídos a fin de presionar al actual director general del TecNM, Manuel Quintero, para hacerlo renunciar y no reconocer los avances de la Institución desde su llegada.

Te puede interesar 'Sigo siendo presidenta del SNTE': Elba Esther

Parte de la estrategia que evidenció la serie de corruptelas entre Solís Covarrubias y la Sección 61, fue colocar subdirectores administrativos independientes y autónomos no vinculados con esta mafia, para que operaran las finanzas de los Tecnológicos a fin de sanear las arcas de los planteles más afectados del TecNM, y de paso desenmarañar el cúmulo de irregularidades que Solís Covarrubias ha negociado con los líderes de la Sección 61, a cambio de su apoyo para llegar a la dirección general del TecNM.

Entre los implicados de la Sección 61 del SNTE están su secretario general, Carlos Segura Dorantes, enquistado en el Sindicato por años; Marco Antonio López, Carlos Méndez Chaparro y Armando Ávalos Arceo, entre los líderes más visibles.

Éstos, junto con Arnoldo Solís Covarrubias, son los autores intelectuales del paro de brazos caídos, que sin abandonar areas de trabajo han operado para suspender el servicio educativo, afectando principalmente a los alumnos y utilizándolos como método de presión para exigir la renuncia del director Manuel Quintero y que así, Solís Covarrubias pueda acceder al cargo.

Te puede interesar “Muerte civil” para corruptos

Uno de los principales motivos por los que quieren la renuncia de Manuel Quintero, es porque cuando llegó a la Dirección General del TecNM, quitó prebendas y privilegios al Sindicato; se les retiraron apoyos económicos que afectaban las aportaciones de los alumnos.

De acuerdo con profesores disidentes con el manejo de la Sección 61, el Sindicato busca mantener al TecNM como la única Institución de Educación Superior (IES) del país, donde domine el sindicato de maestros, formado por egresados del mismo TecNM, apoyado por secretarias transformadas en egresadas del mismo TecNM y por sus hijos egresados también del TecNM, con plazas heredadas por el Sindicato, manteniendo una mafia que impide el avance de esta noble institución. También es la única IES donde el Sindicato se busca imponer a través de la colocación de departamento, subdirectores, directores y hace paros laborales nacionales en busca de quitar al director general y poner a un sindicalista, detallaron.

¿Qué es lo que le preocupa a Arnoldo Solís Covarrubias?
Que se ventilen y salgan a la luz los apoyos discrecionales que ha dado de forma sistemática al comité de la Sección 61 del SNTE, en su pacto encubierto para quedarse con la Dirección General y dejar como secretario vitalicio a de la Sección 61 del SNTE a Carlos Segura Dorantes.

Cabe destacar que Arnoldo Solís alguna vez estuvo en área central del TecNM como Director de Operaciones, y muchos directores de escuela y subdirectores se quejaron por el trato que les daba; déspota, autoritario y obligándolos a actos de corrupción, y es por temor, que estos directores que aún están en activo solicitaron no revelar su identidad.

JFM