Connect with us

Análisis y Opinión

Vieja anormalidad

Felipe Monroy

Publicada

on

Hay dos maneras de entender la idea de ‘nueva normalidad’ que han anunciado las autoridades para reactivar la economía, reanudar la actividad social y levantar el confinamiento. La primera es como lo haría Giussepe Tomasi en ‘Il gattopardo’: “Si queremos que todo siga como está, es necesario que todo cambie”. Esta idea privilegia la normalidad antes que la novedad.

La segunda es quizá ligeramente más audaz porque requiere que la ‘nueva normalidad’ sea comprendida primero como oxímoron, un imposible o un contrasentido: Si algo es nuevo, no puede parecerse a lo que se consideró normal. Lo nuevo, por tanto, debe tener un amplio horizonte para construirse antes de que sea asumido como normalidad. Esta idea privilegia la novedad antes que la normalidad.

El diablo está en los detalles y parece complicado distinguir la diferencia, pero todo se aclara cuando definimos la antítesis del concepto: Para nosotros ¿qué es la ‘vieja anormalidad’? ¿De qué torcida realidad querríamos desapegarnos? ¿La anormalidad ha sido el virus que ha puesto de rodillas a nuestras dinámicas sociales o lo serán nuestras dinámicas globales que recrudecen nuestras vulnerabilidades ante los desafíos?

Se ha insistido hasta el cansancio que la experiencia que estamos viviendo con el coronavirus nos debe interpelar para reflexionar sobre qué aspectos de nuestra ‘normalidad’ requieren tomar un cambio radical, qué velocidades de consumo y transformación requieren apaciguarse, qué depredación del ambiente debe suspenderse, cuáles fantasías del transhumanismo deben ser censuradas y cuáles búsquedas de dignidad social deben finalmente ser atendidas.

John Reed dejó magistralmente escrito cómo los signos sutiles en la sociedad denuncian los cambios incluso cuando sobrevivan los anacronismos a base de soporte artificial desde el poder y la costumbre. Un país en descomposición -escribía- también está en plena fermentación y es en esa tensión donde surgen los cambios.

¿Somos capaces de imaginar una nueva felicidad, aunque la sombra del coronavirus -o cualquier otro desafío presente o futuro- no nos abandone nunca? ¿O estaremos frente a un mundo incesantemente decepcionante para nuestras expectativas? En realidad, la ‘nueva normalidad’ y la ‘vieja anormalidad’ no son caras opuestas de una moneda echada en el azar del tiempo. Como sucede con el fuego, la relación del hombre con los cambios titubea siempre entre la fascinación y el miedo.

Nuestra humanidad nos reclama que cualesquiera que sean los cambios en la ‘nueva normalidad’ estos deben paliar los sufrimientos que experimentamos o que padecen nuestros congéneres. Y esto nos deja otra vez ante una inquietud inmensa que quizá sólo pueda responder nuestra conciencia: ¿Cuáles son los principales sufrimientos de nuestra época?

Desde la peor de las prisiones, Etty Hillesum nos dejó escrito lo siguiente: “Si todo este sufrimiento no conduce a un engrandecimiento del horizonte, a una más grande humanidad mediante la caída de todas las mezquindades y miserias de esta vida, entonces todo habrá sido en vano”.

Basta aguzar la mirada para verificar que la realidad tiene heridas abiertas, sufrimiento descarnado, pero también belleza y oportunidad. Y quizá sólo a eso se reduzca la idea de la ‘nueva normalidad’: ¿Nos basta con presenciar el cambio de la marea o pondremos nuestra esperanza a navegar?

*Director VCNoticias
@monroyfelipe

La opinión emitida en este artículo es responsabilidad del autor y no necesariamente refleja la postura de Siete24.mx



Dejanos un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Análisis y Opinión

Indiferencia corrosiva

Felipe Monroy

Publicada

on

Ayuda a la Iglesia Necesitada presentó esta semana su reporte sobre la Libertad Religiosa en el Mundo; y, si bien, en la amplia fotografía global resulta indignante la deteriorada condición de libertades en buena parte de los países africanos y asiáticos, hay casos preocupantes como el de México donde las agresiones contra creyentes y la indiferencia de las autoridades para sancionar estos actos anticipan el debilitamiento mismo de los derechos humanos.

