Es ominoso que el Estado mexicano simule abrir un diálogo entre el Senado de la República y quienes se oponen a la aprobación de la Ley de Seguridad Interio

Jorge Francomárquez

Jorge Francomárquez

Ciudad de México.— Es ominoso que el Estado mexicano simule abrir un diálogo entre el Senado de la República y quienes se oponen a la aprobación de la Ley de Seguridad Interior, en tanto el PRI, el Partido Verde y sus aliados no tienen la mínima intención de reconsiderar su postura, apuntó la senadora Angélica de la Peña.

En conferencia de prensa conjunta con representantes del Colectivo #SeguridadSinGuerra, la legisladora del PRD afirmó que la minuta con la Ley de Seguridad Interior enviada por la Cámara de Diputados no puede ser aprobada, ni siquiera con algunas reformas que pudieran maquillarla.

Te puede interesar Ley de Seguridad Interior en la cuerda floja

“Si pretenden hacerlo, vamos a detenerla por controversias constitucionales o por acciones de inconstitucionalidad, eso ya está anunciado; qué necesidad y qué necedad de insistir en aprobarla tal cual”, advirtió.

Lo que el Senado debería hacer, explicó, es instalar mesas de discusión para escuchar, no solamente oír, y atender cada una de las inquietudes planteadas, y por supuesto, colocar en el debate la definición de cuál es el marco jurídico que el Senado de la República y el Congreso tienen que discutir.

La legisladora señaló que es prioritario definir la ayuda que requieren los estados para que con base en un modelo de policía, único en el país, contextualizado en las necesidades de los tres órdenes de gobierno, incluyendo el tercero en orden de gobierno, así como también las policías que están conferidas por sistemas normativos.

Te puede interesar Senado, abierto a discutir Ley de Seguridad Interior

Apuntó que los priistas deberían tener mayor sensibilidad para atender el problema de fondo, la seguridad pública, y sacar este debate del contexto de la cuestión electoral, porque es más que obvio que detrás de la Ley de Seguridad Interior está la contienda electoral.

De la Peña dijo que si realmente se quiere cuidar a las Fuerzas Armadas, lo que debe hacerse es impedir que continúe el desgaste por estar cumpliendo tareas para las que no están formados ni educados.

“¿Qué necesidad de seguir repitiendo un modelo que ha fracasado? Once años de ese modelo fracasado, y lo quieren seguir ahora sustentando de manera legal en una ley, que está cuestionada, y que va a tener seguramente un proceso de inconstitucionalidad, yo digo, qué barbaridad, pero por qué”, finalizó la senadora Angélica de la Peña.

 
ebv