Connect with us

Análisis y Opinión

Gobernar a partir de la mañanera y concretar los proyectos con la consulta popular

José Vilchis Guerrero

Publicada

on

Sin lugar a dudas, Andrés Manuel López Obrador comienza a gobernar a partir de su conferencia mañanera dictada a partir de las siete de la mañana luego de concluir su reunión de trabajo con el gabinete de seguridad, para atender el fenómeno de la delincuencia y armar estrategias para abatir los índices delictivos. 

Luego viene el otro tema, fundamental, el de la salud pública, que en las últimas semanas, desde enero, ha sido prioritario, debido a que la crisis sanitaria planteada por Coronavirus desde que inició el año, desplazó la controversia de la escasez de medicamentos, que duró meses.

Pero por encima de todos los temas, priva el de la pandemia mundial que ha abatido la economía de todos los países, en unos más que en otros, aparejada con la caída de los precios del petróleo por no haber acordado Rusia y Arabia Saudita disminuir la producción del hidrocarburo, que dejó caer en picada las bolsas junto con la depreciación de las monedas, en México el peso, que está por encima de los 24 pesos por dólar. Ahora el aliado de la crisis es la pandemia mundial.

Como si lo anterior no fuera suficiente, surgió el debate generado luego de que se puso en la mesa de discusión la instalación de la empresa cervecera Constellations Brands, que a la fecha lleva 65% de avance en su construcción, luego de que obtuvo de gobiernos anteriores todos los permisos correspondientes.

Se trata de una de las más importantes inversiones que ya se habían amarrado por el gobierno mexicano y el capital extranjero, con la consecuente derrama económica que representa por la generación de miles de empleos para la población de la franja fronteriza, por encima de los corajes de Donald Trump, ya que se prefiere en este caso invertir en México y no en Estados Unidos.

Pero mientras todo iba viento en popa para Constellations Brand, que contaba con las simpatías mayoritarias de la población, sobre todo de la clase trabajadora y del personal altamente capacitado que egresa de las universidades públicas y privadas, además de la anuencia del gobernador Jaime Bonilla, quien apoya el proyecto desde que inició su campaña electoral, se aparece un escollo: la consulta popular, un recurso muy cuestionado que inventó López Obrador.

Para el tabasqueño, lo que decida el “pueblo bueno” está bien, pero la experiencia en las anteriores consultas, que fueron calificadas de fraudulentas, no han sido un freno para llevar a cabo las obras monumentales de la Cuarta Transformación, como el aeropuerto en Santa Lucia, el Tren Maya y la refinería en Dos Bocas, Tabasco.

Así, contra viento y marea, se hecho “lo que diga mi dedito”, como expresa en las mañaneras.

A pesar de las críticas, sus obras avanzan en Santa Lucía, en Tabasco y el Caribe, aunque los pueblos originarios por donde va a pasar el Tren Maya dicen no haber votado a favor en las encuestas que fueron fabricadas para el caso, pero los videos muestran el avance de las mismas todos los días, de lunes a viernes –lo quiere hacer sábado y domingo también- y afirma que ha sido con el apoyo popular, aunque haya poca credibilidad en las consultas populares de cada caso.

Este sábado y domingo se efectuará la correspondiente a la instalación de Constellations Brands, de la que todavía no se sabe a ciencia cierta su destino, aunque el texto impreso en la parte de atrás de la boleta que van a tener todos los ciudadanos, favorecen su instalación. Dice lo siguiente: 

‘Situación actual: Constellation Brands es una empresa que actualmente construye una nueva planta en Mexicali que lleva un avance del 65 por ciento. La nueva planta se ubica en el ejido El Choroco, en un terreno de 400 hectáreas, cuenta con los permisos y autorizaciones ambientales y administrativas necesarias para operar. 

‘Esta planta cervecera impulsará el desarrollo económico de la región, pues requerirá de bienes y servicios, generará empleos y oportunidades de inversión en Mexicali. La autoridad ambiental de Baja California autorizó a la empresa un límite máximo de 5.8 millones de metros cúbicos anuales de agua, que representan tan sólo el 0.2 por ciento del volumen total de agua en la región.

‘La planta no consumirá agua adicional a la destinada a las hectáreas del distrito de riego en las que se ha instalado. La empresa cederá los derechos de agua de sus hectáreas al organismo operador de Mexicali para registrar el nuevo uso ante Conagua.

‘La empresa ha expresado un compromiso adicional de sustentabilidad con la comunidad de Mexicali para mejorar el aprovechamiento, cuidado y recuperación del agua, así como incrementar la disponibilidad futura para la población. 