Por una parte, el informe de la fundación pontificia distingue claramente a las naciones donde regímenes autoritarios, nacionalismos étnico-religiosos y el terrorismo fanático discriminan y persiguen a los pueblos. A pesar de que la mayoría de los países han aceptado la Declaración de los Derechos del Hombre que garantiza la libertad de credo, pensamiento y conciencia, la organización asegura que, por lo menos, dos terceras partes de la población mundial vive bajo estas adversas condiciones.

Y aunque México no se encuentra formalmente en la lista negra de las naciones donde los creyentes son perseguidos o discriminados, los investigadores y directivos de la fundación miran con preocupación el aumento en agresiones a los fieles, a los templos y a los derechos humanos de ciertos grupos sociales sin que las autoridades mexicanas ejerzan lo que la ley les mandata para mantener el orden, procurar la paz y la sana convivencia social.

En especial, la inquietud es por el fenómeno de las movilizaciones vandálicas pseudofeministas integradas por milicianos encapuchados que, sea por ideología o por interés económico, han perpetrado agresiones a personas, bienes muebles e inmuebles bajo la indiferencia de las autoridades cuya responsabilidad es garantizar la sana convivencia en el espacio público.

Un verdadero régimen de libertad religiosa no sólo procura la protección de los fieles contra actos de agresión o discriminación de terceros, también debe velar por el respeto a los centros de culto formalmente erigidos pues muchas veces es impredecible la reacción o la capitalización de la indignación comunitaria avivada por indeseables liderazgos religiosos.

La indiferencia y la inacción de las autoridades mexicanas ante la destrucción de centros religiosos o agresiones criminales contra creyentes (en las movilizaciones pseudofeministas de marzo pasado hubo testimonios de católicos que fueron atacados con gas pimienta y tasers paralizantes por encapuchadas) lamentablemente normaliza la agresión ideológica en el espacio público. Realidad que no sólo afecta a los creyentes sino también a ateos y agnósticos.

Para la fundación, México ha entrado en el listado de países ‘en observación’ por el deterioro de los derechos humanos y religiosos verificado por el aumento en la hostilidad hacia organizaciones religiosas, los ataques contra lugares de culto, la discriminación a la posición de los creyentes en los debates sobre el laicismo, los desplazamientos internos agravados por conflictos religiosos y la falta de diálogo en la codefinición de un enfoque unificado entre las autoridades civiles y religiosas para actuar frente a la pandemia de Covid-19.

Sin embargo, hay un elemento más que también preocupa a los investigadores consultados por la fundación: la banalización de la dimensión religiosa y espiritual de los mexicanos desde la esfera del poder público. Esa minusvaloración de la complejidad y pluralidad religiosa creciente en el país descompone la convivencia formal, legal y fraterna en el espacio público y fomenta el brote de células fundamentalistas amparadas por la indiferencia del Estado.

Una sana laicidad, por tanto, no es absoluta indiferencia a las dinámicas religiosas ni tampoco una graciosa concesión a grupos ideológicos o religiosos específicos sino un compromiso para que los verdaderos derechos humanos promuevan diálogo, tolerancia, participación y bienestar en todos los ámbitos de la sociedad.

LEE Los diferenciadores electorales

*Director VCNoticias.com
@monroyfelipe

Seguir leyendo

Análisis y Opinión

La digitalización no es tan costosa

Gerardo Medina Romero

Publicada

on

El Mundo Interno de las Organizaciones

Se ha hablado mucho sobre que la pandemia del COVID-19 aceleró la transformación digital en muchas empresas, aunque en realidad nos referimos a la digitalización de su trabajo o mejor conocida como DX (digital experience platform) y no tanto a la digitalización que impacta al cliente y al consumidor de sus productos y servicios, conocida como CX (customer experience platform), que es donde quizá esta transformación debería estar enfocada. Ambas plataformas son similares al administrar contenido que produce experiencias interactivas, pero con un foco distinto en cuanto a la audiencia final que se busca impactar.

