La historia los ha juzgado

Ciudad de México.— Son muchos los estudiantes implicados en este conflicto educativo que tiene a raya al presidente de México, Gustavo Díaz Ordaz, sobre todo porque no quiere que empañen la perspectiva que el mundo tiene de México, previo a la organización de los Juegos Olímpicos próximos a inaugurarse.

1) Luis Echeverría. En ese entonces era secretario de Gobernación del país. Una resolución judicial asegura que la matanza fue fraguada, propuesta y ordenada por él. Los telegramas que mandaba el gobierno iban firmados por él.

2) Heberto Castillo. Ingeniero Civil por la UNAM. Fue profesor de la máxima casa de estudios y del IPN. El 27 de agosto de 1968 en el Zócalo de la ciudad, dio un discurso que se quedó marcado en la historia del país. Fue encarcelado en Lecumberri luego de la matanza.

3) Gustavo Díaz Ordaz. Ante el miedo del desequilibrio social y un incidente en los Juegos Olímpicos, Ordaz decidió terminar con las revueltas y ordenó la represión estudiantil. Las pruebas judiciales han concluido que el presidente quería exterminar a los manifestantes.

4) Javier Barros Sierra. Era el rector de la UNAM cuando se suscitó el conflicto. Fue líder estudiantil hasta llegar a la rectoría. El 30 de julio luego de una represión en San Idelfonso, el rector izó la bandera a media asta y salió a las calles para encabezar una marcha.

5) Marcelino Perelló. Líder estudiantil, militaba en las filas de la Facultad de Ciencias de la UNAM. Luego de los hechos en las Tres Culturas fue encarcelado cuando la policía allanó la sede del Partido Comunista Mexicano. Se exilió en Europa al siguiente año.

6) José Revueltas. Es señalado como el autor intelectual de movimiento, al que decidió integrarse el 1 de agosto en la marcha encabezada por el entonces rector. Revueltas consideraba que debía ser la autogestión académica el eje de acción de movimiento de país.

7) Ana Ignacia Rodríguez. Conocida como “La Nacha” estudiaba derecho en la UNAM y en 1969 fue encarcelada en Santa Martha Acatitla. Ha trabajado en varias dependencias de gobierno y en centros comunitarios, además en la Secretaría de la Reforma Agraria.

8) Raúl Álvarez Garín. Estudiante de la Escuela Superior de Física y Matemáticas del IPN. El 19 de octubre de 1968 fue encarcelado en Lecumberri y sentenciad por daño en propiedad ajena a 17 años de prisión. Fue fundador del Comité de 1968.

9) Luis de la Barreda Moreno. Era director de la Dirección Federal de Seguridad y uno de los hombres más cercanos a Luis Echeverría. Uno de los mayores enemigos de los movimientos sociales, acusado de desapariciones forzadas y decenas de asesinatos de estudiantes.

10) El Batallón Olimpia. Muchos años se creyó que eran un mito, hoy se sabe que eran verdad. Un grupo paramilitar que vestidos de civiles portaban un pañuelo o guante blanco en cualquiera de las manos y se infiltraron en la manifestación para luego comenzar a disparar.

También ellas encabezaban el movimiento del 68

Ellas también cayeron en la cárcel, murieron, desaparecieron o fueron torturadas los días que siguieron al 2 de octubre. Las más afortunadas siguieron adelante hasta el invierno del movimiento.

Myrthokleia González, Marcia Gutiérrez, Adriana Corona, Herlinda Sánchez Laurel, Martha Servín y Patricia Martínez (entre muchas otras) son las mujeres del 68 que hicieron política.

Adriana se hizo militante de "una secta" de izquierda en la preparatoria: la Liga Espartaco.

Marcia militaba en la fe: era representante nacional juvenil de la Unión Femenina de Estudiantes Católicas, hasta que el cisma de Juan XXIII dividió a la Iglesia y ella optó por el ala liberal.

Martha se hizo militante del Partido Comunistas Mexicano en la Escuela Nacional de Ciencias Biológicas del Politécnico.

Mirthokleia, única mujer en su escuela, aprendió de liderazgo en la sociedad de alumnos de su Vocacional.

Herlinda, estudiante de arte en La Esmeralda, no hizo más que seguir el trazo de vida de "los ídolos de entonces": Sequeiros y Rivera, comunistas ambos, quienes la llevaron a olfatear la ruta de la izquierda. Y Patricia, que siempre tuvo inquietudes, se entrenó en las causas universitarias.

La biografía de cada una de ellas tiene sello propio. Mirthokleia fue la primera mujer -y la única durante mucho tiempo- que ingresó a la escuela Wilfredo Massieu del Politécnico para estudiar mecánica industrial.

ebv