Desde su inauguración el pasado 10 de junio, la exposición Rufino Tamayo éxtasis del color ha sido visto por decenas de miles de personas.

Ciudad de México.- Desde su inauguración el pasado 10 de junio, la exposición Rufino Tamayo éxtasis del color, que reúne 50 obras del artista oaxaqueño en el Museo de Arte Moderno (MAM), ha sido visitada por más de 21 mil personas.

De acuerdo con el Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA), el pasado fin de semana la exposición contó con un gran número de admiradores del artista nacido en Oaxaca en 1899, ya que el 24 de junio se cumplieron 26 años de su fallecimiento.

Detalló que la exhibición, cuya curaduría fue realizada por Sylvia Navarrete, se compone por 50 obras -34 pertenecen a la colección del MAM, 13 a coleccionistas particulares y tres al acervo del Museo Tamayo Arte Contemporáneo- que podrán ser vistas hasta el próximo 27 de agosto.

TE PUEDE INTERESAR >>> TAMAYO EXTÁSIS DEL COLOR

Exposición “Rufino Tamayo: éxtasis del color”, reúne 50 obras del artista oaxaqueño en el Museo de Arte Moderno (MAM), ha sido visitada por más de 21 mil personas. | Foto: Notimex
Exposición “Rufino Tamayo: éxtasis del color”, reúne 50 obras del artista oaxaqueño en el Museo de Arte Moderno (MAM), ha sido visitada por más de 21 mil personas. | Foto: Notimex

“Desnudo en gris” (1931), “Anuncio de corsetería” (1934), “Frutero azul” (Frutero con frutas) (1939), “Músicas dormidas” (1950), “Retrato de Olga” (1964), “Autorretrato” (1946), “Hombre radiante de alegría” de 1968, “Dos mujeres” (1981) y “El rockanrolero” (1989), son algunas de las piezas que integran la muestra.

Además de “Homenaje a la raza india” (1952), una de las piezas ante las que más se detienen los visitantes, ya que hacía 20 años que no se mostraba este mural desmontable encargado por Fernando Gamboa al pintor.

De acuerdo con sus organizadores, “Rufino Tamayo: éxtasis del color” es una oportunidad para redescubrir al pintor arraigado en sus raíces zapotecas y mestizas, apasionado por la arqueología y la arquitectura prehispánicas, pero también preocupado por los problemas de su época, como la posguerra, la era nuclear, la conquista del espacio y los avances tecnológicos.

En su momento, la directora general del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA), Lidia Camacho, declaró que “Tamayo destinó sus esfuerzos a transmitir, por medio de extraordinarias combinaciones de color, una síntesis de la simbología indígena y los experimentos abstractos con un lenguaje visual que renovó la plástica de su tiempo”.

rufino_tamayo_extasis_MAM

Rufino Tamayo

npq