‘Invertirá 50 millones de pesos anuales durante cuatro años, con el objetivo de recuperar hasta cuatro veces el volumen de agua que tiene autorizado. El agua será para Mexicali’.

Aunque el texto informativo para que los votantes acudan a las urnas con información verídica y fallen a favor de la instalación de la empresa a sabiendas de que están votando para un mayor desarrollo económico de su región, no faltó un mal pensado que el Gobierno Federal, a través de la Secretaría de Gobernación está impulsando el voto favorable, pues desconocen o ponen en segundo plano los motivos del reclamo de los que se oponen al proyecto empresarial.

La cuestión de fondo es la falta de confianza en la consulta popular por sus antecedentes de fraude señalados y se considera ésta como otra forma de extorsionar como la cena con los empresarios que colaboran con él en la venta de billetes de la lotería para la rifa del avión presidencial, porque los pone contra las cuerdas, deja ir el activismo, les piden cosas, luego los dejan ganar, juegan perverso, deja que sus tribus se peleen entre ellas, presionan para que le den más al gobierno y cuando ganan validan el método…

Esto propicia que legitime el mecanismo. Al rato va a salir a aprobar cada cosa a punta de consultas si lo hace hoy. Es casi peor que gane la consulta a que pierda porque se da validez al mecanismo.

Alerta para la jefa de Gobierno de la CdMx, Claudia Sheinbaun: el alcalde de Coyoacán, Manuel Negrete, ex futbolista de profesión, no sabe que tiene que atender las luminarias de la avenida Delfín Madrigal. Del metro Universidad a la Avenida de la Imán es una boca de lobo.

jvilchis1@yahoo.com



Dejanos un comentario:

Análisis y Opinión

AMLO y Trump: Desastre conjurado

Felipe Monroy

Publicada

on

La expectativa de los maliciosos no conoce límites: si caen un par de gotas, anuncian el diluvio, y si un discurso diplomático se mantiene diplomático, lo acusan de pusilánime. Es cierto que la visita de López Obrador a Donald Trump arrastraba toneladas de mutuas acusaciones y agresiones de baja intensidad; sin embargo, poco saben de política quienes esperaban un incendio a la mitad del jardín de las rosas de la Casa Blanca.

Para nadie es desconocido que la política interior y exterior de Trump tiene profundas motivaciones integristas; y que su narrativa ha provocado polarización social principalmente en temas raciales, migratorios y supremacistas. Del otro lado, la narrativa lopezobradorista apela permanentemente a una insalvable tensión entre ‘conservadores y liberales’, al tiempo de descargar las justificaciones de su mandato mediante el señalamiento de sus antagonistas.

Sin embargo, en este punto de la historia, ambas naciones que representan están anudadas más allá de una relación histórica y un complejísimo intercambio comercial del cual ambas partes buscan sacar provecho; ahora también los une un escenario de inmensa incertidumbre debido al coronavirus y sus efectos, y a la pérdida de su influencia en la geopolítica contemporánea.

Ambos mandatarios tienen deudas por atender con sus respectivas ciudadanías sobre sus discursos y la radicalidad de sus opiniones porque ambos han emprendido ambiciosas cruzadas con el ideal de su propia nación en mente. De hecho, es justo lo que Trump afirmó en su discurso: “Ambos honramos la dignidad de nuestras grandes naciones… cada uno de nosotros fue elegido en el compromiso de luchar contra la corrupción, devolver el poder a la gente y en el interés de poner a nuestras naciones en primer lugar. Yo hago eso y usted hace eso, señor presidente”.

López Obrador, por su parte, no dejó de mencionar la importancia de los trabajadores en las economías de ambas naciones, los objetivos centrales del nuevo tratado, las diferencias históricas y la manera formal de evitar mayores conflictos. No omitió tampoco señalar las críticas que se le hicieron por el viaje y las diferencias ideológicas que sostiene con el propio mandatario norteamericano. Trump también habló sobre sus compatriotas que ‘apostaron en contra’ del encuentro. Hubo diplomacia de elogios, como era de esperarse; y, sin embargo, si se leen con cuidado y sin prejuicio, en ambos discursos también se encuentran apreciaciones concretas sobre lo que desean ambos mandatarios como mínimos comunes para una buena relación de las naciones: dignidad, orgullo, soberanía, valores familiares y tradiciones.

En este justo instante hay millares de periodistas y opinólogos en México y Estados Unidos que diseccionan con fruición las breves horas de visita del mandatario mexicano a Washington y la Casa Blanca. Desde las palabras hasta las corbatas, nada escapará al juicio de la comentocracia. Sabemos que ambos líderes gozan de abundante mala prensa, no hay día en que no sean juzgados como imprudentes, pendencieros, obsesivos, manipuladores, mentirosos, inexpertos, antidemocráticos o polarizantes, y quizá lo merezcan. Pero también cuentan los dos con extensos grupos de simpatizantes que querrán encontrar los positivos en una reunión que no habían imaginado ni esperado celebrar.

