Foto: Cuartoscuro

¿No hubiera sido mejor hacerlo antes y dejar todo listo para un iniciar con el pie derecho, todos contentos y alegres a trabajar?

Domingo Días

Domingo Días

TODAS LAS NOTAS

Con bombo y platillo el primero de julio inicia sus operaciones la Guardia Nacional, por fin después todo el jaloneo que hubo para su aprobación.

Es importante recordar que uno de los puntos más polémicos era el del mando militar o civil, que fue el que finalmente se aprobó, pese a los deseos de Andrés Manuel.

Gran tranquilidad nos dio la entrevista del senador Ricardo Monreal el 22 de mayo en la cadena CNN, ya que dejo muy en claro que está erradicada cualquier posibilidad de que se militarice la Guardia Nacional, ya que tendrá fuero policial, adiestramiento, formación, reclutamiento, ascensos recompensas, sueldos y mandos civiles.

Sin embargo, a pesar de ser civil la Guardia Nacional, está se conforma inicialmente con 35 mil soldados y marinos que no queda muy claro si renunciarán o no, ya que solamente mencionan que se incorporan, llamándolos “pie de veteranía” y obedecerán a un mando civil, ya con eso dejan de ser militares.

Para en el 2020 estará conformada por cerca de 98 mil elementos, de los cuales 64 mil provienen de las fuerzas armadas, es decir casi un 70% y 18 mil de la Policía Federal poco más del 18%, policía que según Andrés Manuel “se echó a perder en el sexenio de EPN”.

Conclusión. La Guardia Nacional que está probada en la constitución es civil, resulta estar conformada un 70% militar, 18% de policías “echados a perder” y sólo un 12% de guardias “nuevos” de los que se debe analizar su procedencia.

¿Y qué creen?, aunque así está dispuesto en la ley nuestro querido presidente que se sabe de todas todas -o las inventa o de plano no le interesa respetar las leyes-, ya que es más bueno que el pan y más honesto que Mahatma Gandhi, y por eso dice que puede hacer lo que su real y gansa gana desee, les dio la vuelta y nombró un militar en proceso de retiro al mando de la guardia, al General de Brigada Luis Rodríguez Bucio.

Encontró en este término hibrido de “en proceso de retiro” -su excusa perfecta-, aunque aquí y en China es un militar en activo y no será hasta agosto cuando termine su proceso un militar en retiro.

Y seguirá siendo militar de formación hasta su muerte, al igual que los 64 mil que ya habíamos contado. ¿O acaso con la jubilación o el simple cambio de jefe se pierde toda la formación castrense que tienen?

A pesar de que prometió retirar al ejército de las calles, sólo nos dio atole con el dedo como ya se habrán dado cuenta, hasta el inicio de actividades fue en el Campo Marte. Muy claro su mensaje.

Lo que sí es inconcebible es que este, su proyecto mas importante en materia de seguridad, que es el clamor más grande de los mexicanos, lo inicie con el pie izquierdo.

Tal y como ya nos tiene acostumbrados se lanza al ruedo sin capote y a tan solo tres días del inicio de operaciones ya empezamos con las aclaraciones, las protestas y demás asuntos detalles no atendidos.

Hoy a las afueras de las instalaciones de uno de los Centros de Mando, más de mil quinientos elementos gritan a coro: “policías si, militares no”.

Parece ser que no tuvieron la información suficiente de cómo se haría este cambio y cómo les afectaría en lo económico y en lo personal, ya que mientras ellos reclaman esto, en el “Teatro Mañanero” el presidente trata de calmarlos dándoles explicaciones.

¿No hubiera sido mejor hacerlo antes y dejar todo listo para un iniciar con el pie derecho, todos contentos y alegres a trabajar?

Parece ser que los que nos van a cuidar por lo pronto se dedicaran a desquiciar la ciudad bloqueando las avenidas donde se encuentre algún Centro de Mando.

Y para acabarla de tomar, en Tabasco, el estado natal del Jefe Máximo de la Guardia Nacional, el narco les arma un bloqueo quemando vehículos a la entrada en los puentes de Majahua con las ya típicas narco mantas donde alcanzamos a leer, “Sabemos que vienen con todo. Pero a ver cuántos salen con vida”.

No cabe duda de que con la 4T nos tendremos que acostumbrar a la improvisación, a que si se hacen cosas al margen de la ley y que el presidente está por encima de la ley.


Domingo Días
[email protected]

[La opinión emitida en este artículo es responsabilidad del autor y no necesariamente refleja la postura de Siete24.mx]