Connect with us

Cristian Ampudia

“Ya chole” con los otros datos…

Cristian Ampudia

Publicada

on

Conversando

La Auditoría Superior de la Federación (ASF) dio a conocer el fin de semana el Informe General de la Cuenta Pública 2019, el cual audita el primer año de la actual administración y en donde se encontraron irregularidades por 67 mil 498 millones de pesos.

Los señalamientos fueron en todos sentidos: desde la cancelación del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAICM) que costará, al menos, 331,996.5 millones de pesos (más del triple de los 100,000 millones de pesos estimados por el actual Gobierno Federal), pasando por la reticencia de la Secretaría de la Función Pública (SFP) al proceso de fiscalización, hasta la evidente corrupción que existe en uno de los programas estrella del Gobierno federal “Jóvenes Construyendo el Futuro”.

Pero como era de esperarse, desde Palacio Nacional el Presidente Andrés Manuel López Obrador descalificó el trabajo de la ASF con un simple “Yo tengo otros datos”. Es decir que no importa lo que diga el órgano fiscalizador, el discurso no cambió un ápice: “Ya se acabó eso de robar”, “no somos iguales”, “están enojados nuestros adversarios”, “ya no es como antes”…

Es así que López Obrador simplemente prometió dar sus datos y después volvió a lo que es su costumbre, el ataque a adversarios y medios de comunicación.

“Exageran y no solo eso, están mal sus datos, yo tengo otros datos y se va a informar aquí y ojalá lo hagan ellos los de la Auditoría Superior de la Federación porque le están dando mala información a nuestros adversarios, y yo creo que no deben de prestarse a esas campañas”, fue la respuesta para después arremeter contra un articulista.

Sin embargo, como parte del proceso de la auditoría, ahora tocará al Gobierno federal responder a las irregularidades señaladas, aunque no dejan de ser descorcentantes las formas que adopta la 4T para evadir responsabilidades, pues a la respuesta del Presidente, se suma el reporte de la ASF que explica cómo en la SFP experimentó resistencias al proceso de fiscalización, al no permitir el acceso al equipo auditor a las instalaciones y archivos de la Secretaría, además de que sus servidores públicos se negaron a comparecer ante el órgano fiscalizador.

Más de uno levantó las cejas al leer el documento de la ASF que también señala, entre muchas otras irregularidades, que la dependencia ocultó información sobre el estado patrimonial de un líder sindical, además de indicar que hay discrecionalidad en las investigación que realiza la SFP.

Y qué decir del programa  “Jóvenes Construyendo el Futuro” en el que la Auditoría detectó que hubo otorgamiento de becas a “Servidores de la Nación”, centros de trabajo “fantasma” y bases de datos poco confiables en las que figuran hasta nombres de personas muertas que “recibían” dinero proveniente del erario público.

Sin duda que hay mucho que aclarar y debe hacerse en los términos de la ley, y dicho sea de paso, salen sobrando las explicaciones desde Palacio Nacional, que no precisan nada, pero sí atacan mucho… ¿No que no eran iguales a sus antecesores?

Cristian Ampudia
@campudia

emc



Dejanos un comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cristian Ampudia

La tormenta perfecta

Cristian Ampudia

Publicada

on

“Si algo puede salir mal, saldrá muy mal”, reza la Ley de Murphy, atribuida a un ingeniero aeroespacial de Estados Unidos llamado Edward A. Murphy, quien trabajaba para la Fuerza Aérea estadounidense y formuló su ley en 1949 tras descubrir que estaban mal conectados todos los electrodos de un arnés para medir los efectos de la aceleración y deceleración en pilotos.

Esa ley parece que aplica para el Gobierno federal de la 4T en el manejo de la pandemia por Covid 19. Cosa de ver que el más reciente informe de la Secretaría de Salud revela que hasta ayer en México se confirmaron un millón 869 mil 708 casos totales y 159 mil 100 defunciones por el virus.

El tan señalado subsecretario de Salud federal, Hugo López-Gatell estimó el 4 de junio del año pasado que un escenario catastrófico de muertes para México sería de 60 mil muertes, hoy hablamos de 159 mil 100 defunciones según las cifras oficiales.

