Connect with us
EFE EFE

Estilo

Artesanos dan nuevas formas al molcajete

Emanuel Mendoza Cancino

Publicada

on

Guadalajara.- Herederos de una tradición familiar, los artesanos del poblado de San Lucas Evangelista, Jalisco, elaboran los molcajetes y metates que se utilizan en las cocinas mexicanas en busca de darles un toque moderno e innovador.

Por décadas un puñado de familias han esculpido y dado forma a estas herramientas culinarias a base de la dura piedra del basalto, que extraen de las minas cercanas del llamado “Cerro Viejo”.

Víctor Cocula es conocido en San Lucas Evangelista, en el municipio de Tlajomulco, como uno de los 200 artesanos “lapidarios”; es decir, dedicados a la producción de metates y molcajetes, así como otros productos de piedra en este lugar.

El joven cuenta que aprendió con sus familiares a picar la piedra en la mina y darle forma a base de golpes, tallado y mucha imaginación. Cuando ve la forma que tiene una piedra, sabe de inmediato en qué la convertirá ayudado por el picadero, una especie de martillo elaborado por los mismos artesanos.

“En la actualidad se manejan herramientas como marros con pico y hacha que los llamamos picaderos, y con esos mismos les van dando forma a lo que son tus piedras que extraes con pico, pala, barra, como puedes, de las minas que están ubicadas en las faldas del Cerro Viejo, y a golpes le vas dando forma”, expuso.

El metate es una piedra rectangular que es usada desde tiempos prehispánicos para moler semillas con ayuda de una piedra cilíndrica llamada metlapil o mano de metate, mientras que el molcajete es una vasija parecida a un mortero donde se suelen mezclar a mano verduras para preparar diferentes tipos de salsas.

Artículos de este tipo son adornados con figuras de tortuga o cerdito, con grecas prehispánicas o flores que contrastan con la textura rugosa y oscura del basalto.

Las familia Cocula vive de la comercialización de los productos y ayuda a otros vecinos dándoles empleo cuando hay un pedido grande de los clientes, que generalmente son restauranteros de zonas turísticas de México y de países como Colombia.

La empresa compuesta por siete personas ha buscado hacer más llamativos estos utensilios con nuevos diseños y formas y también ampliar su catálogo con productos como platos especiales o instrumentos para lugares que ofrecen servicio de temazcal (baño de vapor de la medicina tradicional), ya que el basalto resiste altas temperaturas.

“Es cuestión de tener un poco de imaginación, saber qué perfil quieres seguir, qué tipo de mercado estamos teniendo, las necesidades de los restauranteros. Es cuestión de ver diseños y dices realmente ‘Yo quiero algo parecido a esto en mi negocio porque sí atrae mucho a la gente el tipo de piedra'”, expresó.

San Lucas Evangelista es conocido como la cuna del molcajete. En la plaza principal los artesanos, ayudados por el Gobierno estatal, elaboraron y erigieron el que hasta ahora es considerado “el molcajete más grande del mundo”, que funge como fuente.

A unas cuadras de ahí Adrián Rodríguez tiene su taller. En medio del patio mantiene los trozos de piedra que más tarde se convertirán en molcajetes, pero también en vasos, platos para cortes de carne, incensarios, lámparas y hasta cubos para enfriar las bebidas.

Cuenta que al esculpir la piedra vieron la necesidad de buscar nuevas formas de aprovecharla, pues la que conocen como “quesa” es ideal para hacer productos que puedan filtrar agua, la “piedra dura” es más compacta y se utiliza en vasos y floreros, mientras la “blandita” es ideal para los productos tradicionales.

Poco a poco y ayudado por carpinteros ha creado artículos con basalto y madera para actualizar su catálogo, lo que le ha permitido llegar a nuevos compradores.

“El cambio se da porque en lo tradicional hay mucho mercado ya que aquí somos como 200 artesanos y hay mucho de los mismos. Hacer ese cambio es una necesidad que el cliente requiere y vemos que hay que transformar la materia prima y ofrecer un poco de más productos porque quedas libre para hacer más negocio”, aseguró.

Juan José Pérez, de 65 años, elabora estas artesanías decorativas y utilitarias desde los ocho años, cuando uno de sus tíos le enseñó el oficio. Hasta su taller, que es a la vez tienda, llegan mexicanos que viven en Estados Unidos y extranjeros que quieren llevarse un recuerdo de México.

Aunque también vende sillas, fuentes y vasijas, el fuerte de Pérez -cuyo trabajo le ha valido reconocimientos y premios en México- son los molcajetes en diferentes tamaños y formas.

“Cada día voy diseñando cosas nuevas; unas pegan (se comercializan) muy bien, otras menos, y voy buscando qué es lo que más necesita la gente para que pueda tener auge en la venta. Son piezas únicas y ningún diseño es el mismo”, recalca.

Los dos hijos de Pérez conocen el oficio pero prefirieron dedicarse a sus profesiones, aunque el artesano espera que en algún momento ellos o alguno de sus sobrinos pueda continuar la tradición familiar.

