Una disputa familiar resultó en un tiroteo en una zona rural de Mississippi que dejó ocho personas muertas, entre ellas dos niños y un policía

Washington.— Una disputa familiar resultó en un tiroteo en una zona rural de Mississippi que dejó ocho personas muertas, entre ellas dos niños y un policía.

El sospechoso de la masacre fue puesto bajo custodia de las autoridades locales.

La fiscalía del condado de Lincoln, al norte de la capital Baton Rougue, dijo este domingo desconocer con precisión las motivaciones de la masacre ocurrida en tres hogares diferentes en las comunidades de Brookhaven y Bogue Chitto.

El sospechoso fue identificado como Willie Corey Godbolt, de 35 años, cuya detención fue presenciada por un periodista local que publicó fotografías en su cuenta donde se ve cuando la policía somete al hombre de raza negra.

La estela de muerte inició casi al mediodía del sábado en una casa en la comunidad rural de Bogue Chitto, donde las autoridades encontraron los cuerpos de tres mujeres y un oficial de la oficina del alguacil del condado de Lincoln.

LEE TAMBIÉN: Trump, feliz por su primer gira internacional

El oficial de Mississippi, identificado como William Durr, de 36 años, había acudido a ese domicilio respondiendo a una llamada telefónica que dio cuenta de una disputa doméstica.

La policía encontró luego los cuerpos de dos niños en una casa en la comunidad de Brookhaven, en tanto que los cuerpos de un hombre y una mujer fueron hallados en otra residencia en la misma comunidad.

Hasta la tarde de este domingo las autoridades no habían dado a conocer las identidades de las víctimas y su relación con el sospechoso.

En una entrevista con el diario local The Clarion Ledger el sospechoso dijo que su intención no era asesinar al policía, y alegó que personas ajenas a la familia habían sido las causantes del tiroteo por haber llamado a la policía.

TE PUEDE INTERESAR: EU prevé intensa temporada de huracanes

emc