Felipe Calderón busca formar su propio partido

Al menos 106 fueron las organizaciones que inicialmente notificaron al INE la intención de convertirse en partido

Agustín Guerrero

Agustín Guerrero

TODAS LAS NOTAS

Conforme pasan las semanas, la realidad va dando la dimensión a quienes aspiran a obtener el registro de partido político. 

En un año, de febrero a febrero, deberán cumplir con haber realizado 20 asambleas estatales o 200 distritales, con un mínimo de asistentes, además de acreditar que cuentan con 233 mil 945 afiliados. 

Al menos 106 fueron las organizaciones que inicialmente notificaron al INE su interés de participar en este proceso que culminará en junio de 2020.

En el informe preliminar del 21 de agosto, por cierto, la mitad del plazo, se detalla el avance de cada organización. Solo quedan 78, de las cuales 40 continúan activas, reportando los afiliados que registran.

Con los datos que se cuentan, al parecer sólo dos lograrán cumplir con los requisitos. Redes Sociales Progresistas promovida por Elba Esther Gordillo y Encuentro Solidario, versión bis del PES.

La primera tiene su base en la estructura gremial del magisterio, y la segunda, en grupos organizados de las iglesias evangélicas. 

De las demás, ninguna alcanzará a cubrir los requisitos, empezando por el proyecto de la familia Calderón, así que nos quedaremos sin México libre. 

El asunto está en explicarse, por qué tan poco entusiasmo de los ciudadanos para involucrarse en un proyecto partidario.  En primer lugar, la explosión social que dinamitó al PRIAN hace un año, continúa en onda expansiva. 

La develación de los hechos de corrupción de los gobiernos anteriores; la austeridad y la puesta en marcha de una nueva política económica; un estilo de gobernar directo y llano del presidente López Obrador, entre otras cosas, han acrecentado su respaldo social. 

En encuestas recientes, el 74% respalda al titular del ejecutivo y le tiene confianza para impulsar los cambios que ofreció. Solo un 19% manifiesta un desacuerdo a sus políticas. 

Y ahí está el meollo, por el momento no hay ciudadanos que quieran o tengan la necesidad de organizarse en partidos distintos a los existentes. 

Los que le apuestan a ser un contrapeso a López Obrador están pasando las de Caín, y los que dicen que se organizan para apoyarlo, son innecesarios. 

La gente identifica a Morena como el partido del presidente, el partido de la Cuarta Transformación. Andrés Manuel y su partido, no han dado motivo, para que el respaldo otorgado hace año por los ciudadanos, se sienta defraudado y por lo tanto, tengan que buscar otra opción. 

De Futuro 21, habremos de comentar más adelante.

Agustín Guerrero,
Político y Puma de corazón

 

[La opinión emitida en este artículo es responsabilidad del autor y no necesariamente refleja la postura de Siete24.mx]