Se difundió ampliamente una historia sobre un restaurante en Tokio, que presuntamente vendía carne humana a sus comensales

México.— Ni existe un restaurante en las afueras de Tokio que sirve carne humana ni en Japón hay una legislación que permite las prácticas caníbales.

En recientes días se difundió una historia sobre un restaurante en Tokio, Japón, que presuntamente servía carne humana a sus comensales. El local supuestamente tendría el nombre de Resu ototo no shokuryohin (que según las publicaciones significa “Hermano comestible”).

Por si no lo viste: Hotel vendia platillos con carne humana

Varios medios de comunicación difundieron esta declaración falsa en sus ediciones web, causando gran controversia. Incluso se comentó cuánto costaba un platillo.

La información no cuenta con ninguna fuente fiable, y fue reproducida casi de manera textual. La única fuente que se cita en la mayoría de las publicaciones es un comensal argentino que acudió al supuesto restaurante y había ingerido este tipo de alimentos, y que prefirió no revelar su identidad.

Hasta el sitio de National Geographic cayó en la oleada de reportes, pero todo resultó ser un caso más de fake news, una práctica creciente en Internet y con un particular impacto en México.

Según se pudo ver en Internet que reproducen la noticia falsa, en Japón es legal comer carne humana desde 2014 y que los propietarios del restaurante pagaban hasta 30 mil euros a los familiares de quienes “donaran” los restos de sus fallecidos para objetivos culinarios.

Pero en un nuevo reporte, el portal Verne de El País consultó a un representante de la Embajada de Japón en México, que calificó todo el asunto como “completamente absurdo” y desmintió contundentemente que en su país sea legal consumir carne humana.

Por su parte, el bloguero español y profesor de japonés Kira Sensei que reside en el país nipón, se enteró de la noticia y dedicó un video completo a desmentirla. También especifica que Resu ototo no shokuryohin no significa “hermano comestible” como aseguran los reportes, sino “productos alimenticios del hermano Res”.

AGP