El teléfono inteligente ha dejado de ser exclusivo para las clases alta y media para convertirse en una extensión de prácticamente cualquier persona; por lo tanto, la digitalización debe comenzar por que las empresas se pregunten: ¿qué tanto sus productos y servicios están disponibles a través de ese sencillo dispositivo?

Podemos dejar de pensar en la digitalización como la necesidad de acceder a tecnología costosa para ofrecer servicios interactivos a través de medios digitales donde, por ejemplo, el consumidor pueda entrar a una tienda automatizada y seleccionar a través de tecnología sofisticada los productos que necesita, recibir atención personalizada de manera virtual e incluso a distancia para asesorarlo en su compra y pagar de manera digital. Otro ejemplo son los bancos que hoy han implementado sistemas de reconocimiento facial para identificar a sus clientes y permitirles hacer las transacciones sin necesidad de que nadie los atienda de manera física, o las líneas aéreas que hacen el check in a través de la misma tecnología sin que el pasajero tenga que mostrar su pase de abordar; los sistemas de seguridad para hacer trámites en línea, firmas electrónicas para realizar procesos automatizados, productos conectados y controlados entre sí a través del internet de las cosas, edificios y casas inteligentes donde los electrodomésticos, la iluminación y los servicios son controlados a través de comandos de voz.

Parece tecnología muy costosa para que nosotros como empresa pequeña o mediana podamos acceder a ella en el corto plazo, pero la realidad está en este momento en la palma de nuestra mano, literalmente. Hoy en día desarrollar una app resulta muy accesible para cualquier empresa, dependiendo de la funcionalidad que queramos tener, pero generalmente lo que se puede hacer es simplemente conectar al cliente y consumidor con nuestros sistemas y plataformas existentes, donde reside realmente esa funcionalidad. Tener una página web básica pero interactiva hoy en día resulta muy barato y el impacto que eso puede generar en un cliente para que nos pueda elaborar un pedido a través de su dispositivo móvil, resulta de mucho valor.

Una pequeña empresa de mayoreo en la central de abastos de la Ciudad de México desarrolló una aplicación por menos de treinta mil pesos para que las tiendas de abarrotes y tiendas de conveniencia que son sus clientes le hicieran los pedidos a través del teléfono celular. Eso disparó sus ventas en un 30% los primeros dos meses. Un autolavado desarrolló una aplicación para que sus clientes pudieran hacer cita y evitar perder tiempo esperando su turno; eso le sirvió además para organizar mejor a su personal en turnos con base en la demanda, incrementar sus ventas y optimizar sus recursos. No importa si tienes un salón de belleza, un pequeño taller mecánico o incluso si eres un ama de casa que vende comida a domicilio: en todos los casos se puede digitalizar parte del proceso a bajo costo y generar mayor valor.

Por supuesto que no quiero reducir la digitalización a una simple aplicación en el dispositivo móvil, pero esto sí puede ser el comienzo para que, sin importar el giro de su empresa o negocio, piense fuera de la caja e imagine cómo su empresa puede, a partir de mañana, incursionar a la digitalización que hoy parece exclusiva de los grandes corporativos.

El ser humano ha modificado su manera de interactuar. Hoy las relaciones se crean y se mantienen cada vez menos de manera presencial y cada vez más de manera virtual: ese es el mundo digital en el que nuestra empresa se debe hacer presente. La tecnología está disponible y no es tan costosa como pensamos, lo que hace falta simplemente es creatividad y romper alguno que otro paradigma que nosotros o nuestros líderes pudiéramos tener.

La movilidad, las interacciones virtuales, el internet de las cosas, el reconocimiento facial, la conectividad, el control de nuestra salud, nuestro estilo de vida y prácticamente nuestra formación y aprendizaje entre muchas otras cosas, se encuentran disponibles en nuestros teléfonos celulares en este momento. Solo hace falta creatividad, una baja inversión y la decisión de entrarle.

Seguir leyendo

Te Recomendamos