Connect with us
Familia y Políticas Públicas: La familia como objeto de la política pública Familia y Políticas Públicas: La familia como objeto de la política pública

Unión Mujer

Familia y Políticas Públicas: La familia como objeto de la política pública

Unión Mujer

Publicada

on

“La familia es el elemento natural y fundamental de la sociedad y tiene derecho a la protección de la sociedad y del Estado” Declaración Universal de los Derechos Humanos

Las políticas públicas son acciones de gobierno que tienen por objetivo la solución de problemas públicos específicos a través de un proceso sistematizado de análisis, decisión y evaluación, de la cual debe participar la sociedad. Esto, tiene una gran riqueza tanto para el fortalecimiento de la gestión pública como para la gobernanza hacia la búsqueda del bien común.

En este sentido, ¿la familia podría ser objeto de las políticas públicas? Y si es así… ¿Cuál debería ser el enfoque? ¿cómo debería ser el proceso de análisis, decisión y evaluación?

La familia, como lo dice la Declaración Universal de los Derechos Humanos, “es el elemento natural y fundamental de la sociedad” y por lo tanto abarca de forma amplia la esfera pública y privada de la sociedad y de las personas, respectivamente. Esto plantea dos grandes retos, el primero refiere a la importancia de fortalecer y apoyar a la familia desde el ámbito público, y el segundo hacia la búsqueda de enfoques y procesos viables para atender a la familia, siendo que su realidad es muy amplia y la política pública tiene como objeto la solución de problemas específicos.

Ciertamente, podemos (y debemos) discernir y plantear distintos enfoques. En este momento, me propongo plantear uno, no como enfoque único pero si como un camino para enriquecer las propuestas y acciones para apoyar y fortalecer a la familia desde el ámbito público. Este enfoque es el de la familia como un cuerpo intermedio.

Un cuerpo intermedio es una entidad que se encuentra entre los individuos y el Estado,. Sus funciones son amplias, entre ellas se encuentran el organizar, representar y propiciar de forma subsidiaria el bienestar y desarrollo de individuos. En una sociedad, cada ves más compleja, los cuerpos intermedios son esenciales para la vida democrática, la protección de los derechos humanos y la construcción del bien común.

Cuerpos intermedios existen en gran diversidad, algunos más reconocidos que otros, como lo son los partidos políticos, los sindicatos y las cámaras empresariales. Cada uno de ellos con objetivos muy específicos, como la construcción e impulso de agendas ciudadanas, la representación de los trabajadores, el impulso del sector privado en la vida público y sus intereses, entre muchas más.

Cuando se reconoce el bien público de un cuerpo intermedio es más susceptible de la atención, protección y fortalecimiento por parte del Estado y de la sociedad, ya que sin ellos dejaría de atenderse (o no se atendería de la misma forma) algún aspecto de la vida pública de una comunidad.

Ver a la familia como un cuerpo intermedio, es un enfoque desde el cual podemos identificar los beneficios que brinda a la sociedad y reconocer las acciones necesarias para apoyarla y fortalecerla. En este sentido, podemos reconocer dos aspectos fundamentales que se generan en la familia: Cohesión familiar y Capital familiar.

La cohesión familiar es el vínculo solidario que se genera entre los miembros de la familia y que se da especialmente en ella. La construcción de lazos afectivos, el cuidado de personas dependientes (niños, adultos mayores, personas con discapacidad), la vinculación intergeneracional (abuelos, padres y madres e hijos), la complementariedad y corresponsabilidad entre mujeres y hombres, son sólo algunos de los aspectos que forman parte de la cohesión familiar.

El capital familiar es el conjunto de recursos económicos, culturales, sociales y humanos que se generan en la familia para el desarrollo y bienestar social. Es en la familia donde se brinda protección y sustento a cada uno de sus miembros; donde se forman los próximos ciudadanos; es actor protagónico de la economía local; donde se apoya y proyecta a los próximos profesionistas, académicos, científicos, empresarios, entre muchos más actores clave para la sociedad; es donde se transmiten valores y normas sociales de generación en generación; estos entre muchos otros aspectos fundamentales para la vida pública.

Los beneficios públicos y privados del capital familiar y de la cohesión social difícilmente podrían ser llevados por otra entidad pública o privada. Es por eso que la familia, como cuerpo intermedio, es fundamental para una sociedad y, por lo tanto, debe ser objeto de la atención del Estado y de la sociedad.

Pero… aún queda la pregunta ¿cómo debería ser el proceso de análisis, decisión y evaluación de las políticas públicas de la familia?

Esta pregunta la dejaremos para nuestro siguiente artículo. Encuéntralo en: https://actuarparatransformar.blogspot.com/2020/11/familia-y-politicas-publicas-parte-2-la.html

Juan Antonio López Baljarg | @JuanBaljarg
Director del Instituto de Análisis de Política Familiar



Dejanos un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Unión Mujer

Hijos agradecidos, hijos felices

Unión Mujer

Publicada

on

Hijos agradecidos, hijos felices

“Es de bien nacidos el ser agradecidos”

Tiempo de Agradecer, tiempo de compartir. Son tiempos donde el corazón se alegra y se llena de esperanza, estas fechas pueden ser contrastantes; para algunos es alegría, para otros, tristeza o nostalgia, y esto puede ser por las ausencias o pérdidas recientes de seres queridos y en estas fechas se les recuerda con mucho cariño.