Al final, cada sector asumirá su propia certeza que satisfaga sus obsesiones respecto al singular encuentro; sólo quizá sea bueno recordarles las palabras del escritor argentino Alejandro Dolina: “Para quienes dicen que todos los políticos son lo mismo; les contesto que, para un analfabeto, todos los libros son iguales”.

*Director de VCNoticias.com
@monroyfelipe

Seguir leyendo

Análisis y Opinión

¿Cuál es la mejor cultura organizacional?

Gerardo Medina Romero

Publicada

on

El Mundo Interno de las Organizaciones

El día de ayer me invitaron a dar una plática con alumnos de una de las mas prestigiadas Universidades del País sobre el tema de cultura organizacional. Les pregunté a los alumnos que para ellos, cuál pensaban que era la mejor cultura organizacional. Inmediatamente me respondieron con el nombre de empresas como Google o Facebook y les pedí me indicarán por qué pensaban así, la mayor parte de los argumentos estuvieron apuntando a que eran culturas donde la gente se la pasaba bien, o porque eran culturas que fomentaban la creatividad de la gente. 

En mi opinión, esta concepción de cultura organizacional es equivocada y es por ello por lo que muchos ejecutivos confunden los estudios de clima organizacional con los estudios de cultura organizacional. Esta confusión los hace incluso pensar que medirse con base en instrumentos y parámetros estándares, desarrollados por empresas o instituciones externas, les puede indicar si tienen la cultura organizacional adecuada.

En mi experiencia, la cultura adecuada para una organización es aquella en la que se producen los comportamientos que le permiten a esa empresa lograr sus estrategias de negocios y alcanzar sus objetivos. La cultura organizacional es un elemento que influye en el comportamiento del personal y por ende en la manera en que se trabaja, que es por lo que se obtienen o no los resultados. En mi opinión, no existe una cultura organizacional “adecuada” a nivel estándar que sea buena para todos. Por ejemplo, la cultura de control que puede favorecer a una empresa que busca asegurar la calidad en el detalle de sus productos, puede matar a otra empresa que requiere ofrecer servicios de rápida respuesta a sus clientes.

La cultura organizacional es el conjunto de prácticas, normas y creencias compartidas por el personal de una organización y que influye en su comportamiento.  La cultura es generada en gran medida por la filosofía y valores de los fundadores y directivos, misma que se va viendo reflejada a lo largo del tiempo, en la manera en que se define la forma de trabajar, las políticas, la estructura organizacional, la manera de evaluar y pagarle a la gente, etc. Eso con el tiempo genera distintas prácticas que se arraigan a manera de normas no escritas y que determinan la manera de trabajar del personal.

El clima organizacional por su parte, es el estado de ánimo generalizado entre el personal de una organización en un momento determinado y que influye en su actitud en el trabajo. Al ser un estado de ánimo, el clima es cambiante, mientras que la cultura es algo más permanente y por ende difícil de cambiar.

Hoy por ejemplo, ante la situación que estamos viviendo con esta pandemia, es la cultura organizacional de una empresa la que ha determinado las acciones y ha influido en las decisiones que se han tomado sobre la manera en que la organización ha enfrentado esta situación. Las consecuencias de estas decisiones han influido en el ambiente y en el clima de trabajo que se está viviendo.

Los dos, son factores que le afectan al personal e influyen en su trabajo y en sus resultados, pero son factores que se deben trabajar con estrategias distintas.

Sin duda es momento de reflexionar en cada organización, si su cultura actual es adecuada para impulsar el tipo de comportamientos que requerirán de su personal para poder llevar a cabo con éxito las estrategias de retorno a la nueva normalidad, y rápidamente alcanzar los objetivos de negocio planteados. Si no es así, considero fundamental comenzar a identificar los cambios que su cultura organizacional requiere, identificar los factores que la provocan, determinar las acciones necesarias y los cambios que se deben hacer para iniciar la transformación de esa cultura y comenzar de inmediato.

Por otro lado, medir el clima organizacional solamente, utilizando algún instrumento estándar, o alguno de estos rankings donde comparan los resultados de unas empresas contra otras y las ordenan, solamente le permitirá conocer a la organización el estado de ánimo con el que el personal enfrentará este trabajo, pero recuerda, tener un ambiente de trabajo padre, no es suficiente para enfrentar los retos por venir.

Seguir leyendo

Te Recomendamos