Connect with us
Ser padres sin miedo (sobre todo cuando educamos adolescentes) Ser padres sin miedo (sobre todo cuando educamos adolescentes)

Unión Mujer

Ser padres sin miedo (sobre todo cuando educamos adolescentes)

Foto pixabay.com
Unión Mujer

Publicada

on

Por Arantxa Escribano

Una vez más esta sección tiene que ver con ser padres y no tenerles miedo a los hijos. Sí, lo digo así porque en las últimas semanas me percaté del (permítanme llamarle miedo) a decirles que no a los hijos. A ponerles el límite que necesitan, a enseñarles cómo ellos pueden también hacerlo. Decir “ahora no”, “lo dejo para más tarde”, “me conecto en otro momento”, “esta salida la concretaré otro día”.

Los pre, las fiestas, las giras, las salidas de fin de curso y los viajes de egresados. Todo implica tener que ocuparse.

Explicar por qué si o por qué no. Sentarnos con ellos, a veces pelearnos, elevar el tono, escuchar su opinión, tratar de entender por qué les interesa tanto.. pero al final, la responsabilidad y la decisión es nuestra. De los padres. Los adultos responsables. Quienes educan, quienes orientan y quienes contienen.

Me preocupa esta tendencia donde veo a padres que consultan a sus hijos cuestiones que deben recaer en los adultos.

No les tengan miedo a sus hijos. Acompañen pero no teman la rabieta del adolescente. Créanme que en el fondo y a la larga, lo agradecen.

LEE Ver la vida con ojos nuevos

Sembrar Valores en Familia



Dejanos un comentario:

Unión Mujer

Hijos agradecidos, hijos felices

Unión Mujer

Publicada

on

Hijos agradecidos, hijos felices

“Es de bien nacidos el ser agradecidos”

Tiempo de Agradecer, tiempo de compartir. Son tiempos donde el corazón se alegra y se llena de esperanza, estas fechas pueden ser contrastantes; para algunos es alegría, para otros, tristeza o nostalgia, y esto puede ser por las ausencias o pérdidas recientes de seres queridos y en estas fechas se les recuerda con mucho cariño.

Seamos agentes de esperanza, esa chispa que puede encender corazones y recobrar esas ganas de seguir adelante, sin desalentarnos por las pruebas de vida y retos que actualmente el mundo atraviesa, nuestros hijos nos observan cada instante y es muy importante estar atentos y no pasar por desapercibido nuestra actitud ante la vida cotidiana, ellos a través de nosotros perciben el mundo, lo cual es una preparación para su vida adulta.

“Agradecer está formada con raíces latinas y significa “sentir gratitud”. La palabra gracias proviene del latín gratia, la cual deriva de gratus (agradable, agradecido), y en origen gratia en latín significa la honra o alabanza que sin más se tributa a otro, para luego significar el favor y reconocimiento de un favor. FUENTE: Etimologías de Chile

“El agradecimiento es la emoción más saludable y enriquecedora para el organismo. Es la virtud de reconocimiento, valoración y respuesta justa. Además de hacernos sentir bien, es buena para la mente y el cuerpo”. Sonia López Iglesias/ El Pais.

Este tiempo de navidad puede ser el momento perfecto para fomentar el agradecimiento en familia. Aquí te comparto una lista de actividades que puedes realizar con tus hijos.

Agradezcan todos los días. Puede ser antes de comer o antes de dormir , reúnanse en familia y dediquen unos minutos para agradecer, hablen por turnos y escúchense entre ustedes el porqué están agradecidos, se van a impresionar de lo que van a escuchar, será muy enriquecedor.

Reorganicen armarios y clósets. Compartan a personas que necesiten de lo que ustedes tienen guardado. Muchas veces tenemos un objeto o ropa que está ahí bien guardado y sin usar , ahora es el mejor momento para compartir y fomentar la generosidad. Cuiden que sea algo en buen estado y que no sea algo “que les sobre”, demos ese salto a la generosidad.

Cocinen un platillo favorito en familia. A los niños les fascina pasar tiempo con ustedes y que mejor si es cocinando algo rico y en familia. Será un momento de poner pausa al día y convivir.

