Cancelación traería demandas de 307 empresas

Jorge Francomárquez

Jorge Francomárquez

Ciudad de México.- El secretario de Comunicaciones y Transportes (SCT), Gerardo Ruiz Esparza, dijo que el costo inmediato de la cancelación del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAICM) sería de 100 mil millones de pesos, de los cuales 60 mil se han destinado a obra y 40 mil a materiales ya adquiridos.

En tanto, la demolición de lo que se ha construido, y resarcir el daño en el terreno, costaría “varios miles de millones de pesos” más.

En el marco de su comparecencia en el Senado de la República, Ruiz Esparza advirtió que se tendrían demandas de las 307 empresas que se verían afectadas, porque operan con créditos nacionales e internacionales; si se cancelan los contratos, habrá que analizar la fórmula para hacerlo y la única forma es la indemnización por la pérdida de los contratos que se tienen en este momento, apuntó.

Te puede interesar Así será la consulta sobre el NAICM

Refirió que “desde hace sexenios” existen estudios previos realizados por organismos nacionales e internacionales, el más importante el de MITRE, que analizan diferentes lugares para instalar el aeropuerto, los cuales concluyeron que el sitio adecuado es Texcoco.

“Las conclusiones fundamentales, debo decirlo, que la información que yo tengo y que conozco, es que Texcoco es el lugar correcto para que haya un aeropuerto. No es la opinión de un servidor público, sino la opinión técnica de organismos internacionales que son los más importantes para dar una opinión de esta naturaleza”, aclaró.

El funcionario federal consideró que no es posible que un ciudadano pueda dar una respuesta al respecto, puso como ejemplo que si se analizan las corrientes del mar del Océano Pacífico y del Atlántico, es difícil que una persona responda a esa pregunta, ninguno de nosotros estaríamos capacitados para hacerlo, lo mismo pasa con las corrientes áreas.

Te puede interesar Recomienda ONU consultar a comunidades sobre megaproyectos

Recordó que en el estudio de MITRE, Santa Lucía no puede operar simultáneamente al aeropuerto actual, debido a la interferencia de espacios aéreos; es algo que se ha analizado en varias ocasiones, incluso a petición del propio partido que entrará al gobierno, y la respuesta fue que no era factible.

El secretario comentó que si resulta Santa Lucía, en los estudios que se están haciendo, se deberá realizar un análisis totalmente técnico sobre la factibilidad de la operación simultánea.

Informó que de acuerdo con la empresa Parsons, el avance real de la construcción del nuevo aeropuerto es de 31.8 por ciento y su término está previsto para diciembre de 2021; sin embargo, dijo, hay discusión sobre si se tomaron en cuenta algunos elementos, o no, para realizar tal medición, “pero lo importante es la cifra oficial que Parsons reporta”.

Ruiz Esparza aclaró que la fecha de diciembre de 2021, para terminar la obra, va a requerir de seis meses más, es decir, hasta junio de 2022, debido a que se tiene que certificar, “porque un aeropuerto no puede abrir de la noche a la mañana sus puertas sin estar certificado por autoridades nacionales e internacionales”

En cuanto al impacto ecológico, respondió que “toda obra, y hasta respirar, tiene un costo ambiental”. Lo importante, precisó, es que en este proyecto se ha cuidado esa parte “como un tesoro” y “estamos tratando de que sea un aeropuerto LEED Platinum, que significa totalmente amigable con el medio ambiente”. Negó que el lago Nabor Carrillo desaparezca.

También aseguró que la obra se financia con la Tarifa de Uso Aeroportuario que se cobra a los 44 millones de usuarios de la actual terminal aérea, por lo que “alcanza para pagar la construcción del nuevo aeropuerto”.

JFM