En el derbi del norte de Londres, Arsenal y Tottenham venció 2-0 gracias a dos goles en la primera mitad y no exentos de polémica del chileno Alexis Sánchez

Londres, Inglaterra.- En el derbi del norte de Londres, Arsenal y Tottenham venció 2-0 gracias a dos goles en la primera mitad y no exentos de polémica del chileno Alexis Sánchez y del alemán Shkodran Mustafi.

Debes de ver: Arsenal hunde al Swansea

Los 'Gunners', intratables en el Emirates Stadium esta temporada en la Premier League, no dieron opción a sus vecinos, que acusaron en exceso la ausencia en el centro del campo de Harry Winks y el pobre estado físico de Harry Kane y Dele Alli, quienes llevaban toda la semana entre algodones.

Una gran primera mitad le valió al Arsenal para dejar los tres puntos en el barrio de Highbury & Islington y colocarse temporalmente quinto en la tabla, con 22 puntos, los mismos que el Chelsea y uno menos que el Tottenham, que ve seriamente mermadas sus opciones de luchar por el título de liga: si el Manchester City gana al Leicester se colocaría con una diferencia de +11 puntos en lo más alto.

 

Los de casa rondaron el gol muy temprano en el partido, primero con un lanzamiento desde dentro del área de Lacazette que se fue alto tras un error grosero de Dier en la salida y más tarde en una buena triangulación por el costado derecho entre Alexis y Bellerín, que puso el balón en boca de gol pero no llegó por poco el '9' galo.

Poco o nada se vio de los 'Spurs' en los primeros 45 minutos, que sólo inquietaron a Cech con dos tímidos disparos a puerta, uno de Kane que atrapó manso el guardameta checo y otro de Eriksen que rebotó en el palo y se marchó fuera.

Precisamente, cuando mejor estaban los visitantes, llegó, como un jarro de agua fría, el tanto de Mustafi que inauguró el marcador(m.36). Pasada la media hora de juego, un robo limpio de Davinson a Alexis lo castigó inexplicablemente el árbitro Mike Dean como tiro libre, y el centro desde el lateral del alemán Özil lo cabeceó su compatriota Mustafi de forma magistral al palo largo de Lloris.

Apenas cinco minutos después, el Arsenal volvió a poner de relieve su excelsa pegada, y con su segundo disparo a puerta de la mañana subió al luminoso el lapidario 2-0. Con el Tottenham ya pensando en el descanso, un gran balón entre líneas de Bellerín lo recogió Lacazette, quien vio a Alexis en el área de castigo y éste, con tiempo de sobra par controlar, fusiló en la salida a Lloris.

A falta de poco más de un cuarto de hora para el final, Wenger se lanzó a amarrar el resultado y quitó a un delantero y dio ingreso a un volante de marca, lo que le valió para llevarse una sonora pitada de la grada, feliz hasta ese momento con el desempeño de su equipo.

Inmediatamente después, y vista la hercúlea tarea de remontar un 2-0 en 15 minutos y la condición física de los 'tocados' Kane y Alli, Pochettino los sustituyó por Llorente y Son, respectivamente, buscando a la desesperada centros al área y juego directo.

Por si se te pasó: Tottenham hunde al Palace

No se movió, sin embargo, el electrónico en el Emirates y el Arsenal se llevó con justicia el derbi del norte de Londres, se metió de lleno en la lucha por la Liga de Campeones y se ganó, al menos durante unos meses, lo que en el Reino Unido llaman 'bragging rights', el derecho a presumir de victoria sobre tu acérrimo rival.