Foto Cuartoscuro

Es preocupante ver esta descoordinación en el gobierno. En cualquier otro sexenio ya habrían rodado varias cabezas

Domingo Días

Domingo Días

TODAS LAS NOTAS

Definitivamente en esta Cuarta Transformación ya no sabe uno a quien creerle. Tiro por viaje, en la famosa ‘mañanera’ nuestro presidente desmiente a alguien y hasta tiene que desmentirse él mismo por dar información errónea.

Podemos citar, por ejemplo, lo que le sucedió al subsecretario de hacienda, Arturo Herrera, quien declaró que se retrasaría la construcción de la refinería de Dos Bocas para dar apoyos a PEMEX a The Financial Times. Declaración que duró menos que la batería de un celular cualquiera, ya que nuestro presidente dijo a los cuatro vientos: “No hay retraso. Estamos muy bien y se va a construir la refinería”.

A menos de un mes, durante el II Foro de legisladores en materia hacendaria, este mismo funcionario se atrevió a comentar que, dada la baja recaudación, se estaba analizando revivir el impuesto a la tenencia vehicular, replantear el cobro del predial y un nuevo modelo de cobro de impuestos al comercio electrónico.

Y resulta ser que, al día siguiente, Arturo Herrera es convocado a aparecer en la conferencia mañanera. Todos esperábamos el espaldarazo del presidente; sin embargo, lo puso en ridículo enfrente de los medios y declara: “No hay aumentos de impuestos, ni hay impuestos nuevos, los compromisos se cumplen. Digo esto porque ayer salió la noticia de que se iba a restablecer el impuesto de la tenencia. Eso no es cierto. Eso es lo que quisieran nuestros adversarios, que nosotros incumpliéramos nuestros compromisos. Se van a quedar con las ganas”.

Aquí podríamos, ante esta majestuosa declaración de garantía de cumplimiento de sus compromisos, empezar a enumerar la cantidad de compromisos no cumplidos. Mencionaremos dos que se harían de manera inmediata -así que por favor no me salgan con aquello de que apenas lleva poco más de cuatro meses- y que no ha cumplido: No ha sacado al ejército de las calles y no ha bajado la gasolina.

Ante tantas mentiras a las que nos tienen acostumbrados los políticos que dicen una cosa y hacen otra, incluidos todos PRI, PAN, PRD, PVE, MORENA y demás lastres que tenemos, la pregunta sería: ¿Tú a quién le crees? ¿Habrá tenencia de nuevo? ¿Cambiará el predial? ¿Tendremos impuestos nuevos al comercio electrónico?

A los pocos días, el secretario de comunicaciones, Jiménez Espriú, reconoció ante legisladores que no se han encontrado pruebas de alguna irregularidad en la construcción del NAIM. De hecho, a la fecha no hay denuncia alguna contra cualquiera de los supuestos funcionarios corruptos o alguna acción judicial en contra de los supuestos empresarios corruptos.

Y, para variar, al día siguiente nuestro presidente se fue directamente a la yugular del secretario. Desmintió en público a su colaborador argumentado que la corrupción fue creer en un documento que decía que no se podían operar los aeropuertos de Santa Lucía y el actual al mismo tiempo, además de la urbanización del actual aeropuerto al estilo Santa Fe. Ambos, argumentos muy endebles, ya que el dictamen está emitido por una organización reconocida a nivel mundial llamada MITRE y, de lo otro, tan simple como no venderle a los urbanizadores el terreno.

No me interesa reabrir un debate sobre la cancelación del aeropuerto, de la cual creemos es un error garrafal. Aquí la cuestión nuevamente es: ¿Tú a quién le crees? ¿Hubo o no hubo corrupción en el NAIM?

No recuerdo a algún presidente desmintiendo de forma tan directa a sus colaboradores; sin embargo, en esta Cuarta Transformación el presidente desmiente en público a sus funcionarios.

También le dan datos incorrectos para sus conferencias. Si no me creen, pregúntenle a la secretaria de energía sobre los precios de venta de la gasolina donde presentaron gasolineras cerradas hace más de un año. O las cifras de empleos creados que no cuadran con las que ofrece el IMSS. Todo un desastre que ya no permite creer en nada.

Pero no pasa nada, al fin y al cabo, mañana se desmiente y ya quedó. ¿O no? Recuerdan cuando negó haber prometido sacar al ejército de la calle en cadena nacional y al día siguiente las redes reventaron con diversos videos donde demostraban que sí lo había prometido.

Es preocupante ver esta descoordinación en el gobierno. En cualquier otro sexenio ya habrían rodado varias cabezas ante estos hechos, ya que: Al que se salía del huacal: ‘¡Cuello!’, como diría el famoso chino Zhenli Ye Gon.

Me pregunto: Esta descoordinación, ¿estará perfectamente organizada o es real? Cualquiera que sea la respuesta, es un hecho que afecta gravemente a al país.

Domingo Días
[email protected]

La guerra contra el narco

[La opinión emitida en este artículo es responsabilidad del autor y no necesariamente refleja la postura de Siete24.mx]