Busquen una familia o comunidad con necesidades. Adopten una comunidad con necesidades específicas, puede ser un comedor comunitario, casa cuna, asilo de ancianos, fundación de ayuda a personas vulnerables, alguna familia con un miembro de familia con discapacidad, etc. Observen a su alrededor y elijan a quien ayudar. Vayan con ellos y platiquen sobre sus necesidades, pueden invitar a familiares o vecinos a unirse a la causa y ayudar.

Pongan música alegre e inspiradora. Pueden hacer una playlist especial para escuchar cuando estén en casa o incluso la pueden poner cuando tengan trayectos largos o al trabajo. De preferencia busquen música que les de un mensaje positivo y levante el ánimo.

Organicen una salida en familia. De preferencia a un lugar donde puedan tener contacto directo con la naturaleza, puede ser a un bosque , playa, campo, etc. Procurar no tener contacto con dispositivos electrónicos para que sea mas enriquecedor.

Un día sin luz. Esta actividad es todo un reto, pero ayuda a valorar y replantearse que haríamos si en nuestra vida cotidiana no existiera la luz eléctrica. Traten de que ese día utilicen lo menos posible elementos que necesitan de encenderse o conectarse . Será una gran enseñanza para chicos y grandes.

Inspectores de ayuda secreta. Durante una semana conviértanse en inspectores de ayuda secreta, es para estar atentos a las necesidades de los demás y ayudarles sin que se den cuenta. Qué actividades pueden realizar: Tender la cama del otro anónimante, anticiparse y poner la mesa antes de que mamá se levante, poner a lavar ropa sin que se de cuenta la mamá (siempre y cuando ya sepan hacer uso de lavadora / secadora) , Dejar notas con frases de agradecimiento o frases positivas, dejar un chocolatito en la almohada, sacar la basura, lavar y guardar platos, etc. Recuerden que es hacerlo anónimamente para crear un ambiente de colaboración y ayuda sin fin.

Espero que sean de su agrado e inspiración este listado de sugerencias, pueden crecer la lista con más cosas que a ustedes se les ocurran.

“Con un simple «gracias» se puede abrir cualquier puerta”. Anónimo

Autor: Gloria J. Ceja Cervantes. / #FamiliaTodoTerrenoEducandoEnCasa

Seguir leyendo

Unión Mujer

Ocho estrategias para lograr una educación familiar con sentido

Unión Mujer

Publicada

on

Ocho estrategias para lograr una educación familiar con sentido
Foto pixabay.com

Por Muma Tena

Ser padres es un gran reto, implica esfuerzo, mucho autocontrol y autoconocimiento, una vida estructurada y entregada en la que se entrelazan muchos factores que ponen a prueba nuestra creatividad. Formar una familia es un proyecto trascendente que debe ser tomado en serio.

A veces resulta difícil elegir qué rumbo educativo tomar con nuestros hijos: ser más duro o más cariñoso, más exigente o comprensivo, más disciplinado o espontáneo. ¿Cómo saber qué camino tomar con cada uno? ¿Cómo compaginar la educación de los hijos con la vida en familia?

Lo más importante, que seguramente ya tienes, es el amor. Para los hijos, saberse queridos y aceptados es requisito indispensable para dejarse guiar. La intención correcta de querer impulsarlos a que sean la mejor versión de sí mismos, será lo que inspire tu rol como principal formador.

A continuación, se presentan algunas recomendaciones que resultan muy efectivas para lograr una educación familiar integral, con sentido.

  1. Crea un ambiente amable:

Las familias en donde se respira paz y confianza inspiran a que quienes conviven dentro, se desarrollen con más armonía y seguridad, generando vínculos cercanos y lazos que alimentan el área psicológica de sus miembros.

  1. Reconóceles sus aciertos y cualidades:

Todos los padres queremos hijos competentes y seguros, la mejor forma de lograrlo es validándolos, hacerles apreciar su unicidad -aquellas virtudes que tiene que los hacen especiales- y explicándoles que los talentos que tienen brillan más cuando se comparten con los demás. Esto será un escudo que los proteja cuando factores externos pongan en duda sus capacidades. Aquello que les digamos nuestros hijos sobre su persona formara en gran medida su autoconcepto. Por esto mismo, transmitámosles un modo optimista de ver el mundo, los errores y problemas.

