Los obispos de la Conferencia del Episcopado Mexicano felicitaron a AMLO.

Ciudad de México.- Los obispos de la Conferencia del Episcopado Mexicano saludaron y felicitaron a Andrés Manuel López Obrador a quien, aseguraron, le favorecen los resultados preliminares del Instituto Nacional Electoral como virtual ganador para la presidencia de la República 2018-2024.

“El 1 de julio de 2018, millones de mexicanos ejercieron su derecho a votar para elegir nuevas autoridades civiles. La jornada fue, en general, ordenada y serena. Detrás de este esfuerzo democrático está la dignidad y libertad de cada ser humano, llamado participar en la vida social. Nuestro reconocimiento a las autoridades electorales así como a todos los ciudadanos en general. Gobierno y sociedad, trabajando juntos, podemos hacer grandes cosas” , expresaron en un comunicado.

Ademas de llamar a colaborar de manera conjunta con las autoridades electas, los obispos mexicanos pidieron a la ciudadanía y a la feligresía católica a participar en la creación de mejores condiciones de desarrollo para todos, el mejoramiento de los municipios, entidades federativas y de toda la República mexicana: “Ningún gobernante por sí mismo tiene todas las ideas y todas las soluciones. Es responsabilidad nuestra seguir participando cívicamente, siempre con respeto de los derechos humanos y del auténtico bien común”.

Te recomendamos >>> No les voy a fallar: López Obrador

Los obispos pidieron trabajar en materia de educación y combate a la pobreza, de la verdad y la libertad, el respeto a la diferencia y la búsqueda de consensos para vencer la desigualdad, el egoísmo y el abuso: “reprobamos los actos de violencia suscitados en algunas localidades del país, especialmente aquellos que atentaron en contra de la vida humana”.

El comunicado firmado por el arzobispo cardenal de Guadalajara y presidente de la Conferencia, José Francisco Robles Ortega, concluye con un llamado a la ciudadanía para construir un México reconciliado, justo y fraterno, que reivindique la dignidad de los más pobres y excluidos, la vida del no nacido, el bien de nuestras familias y la auténtica libertad religiosa.

Obispos

npq