Seamos agentes de esperanza, esa chispa que puede encender corazones y recobrar esas ganas de seguir adelante, sin desalentarnos por las pruebas de vida y retos que actualmente el mundo atraviesa, nuestros hijos nos observan cada instante y es muy importante estar atentos y no pasar por desapercibido nuestra actitud ante la vida cotidiana, ellos a través de nosotros perciben el mundo, lo cual es una preparación para su vida adulta.

“Agradecer está formada con raíces latinas y significa “sentir gratitud”. La palabra gracias proviene del latín gratia, la cual deriva de gratus (agradable, agradecido), y en origen gratia en latín significa la honra o alabanza que sin más se tributa a otro, para luego significar el favor y reconocimiento de un favor. FUENTE: Etimologías de Chile

“El agradecimiento es la emoción más saludable y enriquecedora para el organismo. Es la virtud de reconocimiento, valoración y respuesta justa. Además de hacernos sentir bien, es buena para la mente y el cuerpo”. Sonia López Iglesias/ El Pais.

Este tiempo de navidad puede ser el momento perfecto para fomentar el agradecimiento en familia. Aquí te comparto una lista de actividades que puedes realizar con tus hijos.

Agradezcan todos los días. Puede ser antes de comer o antes de dormir , reúnanse en familia y dediquen unos minutos para agradecer, hablen por turnos y escúchense entre ustedes el porqué están agradecidos, se van a impresionar de lo que van a escuchar, será muy enriquecedor.

Reorganicen armarios y clósets. Compartan a personas que necesiten de lo que ustedes tienen guardado. Muchas veces tenemos un objeto o ropa que está ahí bien guardado y sin usar , ahora es el mejor momento para compartir y fomentar la generosidad. Cuiden que sea algo en buen estado y que no sea algo “que les sobre”, demos ese salto a la generosidad.

Cocinen un platillo favorito en familia. A los niños les fascina pasar tiempo con ustedes y que mejor si es cocinando algo rico y en familia. Será un momento de poner pausa al día y convivir.

Busquen una familia o comunidad con necesidades. Adopten una comunidad con necesidades específicas, puede ser un comedor comunitario, casa cuna, asilo de ancianos, fundación de ayuda a personas vulnerables, alguna familia con un miembro de familia con discapacidad, etc. Observen a su alrededor y elijan a quien ayudar. Vayan con ellos y platiquen sobre sus necesidades, pueden invitar a familiares o vecinos a unirse a la causa y ayudar.

Pongan música alegre e inspiradora. Pueden hacer una playlist especial para escuchar cuando estén en casa o incluso la pueden poner cuando tengan trayectos largos o al trabajo. De preferencia busquen música que les de un mensaje positivo y levante el ánimo.

Organicen una salida en familia. De preferencia a un lugar donde puedan tener contacto directo con la naturaleza, puede ser a un bosque , playa, campo, etc. Procurar no tener contacto con dispositivos electrónicos para que sea mas enriquecedor.

Un día sin luz. Esta actividad es todo un reto, pero ayuda a valorar y replantearse que haríamos si en nuestra vida cotidiana no existiera la luz eléctrica. Traten de que ese día utilicen lo menos posible elementos que necesitan de encenderse o conectarse . Será una gran enseñanza para chicos y grandes.

Inspectores de ayuda secreta. Durante una semana conviértanse en inspectores de ayuda secreta, es para estar atentos a las necesidades de los demás y ayudarles sin que se den cuenta. Qué actividades pueden realizar: Tender la cama del otro anónimante, anticiparse y poner la mesa antes de que mamá se levante, poner a lavar ropa sin que se de cuenta la mamá (siempre y cuando ya sepan hacer uso de lavadora / secadora) , Dejar notas con frases de agradecimiento o frases positivas, dejar un chocolatito en la almohada, sacar la basura, lavar y guardar platos, etc. Recuerden que es hacerlo anónimamente para crear un ambiente de colaboración y ayuda sin fin.

Espero que sean de su agrado e inspiración este listado de sugerencias, pueden crecer la lista con más cosas que a ustedes se les ocurran.

“Con un simple «gracias» se puede abrir cualquier puerta”. Anónimo

Autor: Gloria J. Ceja Cervantes. / #FamiliaTodoTerrenoEducandoEnCasa

Seguir leyendo

Unión Mujer

Ser padres sin miedo (sobre todo cuando educamos adolescentes)

Unión Mujer

Publicada

on

Ser padres sin miedo (sobre todo cuando educamos adolescentes)
Foto pixabay.com

Por Arantxa Escribano

Una vez más esta sección tiene que ver con ser padres y no tenerles miedo a los hijos. Sí, lo digo así porque en las últimas semanas me percaté del (permítanme llamarle miedo) a decirles que no a los hijos. A ponerles el límite que necesitan, a enseñarles cómo ellos pueden también hacerlo. Decir “ahora no”, “lo dejo para más tarde”, “me conecto en otro momento”, “esta salida la concretaré otro día”.

Los pre, las fiestas, las giras, las salidas de fin de curso y los viajes de egresados. Todo implica tener que ocuparse.

Explicar por qué si o por qué no. Sentarnos con ellos, a veces pelearnos, elevar el tono, escuchar su opinión, tratar de entender por qué les interesa tanto.. pero al final, la responsabilidad y la decisión es nuestra. De los padres. Los adultos responsables. Quienes educan, quienes orientan y quienes contienen.

Me preocupa esta tendencia donde veo a padres que consultan a sus hijos cuestiones que deben recaer en los adultos.

No les tengan miedo a sus hijos. Acompañen pero no teman la rabieta del adolescente. Créanme que en el fondo y a la larga, lo agradecen.

LEE Ver la vida con ojos nuevos

Sembrar Valores en Familia

Seguir leyendo

Te Recomendamos