Al adquirir tu vehículo, ¿Te aseguraste que cumpla con las normas de seguridad?

Arturo Ramírez

Arturo Ramírez

México.— Cuando se va a elegir un vehículo es importante hacerlo con alta responsabilidad y no sólo debemos adquirirlo porque nos gusta su línea, su equipamiento, por el consumo de gasolina o por el desempeño en carretera; todo ello está bien… sin embargo va allá esas preferencias, por ello hacemos una pregunta. ¿Sabe usted si el automóvil que conduce salvaguarda su vida, la de su familia o incluso el resto de las personas con quienes comparte las vialidades?

Los vehículos modelo 2017 más vendidos en nuestro país carecen de los dispositivos de seguridad mínimos, mismos que no pueden ser comercializados, por ejemplo, en la Unión Europea o Estados Unidos, y esto ocurre gracias a las leyes laxas de las autoridades mexicanas.

Un ejemplo: el Spark en su versión más austera de venta en Estados Unidos cuenta con frenos ABS, ESC y 10 bolsas de aire, mientras tanto, el comercializado en territorio mexicano carece de los tres dispositivos que ayudarían a salvar vidas en caso de ocurrir algún percance.

A pesar de que el 90 por ciento de los autos que se producen en nuestro país cuentan ya con los mejores estándares de seguridad vehicular, por ello los especialistas señalan que son exportados, es decir, el país se queda con las unidades más inseguras para ser consumidas por el mercado nacional.

Te interesa: Estos son los 10 autos usados más buscados en 2018

En la ley General de Salud establece que la Secretaría de Salud es la instancia facultada para vigilar las materias que tienen que ver con la prevención de la discapacidad y de accidentes, sin embargo, es la Secretaría de Economía la encargada de la NOM-194-SCFI-2015 que regula los sistemas de seguridad que ayudan a evitar los siniestros.

La seguridad de un automotor se divide en dos partes: la primaria y la secundaria.

La seguridad primaria tiene el objetivo de evitar una colisión, por lo que incluye el Sistema de Frenos Antibloqueo (ABS) y el Sistema de Control de Estabilidad (ESC). Los frenos ABS permiten que el automovilista mantenga bajo control la trayectoria del coche en caso de un frenón inesperado, lo que le brinda la posibilidad de esquivar posibles obstáculos –como peatones, ciclistas u otros autos– mediante el giro del volante; mientras tanto, el ESC reduce las posibilidades de riesgo de colisión y derrape, lo que evita accidentes de tránsito y, por lo tanto, salva vidas.

Relacionado: Multan con 1.5 mdp a empresa automotriz

Por otra parte, la seguridad secundaria funciona una vez que la colisión es inminente y sirve para proteger la integridad física de los ocupantes. Comprende bolsas de aire frontales, en rodillas, laterales en cabeza y laterales en torso; además de cinturones de seguridad de tres puntos en cada plaza, pretensores en estos y sistema de seguridad infantil (SRI/IsoFix).

Según cifras oficiales, en México cada año pierden la vida más de 10 mil personas en accidentes de tránsito y más de 100 mil sufren lesiones de diversa consideración.

La normativa mexicana posterga hasta el año 2022 requerimientos de seguridad muy básicos en automóviles nuevos, como el ABS. Incluso después de esa fecha, según Furas, la legislación no exigirá que los coches recién salidos de fábrica incluyan el sistema electrónico de control de estabilidad —“que salva tantas vidas como el cinturón de seguridad”— o de protección a peatones, que sí recoge la legislación europea y el marco de Naciones Unidas sobre seguridad vial. Las exigencias mínimas mexicanas también están por debajo de otros países de su entorno, como Brasil o Argentina.

¡Ahora otra vez hacemos la misma pregunta! ¿Sabe usted si el automóvil que conduce salvaguarda su vida, la de su familia o incluso el resto de las personas con quienes comparte las vialidades?

JAHA