Ciudad de México.— Un nuevo Tlatelolco surge en la Delegación Benito Juárez, de la Ciudad de México, en donde megaproyectos residenciales invaden tres colonias de la demarcación.

Estas se ubican en lo que es considerado uno de los pueblos originarios de la Ciudad de México, que ha perdido su esencia y donde los habitantes ven con tristeza que su condición social limita su capacidad de mantener o defender su propiedad ante las grandes desarrolladoras.

Siete torres denominadas City Towers, de 15 y 22 pisos se construyen en un perímetro de al menos dos kilómetros a la redonda, abarcando Xoco, Santa Cruz Atoyac y General Anaya, e incluyendo una parte de la Del Valle, donde se concentrarán desarrollos residenciales con equipo sofisticado, albercas, una fosa para clavados y buceo, salas de cine, salón de fiestas, canchas de futbol, espacio para mascotas y un observatorio.

Las torres contemplan entre 400 y 500 departamentos y la más grande, de 22 pisos, “City Towers Green” con 750 departamentos, lo que representa que a la zona llegarán cerca de ocho mil personas, más las nueve mil que ocuparán los siete inmuebles de Ciudad Progresiva, que se ubica en Real de Mayorazgo número 130, en el Pueblo de Xoco.

Además, en ese lugar, se construirá una torre de 60 metros, la más grande de la Ciudad de México.

Esos monstruos de cemento, como le llaman los vecinos, han causado severos daños a las viviendas, cuarteaduras, escases de agua, hundimiento de pavimento, embotellamiento vial, invasión de las áreas de estacionamiento, insuficiente drenaje, y un socavón de 3.5 metros de diámetro y más de tres metros de profundidad sobre Avenida Popocatépetl, cerca de donde se construye la City Tower Green.

María de los Ángeles Rodríguez Jiménez, presidenta de la mesa directiva de la asociación de residentes de la colonia General Anaya, expresó que hay mucha molestia entre los vecinos porque el ruido de la maquinaria por la noche no los deja descansar, además del polvo que se levanta ha provocado alergias en niños y personas de la tercera edad.

SERVICIOS INSUFICIENTES

Rodríguez Jiménez reconoció que existe una gran preocupación entre los colonos porque se vislumbran una serie de problemas con la llegada de tanta gente, uno de ellos, “es que se agudizará la escasez de agua porque es una zona donde con frecuencia sufre de falta de agua, ahora esas torres contarán con albercas, una de ellas la City Towers Green, tendrá ocho y una fosa para clavados y buceo”.

En entrevista, la señora Carmen dijo que su casa se ubica a 300 metros de la City Towers Cuauhtémoc “ya tenemos grietas en las paredes, hay descargas de agua a equis hora, el efecto ambiental está siendo terrible, no hay presión de agua, porque intento conectar mi lavadora y el agua no sube, tengo que colocar un hidronivel, además vamos a tener problema con la entrada y salida de carros,  así como el servicio de luz, porque se han tronado transformadores, en una ocasión se quemó toda la línea y nos quedamos sin luz casi una semana”.

Los colonos manifestaron que nunca se les preguntó ni se les consultó sobre la edificación de inmuebles de gran magnitud, cuando una de las promesas de campaña del actual jefe delegacional de Benito Juárez, Christian von Roehrich fue que no se harían más construcciones en su gobierno, por el contrario, señaló la señora María de los Ángeles Rodríguez, se han incrementado en un 50 por ciento.

Además, existe una tubería de drenaje obsoleta, que las mismas constructoras han roto durante las excavaciones, “son tuberías viejas que pueden colapsarse con una gran cantidad de gente viviendo en esos complejos habitacionales, porque tan sólo en una de las torres de 750 departamentos, considerando que vivan dos personas por departamento, serán mil 500 y, de esas 250 se les podría ocurrir ir al baño al mismo tiempo, no me quiero imaginar lo que podría pasar”.

Para el señor Reynaldo, el drenaje también es su preocupación y recordó, “nosotros nos ha tocado vivir una inundación terrible que llegó a 1.60 metros sobre el nivel del piso y esas construcciones puede ocasionar algo similar, porque hay banquetas que ya presentan deformaciones de hundimiento.

VECINOS PREPARAN DENUNCIAS

Varias organizaciones vecinales presentaron en diciembre de 2016 una denuncia en la que destacan que el Plano de Zonificación del Distrito Federal 2011 emitido por la Coordinación Técnica de la Secretaria de Obras y Servicios del Gobierno del Distrito Federal claramente determina que parte de la delegación se encuentra en una zona de transición II, con depósitos profundos a 20 metros, lo que define a la zona de alto riesgo y vulnerabilidad y el complejo City Towers Green será de 22 pisos, por lo que se viola el reglamento de construcción al rebasar el número de niveles permitidos en la legislación y normatividad vigente.

También destaca el documento que transgreden las disposiciones de la Ley de Aguas aplicables para la Ciudad de México, toda vez que la comunidad no fue consultada por la Secretaría de Medio Ambiente de la Ciudad de México sobre la construcción del megaproyecto.

Argumenta que tampoco no se respeta el Programa Delegacional de Benito Juárez, por todo esto, piden la inmediata suspensión de la obra, hasta en tanto se conozca con veracidad todos y cada uno de los estudios de impacto ambiental, y se corroboren con verdaderos expertos de la UNAM, UAM, IPN y otras instituciones imparciales y de reconocido prestigio.

Los vecinos alistan denuncias contra los servidores públicos que por acción u omisión han autorizado las construcciones, sobre todo la City Towers Green, así como a los directores de obra y gestores que han llevado a cabo la tramitación de dichas autorizaciones y permisos y advierten que de ser necesario llegarán al Congreso de la Unión y a la Comisión de Derechos Humanos para detener la inminente violación a sus garantías individuales.

Al respecto Siete24 Noticias buscó a las autoridades de la Secretaría de Desarrollo y Vivienda (Seduvi) y en respuesta se recibió que la responsable de emitir los permisos de construcción es la Delegación Benito Juárez.

MICROCIUDADES, UN BUNKER

Para la arquitecta Norma Carrera, profesora de la Facultad de Arquitectura de la UNAM, este tipo de construcciones traerán más repercusiones sociales que de construcción, porque será un choque entre dos extractos, serán unas microciudades donde todo se moverá al interior, no habrá una convivencia social con los vecinos, con la calle, y la colonia misma, estos edificios serán unos búnkers.

ebv