Connect with us
niños y niñas niños y niñas

Unión Mujer

Una niña, adolescente o mujer es capaz de transformar el mundo que le rodea

especial
Unión Mujer

Publicada

on

Poner principal enfoque en colaborar para el desarrollo de habilidades socio emocionales y ejecutivas debe ser una misión de todas. Por lo tanto, el poder de cambiar el mundo está en nuestras manos.

Es una realidad que hombres y mujeres tenemos los mismos derechos, sin embargo, a lo largo de la historia se ha tratado tanto a los niños como a las niñas de un modo diferente, donde por medio de la cultura se han pre establecido roles que reducen la capacidad de poner en práctica todo el potencial que una niña puede tener.

Hoy se celebra el Día Internacional de la Niña, esto se debe a la necesidad que ven los diversos organismos internacionales de poder resaltar la desigualdad que existe en la actualidad.  Es un día que nos debe llevar a reflexionar nuestro rol en la sociedad, el impacto que tienen nuestras palabras, acciones y decisiones en las niñas y adolescentes que nos cruzamos. Es momento de reconocer que está en nosotras y solamente en nosotras crear conciencia y formar a cada persona, sea niño, niña, adolescente o adulto, con palabras pero sobre todo, con el ejemplo sobre la importancia de reducir barreras que se presentan a lo largo de la vida.

Debemos entender que vivimos en un mundo cambiante, donde cada día a nuestro alrededor se presentan retos y situaciones diversas que nos fortalecen y nos ayudan ser mejores. Sin embargo, hay otras situaciones que retroceden el tiempo, bloqueando los logros.  Este día de la niña debe ser un momento para pensar en como reducir esa brecha educativa, específicamente en la deserción escolar de las mujeres, ya que nos confrontamos a situaciones tan poco normalizadas teniendo como ejemplo el periodo menstrual, tan poco normalizado que las alumnas prefieren no asistir por un sentimiento de incomodidad, vergüenza y espacios insalubres (sin agua) o un reconocimiento personal y social de su “responsabilidad en las tareas del hogar”

El tiempo de Covid- 19, junto con el cierre de escuelas ha incrementado la deserción escolar y esto aumentaría en el regreso a la “nueva normalidad”, esto se debe a que las mujeres realizan tres veces más trabajos no remunerados, incluyendo el cuidado de sus hermanos. La crisis actual está orillando a las familias a enfocarse en recaudar los recursos para poder sobrevivir, siendo la mujer mayor de la casa la que, sin importar sus deberes académicos y capacidad de aprendizaje, debe ceder sus estudios para apoyar durante este tiempo.

Otro de los problemas que presenta la pandemia es que, al no tener una escuela donde poder asistir, se eleva el riesgo de embarazos adolescentes, matrimonios precoces y violencia. Lo más grave es que esto se convierte en un ciclo que no sólo afecta a la generación actual, sino al sistema cultural, el cual permea a las siguientes generaciones con un impacto económico, político y social tan grande que se convierte en un retroceso.

En otras palabras, se nos olvida que educar una niña es aportar a transformar el futuro del mundo para algo mejor. Fomentar la continuidad de las escuelas fortalece los aspectos económicos y reduce la desigualdad, aumentando oportunidades para que todos crezcan y se desarrollen, logrando de ese modo un cambio generalizado en el mundo.  Educar a una mujer es contar con personas capaces que, por su profesión, se dediquen a ayudar a los demás, es tener empresarias capaces de generar ideas para mejorar el mundo que nos rodea, pero sobre todo, es tener líderes capaces de alzar la voz para poder defender ideas. Si trabajamos juntas para motivar y dar espacios de esparcimiento, crecimiento y apoyo a esas niñas que hoy celebramos, el mundo será un mejor espacio para poder vivir.

Por Ana Luisa Gleason

LEE Morena en crisis

emc

Comentarios

Unión Mujer

La escuela en casa ¿moda, opción u obligación?

Unión Mujer

Publicada

on

La escuela en casa ¿moda, opción u obligación?

Ciudad de México.— No son extravagantes, tampoco elitistas ni extremadamente religiosos. Tienen vacaciones como todos, pero cuando las terminen no volverán al aula con el nervio de quien quiere conocer a su nueva maestra o tiene muchas ganas de reencontrarse con sus amigos. Estos niños que antes formaban parte desde los años 80 de un movimiento educativo rara avis, ahora cobra fuerza. Se llama homeschooling. Y hoy ya no es desconocido para nadie.

El Homeschooling es una práctica regularizada en países como: Nueva Zelanda, Irlanda, Reino Unido, Canadá, Chile, Portugal, Francia y Chile. En México, Argentina o España tiene muchos vacíos legales, pero ya marca tendencia. Estados Unidos es un líder indiscutible de este fenómeno. La “educación en el hogar” es legal en los 50 estados y según informes del National Home Education están escolarizados de este modo alrededor del 3% de los alumnos, es decir más de 1.8 millones de niños.

