Julio Alberto Reyes, quien asesinó a su exmujer en un centro comercial de Bogotá, Colombia, estuvo preso en 2006 por el homicidio de su esposa y cuñado

Bogotá, Colombia.- Julio Alberto Reyes, el hombre que este lunes asesinó a su exmujer en un centro comercial de Bogotá había estado en la cárcel en 2006 por el homicidio de su esposa y cuñado, confirmó el general Hoover Penilla, comandante de la Policía de la capital colombiana.

"Las averiguaciones que se han hecho indican que había sido capturado en 2006 por el delito de homicidio tentado y agravado contra Margarita Acosta, que era su esposa, y contra Carlos Eduardo Acosta, su cuñado", explicó Penilla en una rueda de prensa.

A pesar de haber sido condenado a 22 años de cárcel, meses después un juzgado dejó en libertad a Reyes con el argumento de que el reo padecía "problemas mentales".

Te puede interesar: AL ALZA FEMINICIDIOS EN MÉXICO

Además, precisó el comandante de la Policía, "fue denunciado en marzo de 2017 por el delito de violencia intrafamiliar y también registraba una condena por constreñimiento ilegal, tortura y lesiones personales".

Este lunes por la noche Reyes ingresó a una óptica del Centro Comercial Santa Fe, ubicado en el norte de Bogotá, en donde disparó contra su exmujer Claudia Johanna Rodríguez, de 40 años, con quien tenía un hijo.

Las autoridades evacuaron el lugar y un grupo especializado de la Policía que se encargó del caso intentó negociar con el agresor, quien no permitió que la víctima recibiera atención médica.

"Aquí se agotaron todos los protocolos de actuación. Se trajo a un grupo de expertos en negociación que tiene la Policía pero esta persona no entró en un evento que pudiera evitar este desenlace", comentó Penilla.

Tras varias horas de espera los policías ingresaron finalmente al local para tratar de rescatar a la mujer, quien ya había fallecido.

Te puede interesar: EDUCACIÓN EMPODERA A LAS MUJERES Y REDUCE MUERTE MATERNA

La demora de la Policía ha sido criticada en redes sociales porque a sabiendas de que la mujer, herida de bala necesitaba atención médica, se pasaron varias horas antes de que decidieran actuar contra el asesino.

"Es un hecho lamentable. La Policía actuó para poder controlar la situación. A lo último esta persona trató de repeler a las autoridades y atacó a nuestros policías. Por eso tuvieron que actuar", aseveró Penilla.

Durante la operación los uniformados le propinaron a Reyes un disparo en la cabeza y otro en el abdomen, motivo por el cual fue trasladado a la Fundación Cardioinfantil en donde murió hacia la medianoche de este lunes.

refm