“Sí me gustaría. Mis hijos saben y trabajan muy bonito, saben bien el oficio”, expresó. 

emc



Dejanos un comentario:

Estilo

Bicicleta, opción ideal para la movilidad en tiempos de contingencia

Siete24

Publicada

on

Por

Bicicleta, opción ideal para la movilidad en tiempos de contingencia

Ciudad de México.— En tiempos de contingencia sanitaria, la bicicleta es la opción ideal para movilizarnos y aunque es un vehículo sencillo, es un medio de transporte eficiente, afirmó Ernesto García Almaraz, coordinador del Programa Bicipuma de la UNAM.

En el marco del Día Mundial de la Bicicleta, que se conmemora el 3 de junio, refirió que la bici no se usa por moda, y cada día crece el número de sus adeptos porque sus resultados y beneficios saltan a la vista.

Propicia la sana distancia y evita riesgo de contagio al no haber contacto con muchas personas, como en el transporte masivo; además, mejora el estado físico y mental. “Estudios demuestran que cuando nos subimos a la bici llegamos de mejor humor a nuestro destino, los estudiantes se concentran más en sus deberes académicos, el cerebro está más activo y nuestra salud en general se optimiza”.

También contribuye al cuidado del medio ambiente, pues dejamos de emitir bióxido de carbono (CO2), un gas de efecto invernadero que abona al calentamiento global. De ese modo, la bicicleta se convierte en una herramienta para el cuidado de nuestro planeta, subrayó el universitario.

Es un vehículo “económico, asequible y sustentable”, pues no necesita combustible y eso es bueno para nuestro bolsillo y nos mantiene en forma. “Eso hay que agradecerlo y fomentarlo”.

Cuando utilizamos una bici todos ganamos, y en tiempos de COVID-19 tiene la ventaja adicional de que permite mantener la distancia recomendada por las autoridades de salud nacionales y mundiales, insistió.

“Por donde lo veamos, su uso es maravilloso, es uno de los grandes inventos de la humanidad y al paso de los años sigue vigente y se convierte en la mejor opción para trasladarnos y mejorar la movilidad”.

No obstante, en materia de seguridad vial falta mucho por hacer, expuso García Almaraz. Es necesario mejorar el respeto al ciclista, cultura que no se ha logrado a pesar de los esfuerzos que se han hecho, aunque reconoció que los incidentes no siempre son negligencia del conductor del vehículo automotor.

También hace falta infraestructura, ciclopistas adecuadas que den el espacio necesario al ciclista para circular seguro, además de diferentes vías que animen a más usuarios a pedalear y llegar a sus aulas u oficinas.

Se estima que en el mundo existen alrededor de mil millones de bicicletas. Según la Encuesta de Origen-Destino en Hogares de la Zona Metropolitana del Valle de México (2017), 35.9 por ciento de los hogares en esta área tienen bicicletas, pero sólo 2.2 por ciento de la población de seis años y más realizó viajes entre semana en ese medio de transporte.

Siete24.mx

ebv

Seguir leyendo

Estilo

Mexicanos consumen hasta 6 kilos de queso al año

Siete24

Publicada

on

Por

DE PIXABAY
DE PIXABAY

México.— En México, el consumo de queso es elevado, esto se debe a la gran variedad de quesos nacionales -unos 20- como son el panela, añejo, Oaxaca, cotija, asadero, chihuahua o adobera.

Su uso esta en la mayoría de los platillos mexicanos típicos, como quesadillas, sopes, tostadas o enchiladas.

Tan sólo el consumo de queso nacional es de más de 400 mil toneladas, de manera que los mexicanos consumen entre 2.1 y hasta 6 kilos de queso al año.

En el marco del Día Nacional del Queso, que se conmemora cada año el 4 de junio, Arturo Sepúlveda, gerente de Mercadotecnia de la Unidad Ganadería de MSD Salud Animal en México, comentó que es un alimento de leche de vaca, cabra u oveja.

Sus estilos y sabores son resultado de diferentes niveles de nata en la leche, variaciones en el tiempo de curación y diversos tratamientos en su proceso. Se estima que en el mundo hay más de 2,000 tipos de quesos.

¿El queso es nutritivo?

El queso es un producto de elevada densidad nutricional que aporta proteínas de alto valor biológico, hidratos de carbono -fundamentalmente en forma de lactosa-, además de grasas, vitaminas y minerales como el calcio, magnesio, fósforo y zinc.

“El consumidor mexicano tiene una preferencia por los quesos frescos, de sabor suave y de precios accesibles. Mientras que el mercado para los quesos importados premium es más limitado, principalmente por su sabor más intenso y por un costo elevado”, explicó.

En cuanto al consumo nacional, se divide por regiones, en el norte del país (Nuevo León, Chihuahua) tienen mayor predilección por el queso chihuahua, asadero, Oaxaca y amarillo.

En el oeste, principalmente Jalisco, se consumen panela, adobera y queso crema. Y en el Valle de México destacan el queso fresco, Oaxaca y panela.

De acuerdo con el INEGI, en México un hogar promedio destina 29.4% de su gasto a la adquisición de alimentos, bebidas y tabaco; de ese total, 9.52% corresponde a la compra de productos lácteos, del cual el 24% se destina al consumo de quesos.

LEE También se festeja el Día de la leche 🥛

emc

Seguir leyendo

Te Recomendamos