Se trata de una realidad que muchos niños tienen debido a una enfermedad, discapacidad o por continuos viajes. Sin embargo, hay padres que sin ninguno de estos inconvenientes, ya habían decidido ser los profesores de sus hijos. ¿Visionarios?

Un estudio de expertos de la Universidad de Harvard, consideran que los estudiantes que egresan así son más responsables porque cada uno sigue un programa distinto al de sus compañeros (normalmente sus hermanos) y tienen que alcanzar los objetivos de sus tareas de manera independiente. Aprenden a resolver problemas y dudas sin ayuda de alguien y suelen tener mayor capacidad de analizar las circunstancias para la resolución de conflictos.

Anne Boyd por ejemplo, subraya el tiempo que puede pasar con los niños. Ella y su esposo fueron a un colegio convencional cerca de la casa donde vivían con sus padres. Olivia, su hija mayor fue al colegio durante un año, pero eso la dejaba fuera de casa demasiadas horas por día. “Son todos muy seguidos, llevarlos y traerlos a todos lados hacía que nuestra rutina fuera muy engorrosa” dice Anne cuando explica uno de los motivos que los hizo valorar este tipo de educación. Este método les ha permitido estar en su hogar y no irrumpir el día a día de sus hijos más pequeños.

Hoy por hoy ya no son los únicos y cientos de familias se han visto obligadas a acompañar a sus hijos en los estudios. Mañana y tarde. Día tras día.

Implementar este sistema educativo en el hogar implica disciplina. “Es difícil el primer año, pero una vez que ellos tienen su rutina se convierten en autodidactas y solo acuden a mí con preguntas muy específicas” dice Anne. Estudian alrededor de 3 horas por día. Asignaturas como Valores ciudadanos, Historia y Ciencias las tienen a primera hora, cuando están más despejados. Lengua y Matemáticas van después cuando la mamá puede hacerse un espacio para dedicarle un rato a cada uno de los que necesitan más atención.

Bennett, uno de los varones de los Boyd, tiene 5 años y está aprendiendo a leer, su madre aprovecha para enseñarle cuando los más pequeños duermen la siesta…

Los niños en este tipo de escolaridad disponen de más tiempo para hacer otras materias extracurriculares como música, arte y deporte. Con eso tienen “cubierto” el tema de la sociabilización, motivo por el cual gran parte de la comunidad educativa mira con recelo este movimiento.

Tienen una atención personalizada en las casas, pero las familias deben hacer un esfuerzo adicional para que esto no sea un problema y puedan compartir actividades con otros niños.

La experiencia es muy positiva, sin embargo, todos los años se reúnen con sus hijos y les preguntan si quieren seguir con la modalidad o ir al colegio. Ellos no lo dudan, el homeschooling les funciona, al menos, de momento. Para ellos no es una moda, es una verdadera opción.

Por Arantxa Escribano

LEE Machismo vs relaciones de igualdad: Unión Mujer

ebv

Seguir leyendo

Unión Mujer

¿Lista para reinventarte?

Unión Mujer

Publicada

on

¿Lista para reinventarte?
Foto pixabay.com

Hoy más que nunca necesitamos apropiar el concepto de reinventarnos. Es un tema que aplica para cualquier momento, no solo en este periodo de cuarentena. Aunque sabemos que estamos viviendo una transformación, deberíamos buscar constantemente el cambio por nuestro desarrollo. ¿Te suena la frase “renovarse o morir”?

Como Headhunter, quiero platicarte lo que estoy encontrando en el ambiente laboral enfocado a las mujeres y hacerte algunas recomendaciones para que comiences a reinventarte.

Actualmente los perfiles más demandados en ambientes corporativos son:

Transformación digital, ciberseguridad e inteligencia artificial.

Tecnología como programadores y desarrolladores.

Comerciales y desarrollo de negocios basado en la experiencia del cliente y en posicionamiento de marcas, que atraigan clientes e incrementen las ventas.

Temas de salud y medio ambiente, derivado de la tendencia de llevar una vida sedentaria, así como la atención a padecimientos provocados por este mismo estilo de vida.

Posiciones en Recursos Humanos, la cual es un área ocupada principalmente por mujeres, se buscan especialmente perfiles con habilidades de comunicación y buenas capacidades interpersonales.

Andrea López Romero

De acuerdo con una investigación del WEF (World Economic Forum), los trabajos de nueva creación con mayor tendencia son los analistas de datos, que ayuden a las empresas a tomar mejores decisiones; así como los equipos de ventas especializados, pues todas las compañías buscan reforzar la percepción de valor de su marca y su capacidad de comunicar lo que hacen a sus clientes. Este es un perfil que está siendo ocupado indistintamente por mujeres y hombres.

