Dos niños recuperados por la PGJCDMX que vivían en condiciones de maltrato físico por su abuela en la colonia Puebla fueron sometidos a diversas cirugías

Ciudad de México.— Los dos niños recuperados por la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México que vivían en condiciones de maltrato físico por su abuela en la colonia Puebla fueron sometidos a diversas cirugías para restablecer su apariencia y movilidad para un mejor desarrollo.

La abuela ya fue vinculada a proceso señala por privación ilegal de la libertad en modalidad de daños y lesiones por lo que podría alcanzar hasta 60 años de prisión.

Ambos pequeños han recibido tratamiento de especialistas como neurólogos, odontólogos, nutriólogos, internistas y cirujanos informó la Procuraduría capitalina.

Margarita Maguey Neria, titular de la Fiscalía de protección a menores precisó que la menor de 7 años fue sometida a cinco operaciones y aún faltan dos más para poder desaparecer las lesiones de la frente que le generaron los golpes propinados por la abuela; además de que se programará en breve la revisión exhaustiva de un neurólogo, que permita valorar si hay o no secuelas por las agresiones.

Por lo que hace al niño de 5 años, agregó la fiscal, éste fue intervenido por un dentista para sacar la raíz de los dientes rotos que tenía debido a los golpes que le daba su abuela, y está en espera de una operación más de su brazo, el cual se fracturó hace más de dos años y nunca recibió atención médica.

TE PUEDE INTERESAR: Encadenaba a nietos en el baño

Se informó también que ya fueron inscritos a la escuela para que continúen su preparación académica y puedan reintegrarse rápidamente a actividades propias de su edad, y donde son supervisados por un nutriólogo para que recuperen su peso.

El 22 de diciembre de 2016, mediante una notificación médico legal, procedente del Hospital Pediátrico de Moctezuma, en la cual se informó de la hospitalización de la víctima de 7 años, hallada por policías preventivos con diversas lesiones, en un camellón ubicado en Calzada Ignacio Zaragoza, colonia Puebla. La niña refirió que su madre la había abandonado.

La infante ingresó con heridas en la cara, recientes y antiguas; deformaciones en el rostro debido a los golpes que recibió con un tubo metálico; su cuello estaba herido por cortes hechos con un arma punzocortante, mientras que en sus manos se encontraron huellas de encadenamiento y sus rodillas presentaban incorrecciones por la postura en que permaneció sometida, se le diagnosticó dermatitis y desnutrición.

Con los elementos de prueba y el señalamiento que hizo la menor de sus familiares, el agente del MP ordenó la búsqueda de éstos. Después de varios días, lograron localizar al abuelo materno de la niña, quien la reconoció como su nieta y proporcionó datos de la probable responsable.

Los trabajos de investigación les permitieron aprehender a la probable participante el pasado 3 de marzo, después de ser localizada en un domicilio ubicado en Ixtapaluca, Estado de México, cuando se encontraba en compañía de sus nietos de 5, 8 y 9 años de edad, primos de la afectada, y a quienes, desconociendo de parentesco, la niña los señaló como sus hermanos, mientras que a su madre biológica y a la agresora, a ambas las identificó como su mamá.

LEE TAMBIÉN: Golpeaba en Ixtapaluca a su nieta

Las investigaciones permitieron establecer que la abuela fue quien presuntamente encadenó a la víctima, causándole daño durante varios meses hasta que la abandonó; esta información fue corroborada por los niños, quienes manifestaron la violencia que sufrió la agraviada.

Los niños refirieron que existía un quinto niño, a quien señalaban como su hermano más pequeño, que también había sido atado en un baño y golpeado por la imputada con un tubo metálico hasta dejarlo inconsciente. Se pudo conocer el paradero del menor, cuando la madre biológica de éste fue citada por sus parientes en la casa que habitaba la indiciada.

emc