EFE

Durante su visita a los Emiratos Árabes Unidos, el papa Francisco firmó un documento humanitario junto al Gran Imam de Al-Azhar

Felipe Monroy

Felipe Monroy

Abu Dhabi.— Durante su visita a los Emiratos Árabes Unidos, el papa Francisco firmó un documento humanitario junto al Gran Imam de Al-Azhar, Ahmad Al-Tayyeb, representante de la tradición islámica en el simbólico país “más occidentalizado” de la península arábica.

El documento denominado “De la fraternidad humana por la paz mundial y la convivencia común” inicia con un prefacio en el que ambas tradiciones religiosas, la católica y la musulmana, coinciden en la creencia de un Dios todo poderoso, creador del universo, las criaturas y los seres humanos, todos iguales por su misericordia.

El documento, insiste en sus firmantes, es producto de un trabajo dialogado largamente y en la esperanza porque ambas tradiciones religiosas trabajan a favor de la esperanza en la humanidad.

Los líderes religiosos piden que, en el nombre de Dios, de la inocente alma humana, de los pobres, los desdichados, de los huérfanos, de los pueblos que han perdido la seguridad, la paz y la convivencia común, y en el nombre de la fraternidad golpeada por las políticas de integrismo y división, de libertad y de todas las personas de buena voluntad, Ambas tradiciones religiosas procuran a ambas tradiciones religiosas procuran asumir la cultura de diálogo como camino a la colaboración común.

El documento del Papa Francisco en su histórico viaje a Emiratos Árabes Unidos tiene como propósito cerrar la brecha en la distancia entre la cultura musulmana y la occidental, tan tensionadas por las migraciones en el presente milenio: “Nosotros —creyentes en Dios, en el encuentro final con él y en su juicio—, desde nuestra responsabilidad religiosa y  moral, y a través de este Documento, pedimos a nosotros mismos y a los líderes del mundo, a los artífices de la política internacional y de la economía mundial, comprometerse seriamente para difundir la cultura de la tolerancia, de la convivencia y de la paz; intervenir lo antes posible para parar el derramamiento de sangre inocente y poner fin a las guerras, a los conflictos, a la degradación ambiental y a la decadencia cultural y moral que el mundo vive actualmente”, apunta el documento.

La visita del Papa Francisco es la primera de su clase pues Bergoglio es el primer Pontífice que visita la península arábica, la cuna del Islam y nacimiento de la extendida tradición musulmana.

El tono de la visita ha sido primordialmente el diálogo interreligioso entre las diferentes expresiones islámicas y cristianas que, a pesar de no tener tanta presencia estas últimas en la península, es en los Emitatos, que concentra una riqueza petrolera y turística muy atractiva para occidente, donde ha sido una de las principales oportunidades para el catolicismo de abrir espacio entre la comunidad árabe.

El documento de fraternidad, que ya ha sido firmado por más de 700 líderes religiosos de la región, también contempla principios de reconocimiento mutuo sobre la sacralidad de los espacios de culto y litúrgicos, así como la indispensable defensa de la vida humana en todas las dimensiones de su existencia, por considerar que es la vida humana invaluable e irremplazable.
El histórico viaje de tres días concluye este 5 de febrero, fiesta del martirio del santo mexicano Felipe de Jesús.

LEE Estudio revela que aborto no disminuye mortalidad materna

emc