Los perfiles que se buscan con menor demanda son aquellos en áreas artísticas como música, artes escénicas, así como docencia y trabajo social. Estos últimos, también son desempeñados en su mayoría por mujeres.

Ahora que ya conoces la situación del mercado laboral respecto a los perfiles con mayor y menor demanda, te comparto algunas recomendaciones para que puedas reinventarte.

  1. El cambio comienza en ti. Asegura estar bien contigo. Invierte en ti; amor, tiempo y atención. Reconoce tu valor como mujer. Enséñale al mundo como tratarte a través del trato que te das a ti misma. Sé auténtica y elije tu propio camino.
  1. Observa tus hábitos. ¿Qué comes? ¿Realizas actividad física o pasas todo el día sentada? Analiza los pensamientos y las emociones que tienes con más frecuencia. Intenta identificar tus conversaciones internas. Escoge alimentos naturales y evita los productos procesados, toma agua, mantente en movimiento y encárgate de tener pensamientos enfocados en lo que sí quieres.
  2. Agradece. Procura que sea lo primero que haces al despertar.
  3. Reorganiza todo lo necesario para tu bienestar integral. Elige un hábito que puedas implementar, por ejemplo, leer un libro al mes o realizar 30 minutos de actividad física. Una acción a la vez, obvio no queremos implementarlas todas al mismo tiempo y menos en estos días.
  4. Identifica cuál es tu propósito en esta vida. Defínete a ti misma. Piensa qué es lo que te apasiona hacer, incluso si no te pagaran por hacerlo. De esta manera, podrás decidir si prefieres ocupar una posición dentro de un corporativo o emprender.

Trabajar en un corporativo

Diseña, planea y ejecuta una estrategia que te lleve a conseguirlo. Buscar empleo no es solo mandar tu curriculum vitae a cientos de personas o bolsas de trabajo y esperar a que alguien te contacte, tú tienes que salir a buscar la oportunidad.

Fija horarios en los que estarás buscando empleo, así como una rutina que te permita avanzar en tu búsqueda y dar seguimiento a cada proceso que hayas iniciado. Tu objetivo será siempre llegar a una entrevista que te llevará a una contratación.

Ve a 100 entrevistas, conoce personas y empresas. Perfecciona tus habilidades de venta y de tu propio perfil. Cree en ti. Tú vales mucho y solo cuando realmente lo creas y lo apropies, podrás transmitirlo a otras personas.

¿Tienes muchas dudas? Te sugiero buscar a un coach. Hay muchos que trabajamos acompañando a otras personas en la búsqueda de empleo, hasta lograr que encuentren lo que necesitan.

¡Quiero emprender!

Si has elegido emprender, me emociona decirte que hay miles de posibilidades en este sector, porque de verdad creo que en el futuro inmediato es la mejor opción.

Aquí puedo ser menos objetiva porque actualmente mis principales proyectos como Headhunter son acercar oportunidades de emprendimiento a personas que tienen una actitud todo terreno y empoderar mujeres emprendedoras.

Dejando esto de lado, creo que emprender te permite estar más enfocada en ti y tener tiempo para vivir con una mejor calidad de vida. Además, puedes tener flexibilidad de horario para desarrollar rutinas de cuidado personal como hacer ejercicio, organizar tu dieta, pasar tiempo con tu familia y generar ingresos. Incluso puedes llegar a ofrecer trabajo a otras personas.

Mucho ojo, emprender no significa trabajar menos, de hecho, estoy segura que trabajamos más, sin embargo, trabajamos construyendo patrimonio para nosotras mismas, en lugar de trabajar para el patrimonio de alguien más.

En esta área tienes la oportunidad de trabajar con base en tu propósito de vida y disfrutar tu actividad profesional. Hay muchos coaches de emprendimiento y de emprendimiento digital que te sugiero buscar y si encuentras valor, busca que alguno de ellos te acompañe en lo que decidas hacer.

Cualquiera de las dos modalidades requiere de un cambio de mentalidad, que es trabajar primero en ti y en tu bienestar para que todo lo demás suceda en consecuencia. Busca desarrollar habilidades como la compasión, empatía, comunicación, resiliencia y creatividad.

No pierdas de vista trabajar en aquello que solo tú puedes crear, me refiero a crear una mejor versión de ti, siempre inspirando con el ejemplo a tu familia, ellos te están siguiendo. Entonces trabajar en crecer tu quehacer profesional parte de lo que te mueve, con entusiasmo y buscando esa paz que todos queremos para irnos tranquilos a dormir con una sonrisa cada noche.

¿Un último consejo? Al reinventarte busca crear una tribu de personas que realicen actividades que te empoderen.

Sí, es tiempo de reinventarnos y… sabemos que estamos listas.

LEE Mujeres policías, agredidas por feministas, reciben aplausos de sus compañeros

Andrea López Romero

Seguir leyendo

Te Recomendamos