En urgencia, Marcos Rojo marcó un gran gol para que Argentina venciera a Nigeria y se metiera a los octavos de final, donde se medirá a Francia

San Petersburgo.— En urgencia, Marcos Rojo marcó un gran gol para que Argentina venciera a Nigeria 2-1 y se metiera a los octavos de final, donde se medirá a Francia.

Lionel Messi adelantó a los dos veces campeones del mundo con un derechazo cruzado al minuto 14. Victor Moses empató para los africanos por la vía penal al minuto 10 del complemento y el del Manchester United, empalmó el balón a en los últimos minutos para darle el pase a la albiceleste.

Del mismo grupo: Croacia avanza con paso perfecto en Rusia

El partido inició con una Argentina mejor asentada en el centro del campo para la creación, con un Banega que se movía con muchas libertades entre los mediocampistas nigerianos y encontraba a sus compañeros con facilidad, con un primer balón a Tagliafico que el lateral disparó muy alto.

No obstante era también una Argentina muy frágil en la defensa. Avisó Musa con un disparo lejano y una pérdida de Mascherano en un mal pase a Rojo dio el balón a Iheanacho, pero la lentitud e indecisión del delantero del Leicester inglés permitió al 'jefecito' recuperar la posición y el esférico.

Messi, quién aunque era detenido con contundencia por Obi Mikel, le marcó el camino a Banega, que desde la el mediocampo lanzó un centro diagonal perfecto para el control con el muslo del delantero del Barcelona, que se dio un autopase antes de fusilar a la red, imposible de detener Francis Uzoho.

Argentina respiró y buscó aumentar la cuenta. La tuvo Higuaín a pase de Messi, pero Francis tapó rápido y se llevó un buen golpe, del que se recuperó en minutos.

El defensor nigeriano Leon Balogun derribó a Di María a un metro del área y le dio otra oportunidad a Messi, que estrelló el balón contra el poste izquierdo de Francis. Se acordaría de ella después.

El partido dio un giro inesperado cuando no habían transcurrido ni cinco minutos de la segunda parte, con un agarrón de Mascherano a Balogun dentro del área que más bien fue un abrazo, visto por el árbitro turco Cuneyt Cakir, que señaló penalti. Un agarrón como otros tantos, pero destacado por lo prolongado, un error impropio de un futbolista de la experiencia del ex Barcelona.

Moses ejecutó la pena máxima con un disparo raso, a la izquierda de un Armani que se lanzó hacia el lado equivocado. Y Nigeria estaba en octavos, mientras Argentina se quedaba fuera y en Rostov, Croacia marcaba el 0-1 a Islandia.

Argentina tenía que buscar el segundo, pero lo que llegaban eran los contragolpes nigerianos, como un arranque de Musa por la izquierda que dejó atrás a Mascherano con un recorte, pero su pase no encontró rematador.

El tiempo corría y Argentina se lamentaba de las oportunidades perdidas, como la de Higuaín, que recibió un centro raso de Rojo por la izquierda y lo mandó a las nubes cuando estaba solo en el área. El gol que querrían haber visto los argentinos casi lo ven los nigerianos cuando Etebo lanzó una falta al exterior de la red.

Cuando todo parecía perdido y quedaban apenas tres minutos de tiempo reglamentario, un centro desde la derecha de Mercado encontró al central Marcos Rojo, en sorprendente ocupación de delantero, que conectó el esférico con su pie derecho y lo alojó en el fondo de la portería de Francis.

Se desbordó la euforia celeste y blanca por un muy sufrido pase a octavos de final, donde les espera un Francia que se mostró muy sólido durante la fase de grupos.

Te recomendamos: Conveniente empate entre Francia y Dinamarca

JAHA