El proyecto griego NELIOTA detectó a través de un telescopio destellos de luz generados por el impacto de pequeñas rocas sobre la superficie de la Luna

México.—  El proyecto griego NELIOTA de la Agencia Espacial Europea (ESA, por sus siglas en inglés) detectó a través de su telescopio destellos de luz generados por el impacto de pequeñas rocas sobre la superficie de la Luna.

Durante la etapa preoperativa de puesta en servicio se registraron cuatro destellos por impacto en 11 horas de observación, informó la Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio (NASA, por sus siglas en inglés).

Checa también:  SpaceX enviará turistas a pisar territorio lunar

“La gran apertura del telescopio permite a NELIOTA detectar destellos más tenues que otros sistemas de monitorización lunar y ofrecer información de color precisa, que otros proyectos hasta ahora no podían proporcionarnos”, dijo el investigador principal de NELIOTA, Alceste Bonanos.

“Una vez que hayamos recopilado datos durante el periodo operativo de 22 meses, podremos acotar el número de objetos cercanos a la Tierra a un rango de tamaños de decímetros a metros”, agregó.

El programa Impactos y Transitorios Ópticos en la Luna de Objetos cercanos a la Tierra (NELIOTA, por sus siglas en inglés), fue puesto en marcha el 8 de marzo 2017, el cual establece una nueva metodología para estudiar los destellos lunares.

Para su desarrollo los expertos utilizan un telescopio adaptado, operado por el Observatorio Nacional de Atenas y situado cerca de la ciudad de Kryoneri, en Grecia.

El telescopio mide 1.2 metros divide la luz incidente en dos colores, y emplea dos cámaras digitales avanzadas para grabar los datos a 30 fotogramas por segundo.

No obstante, las observaciones del hemisferio nocturno de la Luna se realizan siempre que ésta se encuentra sobre el horizonte y casi oscura (entre las fases de luna nueva y cuarto creciente, o entre el cuarto menguante y la luna nueva).

Te puede interesar:  Quieren producir cerveza en territorio lunar

La NASA explica que a través de un software automatizado se analizan los vídeos y se identifican los posibles destellos por impacto.

Los efectos que pudieran presentar las cámaras se eliminan al identificar sólo eventos detectados por ambas cámaras. Las cámaras funcionan con gamas cromáticas diferentes, esto permite calcular la temperatura de cada destello por impacto.

Ahora los especialistas buscarán estudiar los mismos destellos en el lado oscuro de la Luna durante 22 meses. (Notimex)

AGP