“El número mínimo de muertes estimadas era 6 mil, otro escenario contemplaba 8 mil, uno más 12 mil 500 […] teníamos así hasta 28 mil, que se redondea a los 30 mil, incluso un escenario muy catastrófico que pudiera llegar a 60 mil″, dijo ese día López-Gatell.

De sobra está decir lo lejos que ha quedado esa cifra debido al catastrófico escenario que hoy se nos presenta. México se convirtió el jueves en el tercer país en el mundo con mayor cantidad de muertes relacionadas con el coronavirus, al reportar un total de 155 mil 145. Con ello, superó a la India y se quedó por detrás de Estados Unidos y Brasil.

No olvidemos que cada vida cuenta, que una muerte por Covid 19 equivale a dejar una familia incompleta, mutilada, un profundo dolor del que se requieren duelos inimaginables y ya ni hablar de las familias que han perdido a más de un miembro, en muchos casos, personas que son el sostén de la misma familia. La tragedia es de proporciones épicas, pese a que el discurso oficial se quede solamente en las cifras. Las historias que se pueden consumir en noticiarios, periódicos y revistas son escalofriantes.

Pero eso sólo es el principio, la delicada situación puede ser peor.

Según el Inegi, la economía nacional tuvo el año pasado la mayor contracción en nueve décadas, pues el PIB se desplomó 8.5 por ciento… ¡8.5 por ciento! Pero tenemos más cifras de las cuales preocuparnos: la pandemia dejó 647 mil 710 empleos perdidos en 2020, de los cuales 560 mil 473 eran formales y 87 mil 237 eran eventuales, según cifras de enero del IMSS.

Pero allí no paran las malas noticias, como si no fueran suficientes las afectaciones derivadas de la pandemia, el gobierno de la 4T pretende dar un golpe devastador a la IP en México con la nueva ley que pretende regular el outsourcing. La Iniciativa Privada y órganos internacionales advierten del peligro que representa la eliminación o limitantes que puedan imponerse al outsourcing, pero el discurso oficial es simple: el outsourcing es dañino porque se pierden plazas laborales. Nada más alejado de la realidad.

Actualmente hay algo así como 4.5 millones de empleados contratados bajo el esquema del outsourcing, de limitarse ese esquema en México, existen aproximaciones (como la del Centro de Estudios del Empleo Formal) de que probablemente 3 millones de empleados deberán resignarse con entrar a la informalidad.

En México, el presidente Andrés Manuel López Obrador resultó contagiado de Covid 19 en medio de una polémica por su reticencia por usar cubrebocas y una serie de dichos que hacen evidente que desde Palacio Nacional no se ha tomado con la seriedad que merece una pandemia mundial, e incluso se ha politizado el tema, tanto por la 4T, como por opositores…

Pfizer anunció el retraso en el envío de vacunas a México, independientemente de la causa, ello también implica un duro golpe a la recuperación económica en México que está ligada al mayor número de personas vacunadas en el país, que hasta la semana pasada había 657 mil 842 personas vacunadas, que representaban el ¡0.52 por ciento del total de la población nacional! Por dar un ejemplo, Estados Unidos ha vacunado a 27.3 millones de sus ciudadanos lo que representa el 8.31 por ciento del total de su población.

No diré si esto es un mal manejo de la pandemia, simplemente yo le presento cifras importantes y usted puede crearse su propia opinión. ¿Cómo nos va a ir en el futuro? Ya se verá…

Cristian Ampudia
Periodista
@campudia

Seguir leyendo

Cristian Ampudia

El enigma de Cienfuegos

Cristian Ampudia

Publicada

on

En poco más de dos años de gobierno, la administración de Andrés Manuel López Obrador ha tenido ya varios episodios por los que ha sido sumamente criticada, y no es para menos, pues son situaciones que destacan por el mal manejo (por decir lo menos) que se tuvo en diversos temas.