  1. Ten en mente que sus reacciones son espejo de las tuyas:

Recuerda que lo que haces influye más que lo que les dices. La personalidad se forma por lo que se aprende, y como padres debemos reconocer que nuestro ejemplo, nuestro modo de comunicarnos y tratarnos, de manejar las emociones y el estrés, serán las herramientas con las que nuestros hijos cuenten para hacerlo; por lo tanto, resulta vital cuidar que nuestras acciones reacciones, palabras y actitudes sean congruentes entre sí, llevándoles a confiar en nosotros.

  1. Observa y reconoce las necesidades e intereses de los hijos:

Saber identificar qué es lo que cada hijo quiere y necesita es una tarea titánica porque requiere tiempo y atención. Esta información cuando se aprovecha, abre canales de comunicación y crea puntos de encuentro: los hijos que saben que sus padres los conocen e impulsan se desarrollan con mayor soltura, sintiéndose apreciados y apoyados. Realizar actividades en conjunto en las que se exploren los diferentes intereses de sus miembros es una gran estrategia para “hacer familia”.

  1. Aprovecha los momentos de equivocaciones como oportunidades formativas:

Enseñémosles que de los errores se puede sacar un aprendizaje, que el único que no gana nada es quien se queda sin hacer nada.

  1. Traza un plan personal de mejora de cada hijo (y del matrimonio):

Para sacar adelante cualquier proyecto se debe contar con un plan seguir, lo mismo sucede con la educación por los hijos. Los padres debemos ir construyendo, en conjunto, un plan concreto para identificar qué áreas de oportunidad trabajar y que cualidades potenciar en cada uno de nuestros hijos (hacer uno como matrimonio es clave también). Sin un objetivo no hay manera de avanzar hacia ninguna dirección. Aunque haya momentos de espontaneidad en familia, la formación no debe dejarse para después, pues ha de buscarse el momento oportuno para darles el acompañamiento que requieren.

  1. Establecer un horario o rutina:

En familia organicen un horario en el que se integren las actividades de cada uno, con la finalidad de que haya un orden en las mismas. Esto ayudará a evitar malos entendidos y a consolidar hábitos. La rutina genera seguridad en los niños puesto que les da estructura, dentro de ella se deben incluir las siguientes actividades: tiempo para hacer tarea, hobbies, lectura, hábitos de higiene y alimentación (baño, comida, cena), tiempo de esparcimiento y juego, así como de sueño. Es indispensable que en los fines de semana se invierta tiempo en actividades familiares que generen sentido de pertenencia y abran al diálogo. Regular el tiempo en pantalla que pasan es fundamental, así como la calidad del contenido que se está consumiendo.

  1. Encargos:

Reunirse por lo menos una vez al mes para establecer los encargos que cada miembro de la familia llevará a cabo para responsabilizarse y tener un papel activo en la familia de acuerdo a su edad resulta muy enriquecedor. Todos los integrantes deben reconocer que la casa y la familia es de todos, por lo que hay roles que cada uno puede desempeñar para que haya un ambiente de cooperación. Hasta los hijos pequeños tienen capacidad de aportar algo a la familia. Algunas actividades a realizar pueden ser las siguientes: regar las plantas, alimentar y cuidar de las mascotas, hacer la cama, poner y recoger la mesa, preparar los lunches, aspirar, sacar la basura, entre muchas otras.

El rumbo de la familia se verá influido positivamente al aplicar lo anterior. Recordemos que cada hijo y cada familia es distinta, que los planes y proyectos siempre deben ser flexibles y realizables, de lo contario pueden generar mayor frustración. No existe familia perfecta, simplemente familias que luchan por mantenerse unidas y sanas.

¡ATRÉVETE A SOÑAR EN FAMILIA!

LEE De raíces y ramas

Seguir leyendo

Te Recomendamos