En su editorial el semanario católico Desde la fe, recuerda que este mes se cumplió la primera década de despenalización del aborto en la Ciudad de México.

México.— En su editorial el semanario católico Desde la fe, señala que este mes de abril se ha cumplido la primera década de despenalización del aborto en la Ciudad de México, única entidad que permite la intervención violenta, cruel y directa contra la vida de los no nacidos en el vientre de su propia madre.

También puedes leer: Despenalización del aborto en CDMX es un fracaso

Con el título Aborto, Crimen Abominable, el impreso asevera que una década después de lo que pretendía ser una política progresiva para la adecuada aplicación de medidas integrales e informadas sobre la salud de las mujeres. Queda muy lejos de sus propósitos, exhibiendo el fracaso que revela lo que es: asesinato de niños inocentes disfrazado de falsos derechos, pues nadie tiene derecho a matar, máxime si la víctima es un niño inocente e indefenso como sucede con el aborto.

Desde la fe informa que en 10 años la cifra resulta escalofriante, pero el más estremecedor es el porcentaje y nivel educativo de las mujeres. De acuerdo con el impreso hasta el 20 de abril se habrían realizado 176 mil 355 abortos en la ciudad de México, de los cuales el 40 por ciento fueron practicados a mujeres con estudios de nivel medio superior y no deja de llamar la atención la elevada cifra de adolescentes de secundaria que recurrieron a esta práctica, pues son el 33 por ciento.

Los aborteros dice Desde la fe, han apostado a lo más fácil, el uso de la violencia y de la mentira para vender la mercancía del aborto como un falso derecho de las mujeres sobre su cuerpo, pero el niño que lleva en su vientre no es su cuerpo, es una persona autónoma, por eso decidir asesinarlo es un crimen abominable y no es un derecho.

También explica que las cerrazones jurídicas dice que los niños y las niñas en el vientre materno no pueden ser reputados como tales porque habría una indebida atribución de personalidad a la vida prenatal y la violación a la igualdad de las mujeres y a su derecho de decisión, todas estas falacias descartan el argumento central de la dignidad de la vida, a costa de falsos derechos de las mujeres que, en resumidas cuentas, serían inexistentes al considerar al ser humano en el vientre materno como persona.

‘La paradoja que vivimos aterrados por la violencia y las imágenes de los cuerpos desmembrados y descuartizados consecuencia de la dramática realidad de los habitantes del país. Esa violencia la padecemos y queremos su fin quienes podemos manifestarlo haciendo protestas y dialogando con los funcionarios, diputados y senadores obligados a legislar por la seguridad y respeto por los derechos humanos, pero la ambivalencia e hipocresía de políticos, activistas, defensores del aborto e intérpretes del derecho, protegen la rentabilidad de una industria inmoral y asesina que gana millones de pesos bajo la máscara de irreales bondades para tolerar "violencia y males menores", que no se publican en los periódicos, ni son notas de escándalo en medios de comunicación’, señala  el impreso.

El aborto, aunque disfrazado eufemísticamente como Interrupción Legal del Embarazo (ILE), es agresión asesina contra lo que no puede presentarse ante la corte para un amparo y hacer uso de acciones para defenderse. Es el instrumento que facilita cuando las políticas integrales que velan por la salud de las mujeres no son solo buenos deseos en el papel, destacó la iglesia católica.

A 10 años de la despenalización del aborto viene a confirmarse una cosa: el aborto es una apuesta por la evidencia para desechar a los más débiles e indefensos, es una apuesta para la claudicación de la vida, agregó Desde la fe.

Te puede interesar: Muerte materna por aborto representa 9.2% en el país

agch