Hoy, hay cierta preocupación por las consecuencias que en pocos años veremos en materia de pensiones y los montos exiguos que los pensionados recibirían

Hace ya casi diez años, por razones profesionales, llegué a un campo acerca del cual, casi podría afirmar, que en ese entonces todo lo ignoraba; a excepción de cuestiones muy generales que me eran familiares, para el trabajo que se me solicitó, eran de muy poca utilidad.

El campo al que me refiero, no es otro que la demografía. Hoy, después de haberme dedicado desde esa fecha con una pasión que aún hoy me sorprende, puedo afirmar que, si bien no soy lo que podría llamarse un profesional de la demografía, sí que estoy más o menos cerca de serlo.

Lo fascinante del tema, hoy lo veo con una claridad que me preocupa, es el conjunto de inferencias y proyecciones que uno puede hacer en materia demográfica, una vez que se ha alcanzado cierto dominio del tema, como consecuencia de conocer los fundamentos teóricos de la demografía, y mantenerse al día en lo que se refiere a los cambios que se van registrando en el país, y en ciertas regiones y grupos de países que tienen enseñanzas de una gran utilidad para nosotros.

Por desgracia, dada una de las manifestaciones más perversas de la corrupción que nos ahoga, el desprecio del conocimiento y la adoración casi religiosa de la ignorancia, el tema demográfico entre nosotros, más que un tabú, es parte de lo ignoto (No conocido ni descubierto).

Sin embargo, por encima del desprecio señalado, poco a poco la realidad demográfica y sus consecuencias negativas en ámbitos como los sistemas públicos de pensiones y el sistema público de salud, los mercados laborales y la educación pública, han empezado -a querer y no-, a formar parte de la agenda política nacional.

Puedes leer: ¿Por qué ahorramos tan poco para nuestra pensión?

Hoy, a fuerza de golpes de la realidad en la salud de las finanzas públicas, el tema del envejecimiento demográfico y sus efectos negativos se han abierto un espacio, pero no han logrado la aceptación abierta y convencida de la clase política. Es más, me atrevería a afirmar, que hablan del tema cuando no les queda otro remedio, y lo hacen sin profundizar en él, por las consecuencias que para ellos tiene como políticos.

Hoy pues, en muy buena parte debido a la labor de divulgación que ha realizado la CONSAR, hay una cierta preocupación por las consecuencias que en pocos años veremos en materia de pensiones y los montos exiguos que los pensionados recibirían, como porcentaje del monto del último salario que hubiesen estado recibiendo.

Te puede interesar: Prevén quiebra gubernamental por pensión

Con miras a intentar dar a conocer el tema en su forma más general, doy enseguida, cuatro ligas del mismo número de programas, cuando en Excélsior TV participaba conduciendo Un día con ángel. Los cuatro videos tratan, repito, de manera general, el tema del envejecimiento demográfico. Tome en cuenta por favor, que dichos programas son de hace poco más de tres años.

https://www.youtube.com/watch?v=4JwDf5sJjTA&list=PL573Obc1zJyOiflBBDpS3rLxNv3oMryo4&index=1

https://www.youtube.com/watch?v=eLPQT_XvVts&index=2&list=PL573Obc1zJyOiflBBDpS3rLxNv3oMryo4

https://www.youtube.com/watch?v=7nMQVDWiVRA&index=3&list=PL573Obc1zJyOiflBBDpS3rLxNv3oMryo4

https://www.youtube.com/watch?v=5IPMNhpXruk&index=45&list=PL573Obc1zJyOiflBBDpS3rLxNv3oMryo4

Enseguida, van las ligas de dos artículos (El Mundo, periódico español, y el segundo, Sin embargo.mx, periódico electrónico mexicano:

http://www.elmundo.es/sociedad/2017/06/22/594b9c0aca4741ba598b45fe.html

http://www.sinembargo.mx/21-06-2017/3245416?utm_source=Correo

Para terminar, le pido vea en esta lámina del INEGI, elaborada con motivo del Censo de Población y Vivienda 2010.

Aquí, la petición que le hago es muy sencilla. Vea con cuidado las tres pirámides que reflejan la estructura demográfica del país en los años 1990, 2000 y 2010.

Además de ver cómo el porcentahe de la población de Mayores de 65 años crece en 20 años del 4.2% al 6.3, vea con sumo cuidado lo que sucede con los menores 15 años: Pasa su participación, del 38.6% en 1990, al 29.3 en solo 20 años, en el año 2010.

Aquí, en esas tres pirámides, usted puede ver reflejada esa gran transición que es el Envejecimiento Demográfico, la cual consiste de dos elementos fundamentales: El incremento muy elevado de los mayores de 65 años y, al mismo tiempo, la reducción del númerode de los menores de 15 años.

Estos dos elementos son los que debemos entender, para poder tener una visión integral de los cambios demográficos del país: Más viejos, y menos niños y jóvenes.

En colaboraciones futuras, abundaré en las consecuencias negativas de esos dos elementos los cuales, repito, van juntos y sus efectos negativos son de pronóstico reservado.

De ahí que pretender ignorar que no están ahí, o que en nada influirán, es una irresponsabildiad casi criminal de los tomadores de decisiones.

Espero que haya logrado, con los materiales cuyas ligas le proporciono, interesarlo en el tema; particularmente si usted pertenece a esas dos terceras partes de mexicanos que al llegar a los 65 años, no contarán con una pensión.