El canciller Luis Videgaray Caso defendió la postura de no solicitar la deportacion en torno a la detención del exgobernador de Veracruz, Javier Duarte.

Ciudad de México.— El canciller Luis Videgaray Caso defendió la postura del gobierno federal en torno a la detención del exgobernador de Veracruz, Javier Duarte.

En ese sentido, afirmó que solicitar la deportación del exgobernador de Veracruz, Javier Duarte de Ochoa, en lugar de la extradición, podría dar ventaja procesal que condujera a su posible liberación, por fallas al debido proceso.

Durante su comparecencia ante la Comisión de Relaciones Exteriores de la Cámara de Diputados, el funcionario federal explicó que ante dicha situación el gobierno mexicano ha decidido continuar el proceso de extradición, situación que se ha analizado con autoridades guatemaltecas.

Te puede interesar México puede pedir extradición de exgobernador de Veracruz: Guatemala

El canciller explicó que al recurrir a la figura de extradición cierra las posibilidades al implicado para que se abra un resquicio de libertad jurídicamente y esto podría ser interpretado judicialmente como una falta al debido proceso y quedaría en libertad el exmandatario.

Dijo que Duarte de Ochoa y su defensa, quedan en este momento en posibilidades de enfrentar sus responsabilidades por lo que se le acusa desvío de recursos públicos, lavado de dinero y vínculos con recursos de procedencia ilícita.

Puntualizó que el exmandatario fue detenido en Guatemala en cumplimiento de una ficha roja emitida por Interpol México, con orden de detención con fines de extradición, y es por ello que la autoridad mexicana mantendrá esa vía.

Por otra parte, el funcionario federal se refirió a la relación que vive nuestro país con Estados Unidos, donde manifestó que se tienen que aprovechar las oportunidades con otros continentes e incluso con América Latina para diversificar las negociaciones.

“México aprovecha esta coyuntura para hacerse más presente en el mundo, para incrementar nuestras relaciones comerciales, fomentar la inversión directa en México, pero también incrementar el diálogo político”, afirmó.

Reconoció que la política exterior enfrenta nuevos desafíos como los nacionalismos que han provocado el cierre al desarrollo del mundo y la presencia de actores políticos “de diversas latitudes que cuestionan el principio de integración global”, sostuvo.

“Ante el reto que enfrenta la nueva administración en los Estados Unidos, los agravios, y las políticas amenazantes al interés nacional, el gobierno de México ha definido dos pilares de actuación: Diversificar nuestras negociaciones hacia el resto del mundo y enfrentar el reto con convicción, incrementando el diálogo político basándose en principios claros y explícitos”, detalló el canciller mexicano.

ebv