Cosa de ver, por ejemplo, la rifa del avión presidencial, que fue todo menos una rifa. El saludo a la mamá de “El Chapo”, que dejó a más de uno con las cejas levantadas. El “culiacanazo” que terminó con la puesta en libertad de Ovidio Guzmán, y que dejó una jornada de terror en la capital de Sinaloa. El caso Lozoya que fue anunciado con bombo y platillo, pero del que hoy no se sabe nada… en fin.

Son varios los yerros de esta administración y ninguna en el mundo está exenta de tomar decisiones equivocadas, sin embargo, en el actual gobierno de López Obrador hay un tema que se está convirtiendo en una bomba de tiempo y con consecuencias que pueden ser muy serias, el caso del ex titular de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), el General Salvador Cienfuegos.

Si repasamos brevemente los hechos, Estados Unidos detuvo a Cienfuegos el 15 de octubre del 2020 en el aeropuerto de Los Angeles a petición de la Administración de Control de Drogas (DEA, por sus siglas en inglés) acusado de tres delitos por producción, distribución e importación de de droga, además un cargo por lavado de dinero de los beneficios del narcotráfico.

Sin embargo, Estados Unidos decide retirar los cargos a Cienfuegos un mes después debido a que la administración de Andrés Manuel López Obrador interviniera bajo el argumento de que Estados Unidos no notificó a México la investigación que seguía al ex titular de Sedena en la administración de Enrique Peña Nieto.

El 18 de noviembre, Cienfuegos volvió a México para ser investigado en el marco de la cooperación entre ambos países en materia de seguridad y hasta se dijo que la entrega del General se debía a que EU pretendía que México entregara a un capo para ser enjuiciado en Estados Unidos (https://www.reuters.com/article/diplomacia-mexico-eeuu-idLTAKBN281015).

Pero sorprendentemente el pasado 14 de enero la Fiscalía General de la República (FGR) decidió no ejercer acción penal en contra Cienfuegos.

“Se llegó a la conclusión de que el general Salvador Cienfuegos Zepeda nunca tuvo encuentro alguno con los integrantes de la organización delictiva investigada (el cártel del H2) por las autoridades norteamericanas; y tampoco sostuvo comunicación alguna con ellos, ni realizó actos tendientes a proteger o ayudar a dichos individuos”, detalló la FGR en un comunicado.

A partir de ese momento, se desató una vorágine de declaraciones, análisis, voces de condena y demás información que ha puesto al gobierno de López Obrador en el ojo del Huracán.

No tardó mucho en que el gobierno de EU saliera a través de una vocera del Departamento de Justicia de EU a decir que ese país se reservaba su derecho de reiniciar el proceso contra Cienfuegos y como respuesta el Presidente mexicano rebatió que con el caso Cienfuegos se quiso dañar la relación bilateral y que la investigación de la DEA estuvo “consciente o inconscientemente” desaseada.

Pero el asunto no para allí, López Obrador determina difundir al público el expediente enviado por EU a México sobre el caso y, como era de esperarse, el vecino del norte responde diciendo que ello representa una violación a los acuerdos en materia de seguridad… en fin, todos los elementos para una “tormenta perfecta”.

Pero, ¿es el caso Cienfuegos acaso un guiño a la administración entrante de Joe Biden en Estados Unidos?, ¿representan los dichos de López Obrador un duro golpe a la relación de “ensueño” que mantenía con Donald Trump?, ¿la administración de Biden tomará el caso simplemente como un desaseo de sus antecesores y buscarán enderezar el rumbo?, ¿o simplemente replantearán los términos de los acuerdos de colaboración?

Todas ellas son, aún, preguntas sin repuesta, pero en todos los escenarios posibles, México no parece salir muy bien librado, aún se desconoce qué hará la administración de Biden, pero lo que es un hecho, es que México decidió dar un golpe en la mesa para que regresaran a Cienfuegos y terminaron por liberarlo… ¿por qué? ¿Por qué “subirse a un ring” con EU a sabiendas que eso podría tener grandes repercusiones?

¿Cuándo se podrá saber lo que esconde el enigma de Cienfuegos? Ya se verá…

Cristian Ampudia
Twitter: @campudia

Seguir leyendo

Te Recomendamos